Compartir
Publicidad

iMac con pantalla Retina 5K, análisis

iMac con pantalla Retina 5K, análisis
98 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Apple presentó el 16 de octubre una nueva versión de su All in One, el nuevo iMac con pantalla Retina 5K. Un equipo que no sería mucho más interesante que generaciones anteriores sino fuese por su pantalla, principal atractivo y motivo más que suficiente para ser considerado como futura compra. Pero el interés que despierta su pantalla es directamente proporcional a la duda sobre hasta qué punto es capaz de gestionar el nuevo equipo sus 14,7 millones de píxeles

Después de una semana con él hoy os traemos nuestro análisis del nuevo iMac con pantalla Retina 5K. Para que conozcas todo sobre él, desde su rendimiento hasta la calidad de la pantalla. Pero sobre todo, para que tengas los datos necesarios que te permitan decidir si comprar o no.

Características

iMac con pantalla Retina 5K
Procesador Intel Core i5 a 3,5Ghz (TurboBoost a 3,9Ghz) Intel Core i7 a 4Ghz (TurboBoost a 4,4Ghz)
Gráfica AMD R9 M290X con 2GB GDDR5 AMD R9 M295X con 4GB GDDR5
Memoria RAM 8GB (ampliable hasta 32GB)
Almacenamiento Fusión drive de 1TB (opción de Fusión Drive de 3TB o unidades SSD puras de 256GB, 512GB o 1TB)
Pantalla Panel LCD IPS de 27" con resolución 5K (5120 x 2880 pixeles)
Otras prestaciones 4 x USB 3.0, 2 x Thunderbolt 2, WiFi 802.11ac, Bluetooth 4.0, Gigabit Ethernet, Cámara FaceTime HD
Precio Desde 2.629 €

El nuevo iMac con pantalla Retina 5K es un equipo con un hardware realmente potente. Los últimos procesadores usados, a pesar de no ser Broadwell, ofrecen un rendimiento francamente bueno como veremos más adelante; las gráficas también y en general el equipo es una más que digna actualización respecto a lo anteriormente ofrecido por la compañía. O mejor dicho a lo que sigue ofreciendo porque los anteriores iMac no desaparecen sino que se quedan como opción para aquellos usuarios a los que la pantalla 5K se les escapa por presupuesto.

En resumen, la renovación de componentes del nuevo iMac 5K es más que correcta y mantiene los precios en un rango asumible para lo que ofrece, principalmente por la pantalla. Y es que si tenemos en cuenta que la nueva Dell UP2715K se sitúa entorno a los 2000 dólares, el nuevo iMac no es caro. Es más, podríamos decir que Apple “vende” la pantalla del iMac a un precio muy ajustado.

Análisis en vídeo

iMac 5K, manteniendo un diseño al filo de lo imposible

El diseño del iMac 5K es idéntico al de la generación anterior. Un diseño que la propia compañía define como algo al filo de lo imposible. Es cierto que conseguir esos filos tan delgados es sorprendente aunque tiene truco. Apple va aumentando el grosor del equipo según nos acercamos al centro de la pantalla y ahí es donde ubica la unidad de almacenamiento, ventilador, disipador y módulos de RAM.

Ese esquema más el uso de componentes de portátil a excepción del procesador les permite introducir todo en un espacio más reducido y, a la vez, tener un sistema de refrigeración con un único ventilador. Algo que luego veremos cómo funciona y puede afectarnos.

Por lo demás, en la parte trasera tenemos acceso a las diferentes conexiones, módulos de memoria RAM que siguen siendo intercambiables por el usuario y el botón de encendido. Pero mejor ver una galería de imágenes para conocer cómo es este nuevo iMac 5K.

Pantalla Retina 5K, una ventana al mundo

iMac 5K
Y llegamos al punto más atractivo del nuevo iMac con pantalla Retina 5K, su pantalla. Si el iMac ya es un equipo llamativo, el nuevo panel 5K nos da un motivo adicional para disfrutar visualmente aún más del equipo de Apple.

La resolución 5K del nuevo iMac con pantalla Retina es simplemente increíble

Como ya pudimos ver, la pantalla es un panel LCD IPS con una resolución de infarto: 5120 x 2880 píxeles. Si ahora comienzan a llegar paneles con resolución UHD 4K (3840 x 2160) a un precio atractivo, Apple va y aumenta un 44% la resolución de estos.

