Compartir
Publicidad
ASUS Zenfone 2, análisis: equilibrio y personalización en un smarpthone que te da más de lo que pagas por él
Análisis

ASUS Zenfone 2, análisis: equilibrio y personalización en un smarpthone que te da más de lo que pagas por él

Publicidad
Publicidad

ASUS ha sido una compañía muy peculiar a la hora de enfrentarse al mercado de los smartphones. Sus modelos han tenido en primer lugar una distribución desequilibrada según el mercado, y ha sido habitual ver la presentación de un nuevo modelo cuando en ciertos mercados todavía no se había puesto a la venta al modelo de la generación anterior.

Otra peculiaridad de los ASUS Zenfone sí que la podemos considerar como más valiente en tanto que sus modelos han tratado de diferenciarse por alguna característica especial. Primero fue con la posibilidad de integrarse en una pantalla más grande para convertirse en tablets