Eso permite de entrada una mayor nitidez, mayor calidad de imagen pero, sobre todo en un ordenador, más opciones a la hora de trabajar. Y es que podremos visualizar la mayoría de las fotografías a tamaño real, editar vídeo 4K sin necesidad de redimensionar el visor y mucho más.

Todo con una gran calidad de imagen. Es cierto que para muchos una pantalla como la del iMac no es opción. El que no sea un panel mate o que no cubra un gran porcentaje del espacio de color Adobe RGB entiendo que hará no ser una opción para algunos perfiles de usuarios. Pero para la mayoría la calidad de la pantalla del nuevo iMac 5K es más que suficiente, es todo lo que necesitan. Y no, no excluyo a profesionales del vídeo o fotografía.

iMac 5K
La representación de color, calidad de los negros y ángulos de visión son notables. Sólo cuando nos colocamos a unos 160º vemos que la imagen se oscurece levemente pero ¿quién usa un equipo a 160º de la perpendicular de la pantalla?

La única pega, un detalle que decepciono a todos, es que no se puede usar como monitor externo. Anteriores generaciones del iMac sí lo permiten. Mediante el uso de su conector Thunderbolt podemos conectar un MacBook Pro por ejemplo y tener una pantalla externa.

Display
Apple ha modificado el conector de la pantalla para dotarlo de mayor transferencia de datos y ser capaz de gestionar tal resolución

En este nuevo iMac 5K no es posible y la explicación es la siguiente. Apple hace uso de un conector modificado y un chip para gestionar tal cantidad de pixel. Ese conector, como mostró iFixit, está modificado para permitir el ancho de banda necesario para transportar tanto información. Eso en la actualidad no es posible con la especificación DisplayPort 1.2.

Estándar Máxima resolución (RGB, 60Hz)
DisplayPort 1.1 (HBR1) 2560x1600
DisplayPort 1.2 (HBR2) 3840x1600
DisplayPort 1.3 (HBR3) 5120x2880

Por tanto, hasta que DisplayPort 1.3 (especificación finalizada a mitad de septiembre de 2014) no se implante y los Mac se actualicen no será posible. Algo que también nos da una pista de cuándo veremos la nueva Thunderbolt Display con resolución 5K. Fecha que, y aquí me lanzo, no será hasta finales de 2015 o principios de 2016. Un momento en el que también esperamos que el coste de los paneles haya descendido para hacerlo viables tanto para fabricantes como usuarios y no tengan precios excesivos.

En definitiva, la experiencia de uso de la pantalla es francamente buena. Tanto que volver a una pantalla con menor resolución, con menor densidad de pixeles se convierte en un duro paso. La pantalla Retina 5K es motivo más que suficiente para que el nuevo iMac 5K te atrape y quieras llevártelo a casa.

Pero claro, con 14,7 millones de píxeles ¿es el nuevo iMac 5K capaz de gestionar tal resolución de forma fluida?

Rendimiento del nuevo iMac 5K

iMac 5K
El rendimiento de un ordenador está condicionado por diferentes componentes: procesador, gráfica, memoria y unidad de almacenamiento. Luego, entre estos cuatro componentes hay diferencias y algunos pueden llegar a tener mayor o menor peso en función de uso.

Nosotros vamos a analizar uno a uno su impacto en el rendimiento del equipo. Comenzando por lo que más dudas genera, la gráfica.

AMD y su potencia gráfica

El nuevo iMac 5K ofrece dos configuraciones: AMD R9 M290X o AMD R9 M295X. En la siguiente tabla tenéis los principales datos de cada uno de los modelos.

Características AMD R9 M290X AMD R9 M295X
GPU Core Neptune XT Tonga XT
GPU Process 28 nm 28 nm
GPU Cores 1280 2048
Core clock 850 Mhz (hasta 900 Mhz with boost) 850 Mhz
VRAM 2GB GDDR5 4GB GDDR5
Memory clock 1200 Mhz 1375 Mhz
BUS 256 bits 256 bits
Bandwidth 153,6 GB/s 176 GB/s
TMUs / ROPs 80/32 128/32
TDP 100W 250W

Estas dos gráficas ofrecen potencia suficiente para gestionar la interfaz del sistema y las aplicaciones a la máxima resolución posible, la de 5120 x 2880 pixeles. De todos modos, Apple recomienda al igual que en los MacBook Pro con pantalla Retina usar resoluciones menores. Más concretamente una resolución de 2560 x 1440 HiDPI o la opción de más espacio que nos ofrece 3200 x 1800 HiDPI.

Resolución iMac 5K
Los modos HiDPI es un modo en el que la interfaz duplica su resolución en altura y anchura para mostrarse con mayor calidad en pantallas de mayor definición y pixeles más pequeños.

La primera opción recomendada –2560x1440 HiDPI- es la misma que tiene el iMac con pantalla no Retina, mientras que la segunda –3200x1800 HiDPI- nos permite ganar más espacio de escritorio y la que recomiendo usar. Principalmente porque ganamos espacio y mantenemos una interfaz del sistema usable, algo que no ocurre con la opción nativa como podéis comprobar en las capturas a tamaño real.

Como curiosidad, estos modos HiDPI funcionan de forma idéntica a los nuevos iPhone 6 y 6Plus. Es decir, el iMac 5K dibuja la interfaz a una resolución mayor creando una interfaz a resolución de 6400 x 3200 pixeles. Luego hacer un escalado hacía abajo y muestra la resolución final con todo lujo de detalles.

De todos modos, gestionar la interfaz de usuarios no es lo que más preocupa, lo que de verdad genera dudas es si después de gestionar la UI del sistema a la GPU le sigue sobrando potencia para los cálculos que cada aplicación requiere, principalmente las apps más exigentes. Pero tranquilos, las GPU de AMD parecen ser una buena decisión porque todo se ejecuta de forma fluida.

iMac 5K
Aplicaciones con Final Cut Pro X es capaz de editar contenido 4K, aplicarle efectos y reproducir en tiempo real sin saltos ni tirones. Igualmente con otra aplicación como DaVinci Resolve el rendimiento con contenido 4K es más que bueno. Es cierto que ahí, a la hora de gestionar contenido H.264 le cuesta más pero con ProRes todo va como la seda. En otras aplicaciones como Motion 5, After Effects o Adobe Photoshop nos encontramos el mismo gran rendimiento.

Es mejor un PC para jugar pero el iMac 5K es capaz de ejecutar juegos a máxima resolución y detalle

Incluso en juegos, a pesar de que el Mac no ha sido ni será la plataforma ideal para jugar, con una pantalla así apetece ver hasta dónde es capaz de llegar. Optamos por ejecutar dos juegos a máxima resolución, Batman Arkam City y Left 4 Dead 2. Ambos lo hicieron sin problemas, con el máximo nivel de detalles y de forma fluida. En Windows y bajo Bootcamp no llegamos a probarlo por dos motivos: el primero es que los driver de AMD para Windows no están optimizados para tal pantalla y el segundo es que hay máquinas mejores si lo que queremos es jugar a resolución 4K.

Intel y sus Core i5 e i7

Junto a las GPU el procesador es el centro de todo, el componente clave. El nuevo iMac 5K no introducía los esperados Intel Broadwell que se venían rumoreando. Los retrasos de Intel impedían lanzar el producto con estos nuevos chips por los que seguimos con la misma arquitectura ya existente en la gama iMac. Pero gracias al aumento de su frecuencia de reloj tanto de serie como haciendo uso de TurboBoost, el rendimiento mejora.

CPU Intel Core i5 Intel Core i7
Modelo Core i5–4690 Core i7–4790K
Núcleos 4 4
L1 Caché 32 KB x 2 32 KB x 2
L2 Caché 256 KB x 2 256 KB x 2
L3 Caché 6144 KB 8192 KB
Frecuencia de reloj 3,5Ghz 4Ghz
TurboBoost 3,9Ghz 4,4Ghz

El nuevo iMac 5K con procesador Core i7 se sitúa entre el Mac Pro de 4 cores y el de 6 cores

En aplicaciones que hacen uso de un sólo núcleo, gracias a TurboBoost, el rendimiento que se obtiene es francamente espectacular. Ejecutando GeekBench 3 vemos como en comparación con generaciones anteriores supera el rendimiento. Pero tal vez lo más interesante es ver cómo se coloca por delante del Mac Pro de 4 núcleos y muy cerca del modelo de 6 núcleos. Es cierto que hemos de ser conscientes de las diferencias que existe entre la gama Core i de Intel y la familia Xeon usada en el Mac Pro, además de otros detalles, pero sorprende el rendimiento bruto que ofrece.

GeekBench 3 Single core Multi core
iMac 5K (Core i7–4790K a 4Ghz) 4390 16516
iMac 5K (Core i5–4690 a 3,5Ghz) 3883 1421
iMac Late 2013 (Core i7–4771 a 3,5Ghz) 3609 13449
iMac Late 2013 (Core i5–4670 a 3,4 Ghz) 3524 11178
Mac Pro 4c (Intel Xeon E5–1650 V2) 3630 14479
Mac Pro 6c (Intel Xeon E5–1650 V2) 3520 20247
* Resultados obtenidos de Primate Labs. Algunos datos pueden variar en función de la configuración global

Otros test sintéticos arrojan conclusiones similares. Cuando se usan aplicaciones que sólo aprovechan un sólo núcleo la ventaja de los nuevos iMac es importante debido a su mayor frecuencia de reloj. Luego, en aplicaciones multi núcleo ya varía en función del número de ellos capaz de aprovechar. Pero se postula como un duro rival para la propia gama Mac Pro de Apple en términos de CPU gracias a la frecuencia de reloj que vuelve a ofrecerle ventaja. En definitiva, estamos hablando de un equipo con procesadores de gran rendimiento en todo tipo de tareas.

Fusion Drive vs SSD

A la hora de configurar el nuevo iMac podremos optar por la solución de una unidad Fusion Drive o bien un volumen SSD puro. El usuario medio no notará las diferencias en temas de rendimiento pues ambas opciones ya ofrecen de por sí unas altas tasas de transferencias en lectura y escritura. Pero entre ambas unidades hay diferencias.

Para los que recién llegan a la plataforma, Fusion Drive no es más que una unidad de almacenamiento creada por software. Esta fusiona en una única unidad un disco SSD y otro HDD, más concretamente un SSD de 128GB y un disco duro mecánico de 1 o 3 TB. Así obtenemos las ventajas de ambos mundos, rapidez de SSD y capacidad de almacenamiento en el HDD. Algo posible gracias a la gestión que hace OS X que se encarga de colocar los archivos con mayor acceso en el SSD y el resto en el HDD.

Velocidades de transferencias Escritura Lectura
SSD Aprox 690 MB/s Aprox 703 MB/s
Fusion Drive Aprox 340 MB/ Aprox 647 MB/s

Como podéis ver, la velocidad de lectura es muy pareja en los test realizador con Blackmagic Disk Speed Test. Mi opinión al respecto sobre qué opción elegir es clara, prefiero la unidad SSD pura a pesar de su menor capacidad de almacenamiento. Con un disco duro externo USB 3.0 solventamos el problema de capacidad y al ser un sobremesa no penaliza el tema de tener que recurrir a un dispositivo externo.

Memoria RAM, sí podremos ampliarla por nuestra cuenta

iMac 5K
La memoria RAM es de tipo SO-DIM DDR3 a 1600 Mhz

Y llegamos a uno de los puntos que siempre ha resultado conflictivo en los últimos Mac. En este iMac con pantalla Retina 5K la memoria RAM sigue siendo un componente que el usuario puede ampliar por su cuenta. A diferencia del modelo de 21,5" se sigue teniendo acceso a las cuatro ranuras. Así que podréis comprar módulos por vuestra cuenta y sustituirlos de forma rápida y sin perder garantía.

Como podéis ver en la imagen, sólo es cuestión de quitar la tapa que da acceso a la RAM e introducir los módulos adicionales o directamente sustituir los 8GB que vienen de serie por un kit de ampliación de hasta 32GB como los que ofrece OWC, Corsair,…

Consumo energético

El consumo energético es un tema importante, a veces no nos paramos en ello pero siempre es bueno conocerlo. A continuación, los datos de consumo de ambas configuraciones.

iMac (27-inch, Late 2014)
27-inch display, 3.5GHz Intel Core i5, 8GB 1600MHz DDR3 SDRAM, 1TB Fusion Drive, AMD Radeon R9 M290 2048 MB
Power Consumption Thermal Output
Idle CPU Max Idle CPU Max
70 W 176 W 239 BTU/h 601 BTU/h
iMac (27-inch, Late 2014)
27-inch display, 4 GHz Intel Core i7, 32GB 1600MHz DDR3 SDRAM, 3TB Fusion Drive, AMD Radeon R9 M295X 4096 MB
Power Consumption Thermal Output
Idle CPU Max Idle CPU Max
70 W 288 W 239 BTU/h 983 BTU/h

Trabajando con el iMac 5K

iMac 5K
Hemos visto datos de test sintéticos que nos permiten conocer cuál es el rendimiento bruto del nuevo iMac con pantalla Retina 5K. Y está muy bien, pero aunque nos sirven para tener una idea del potencial no muestra cómo es la experiencia real, cuál es el desempeño en el día a día cuando trabajamos con él.

Por el perfil de cada usuario, establecer pruebas que sirvan para cubrir todos los posibles casos es complicado. Por tanto os comentaré cuál ha sido la mía, mi experiencia con las apps que uso día a día. Os adelanto: muy satisfactoria.

A diario hago uso de aplicaciones muy variadas, desde editores de texto hasta aplicaciones para el retoque de imágenes o la edición de vídeo. En los primeros casos, con editores de texto o haciendo uso del navegador, mail, etc… la experiencia ha sido fantástica. El contar con una pantalla con tal resolución -usando el modo de más espacio- podemos mostrar más información en pantalla permitiendo trabajar de forma más cómoda con varias aplicaciones a la vez.

En editores de imágenes como Pixelmator, Photoshop o Lightroom no sólo agradecemos la resolución de la pantalla sino su calidad a la hora de mostrar colores y el propio rendimiento del equipo. Aplicar efectos en Photoshop es algo que sólo nos lleva segundos y podemos trabajar con imágenes o fotografías a resolución real. Algo que permite ver con todo detalle cada uno de los pixeles que lo componen y aplicar o modificar con toda precisión cada parte de la imagen.

Fotógrafos, editores de vídeo y diseñadores serán los que más partido saquen del nuevo iMac 5K

Pasando a aplicaciones como Final Cut Pro X o DaVinci Resolve igual, van fluidas y podemos trabajar con contenido 4K. Aquí es recomendable hacerlo usando un codec más amigable como ProRes pero con el material directo de nuestra cámara DSLR se puede trabajar sin problemas. Sí, nuevamente editando a escala 1:1, mostrando todos y cada uno de los pixeles de un clip 1080p e incluso 4K. En la segunda opción tendremos menos espacio para el resto de ventanas de herramientas pero es algo que se agradece, el poder hacer una previsualización a resolución real del clip con el que trabajamos.

En resumen, no podemos exigirle el rendimiento y soltura de un Mac Pro a la hora de trabajar con contenido 4K, con aplicaciones exigentes en cálculo de GPU principalmente porque estos cuentan con doble GPU, pero el nuevo iMac es una máquina muy capaz y sin duda apta para usuarios exigentes así como profesionales.

La temperatura y el nuevo iMac

iMac 5K
Claro que no todo es perfecto, el nuevo iMac tiene una pega que puede resultar determinante: la temperatura de funcionamiento. Pero antes de ver datos conozcamos cómo trabaja el sistema de disipación del iMac.

Los ingenieros de Apple decidieron que para el nuevo diseño usarían un único disipador que se encargaría de absorber el calor generado por la CPU y GPU para que un ventilador extrajese el aire caliente y refrescara con aire fresco que mete. Una idea que en los anteriores modelos funcionó, que en este nuevo iMac también funciona pero no al mismo nivel.

Interior iMac 5K

Temp 1
Los componentes del iMac, a excepción de la CPU, son componente de portátil. Tanto la ram como la GPU son las versiones móviles pensadas para portátil. Eso permite reducir el calor que generan pero aún así en este iMac es importante. En mi pruebas, con una temperatura ambiente de 20º, iStat Menú marcaba una temperatura de funcionamiento entorno a los 55º o 60º con un uso muy light. Básicamente el navegador, alguna aplicación de mensajería y poco más.

Cuando exigía algo más de potencia la temperatura aumentaba en CPU y GPU muy rápidamente, situándose en valores que para iStat Menú se encontraban en el máximo para un funcionamiento óptimo. Es decir, los cuatro núcleos de la CPU como la GPU marcaban entorno a los 100º con sólo realizar una exportación de un vídeo 1080p al que inserté un par de títulos o realicé alguna leve corrección de color o exposición a algún clip puntual.

El aumento de temperatura dispara los ventiladores por lo que ya no tenemos ese equipo tan silencioso

Ese aumento de temperatura hacía disparar el ventilador desde las 1200 rpm hasta las 2600 rpm con el consiguiente aumento de ruido. Pero ojo, no sería un problema el ruido si la temperatura bajase. Con el ventilador al máximo el descenso de temperatura era de unos grados pero manteniéndose entorno a los 95º. Es decir, bajaba unos 5º o 10º pero seguía siendo una temperatura alta.

Un tema que ha generado dos debates. El primero es cuánto podría afectar a la vida útil del iMac el uso exigente del mismo a temperaturas tan altas. Y segundo, OS X extrangula la frecuencia de la GPU para evitar problemas de modo que pasamos de 850 Mhz a unos 750 Mhz en el caso de la R9 M295X.

Es un tema delicado, en los días de uso no puedo decir que siempre estuviese a tope pero sí sentía al equipo con temperaturas mayores a otras generaciones anteriores. Algunos indican que no son lecturas 100% exactas, otros que es el cambio a GPU de AMD. De un modo u otro es un tema que creo preocupará a quien haya pensado hacer un uso más exigente del mismo. Sin contar que tendrás que aceptar que en dichos momentos el ventilador hará ruido, más del que tal vez estas acostumbrado a soportar con tu actual Mac.

Conclusiones

iMac 5K
Y llegamos al final, al momento en el que toca exponer las conclusiones. Espero que después de todo lo que os he contado tengáis vuestra propia radiografía del equipo. Para mí, el iMac con pantalla Retina 5K es un equipo increíble con una pantalla que corta la respiración. En todos sus apartados cumple y para el precio que tiene creo que es una opción más que interesante para una gran variedad de usuarios.

La configuración del modelo que he probado ha sido un Intel Core i7, gráfica AMD R9 M295X, SSD de 256GB y 8GB de RAM. Entiendo que la memoria ha podido penalizar levemente algo el rendimiento en determinadas aplicaciones pero en general me quedo muy satisfecho con la potencia que ofrece. Editores de vídeo, imágenes, trabajo diario,… todo va a la perfección. El acceso a los datos es rapidísimo con la unidad SSD y a pesar de no ser la plataforma ideal para juegos, puedes jugar a títulos a resolución máxima y disfrutar como nunca.

Mi único miedo es la temperatura que alcanza. No dudo de los ingenieros de Apple, habrán testado y valorado las soluciones implementadas pero tras ver cómo se calentaba mi iMac mid 2010 en verano con éste temería a diario. No sería el equipo que recomendaría si de forma habitual vas a tirar largos renders o ejecutas tareas que expriman CPU y GPU durante horas.

Tal vez AMD es incapaz de ofrecer tanto rendimiento gráfico a menor temperatura, sea necesaria la llegada de los chips Broadwell de Intel o sacrificar grosor para meter un sistema de refrigeración más capaz. De un modo un otro, recomendaré el iMac a muchos usuarios que podrán exprimir su pantalla pero les haré valorar la opción del Mac Pro e incluso el iMac con pantalla no Retina a quienes busquen potencia pero no resolución 5K. ¿Me gusta el iMac 5K? Sí, mucho. Pero es la primera generación de un equipo con una pantalla que rompe moldes. Si fuisteis usuarios del primer MacBook Pro Retina puede que entendáis lo que quiero decir.

9

Diseño:9
Pantalla:9,5
Rendimiento:9
Sowftware8,5

A favor

  • - Resolución y calidad de la pantalla
  • - Gran rendimiento gráfico
  • - Es capaz de ejecutar juegos a máxima resolución y detalle

En contra

  • - Temperatura, GPU y CPU suben rápidamente
  • - Interfaz no usable en la resolución nativa 5K
La primera generación del iMac con pantalla Retina 5K, un equipo sorprendente a nivel de pantalla y con un gran rendimiento al que sólo su elegante y atractivo diseño le puede penalizar por temas de temperatura. Gran opción para fotógrafos, vídeografos y creativos en general. Si el Mac Pro es demasiado, el iMac sigue siendo el mejor All in One del mercado.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio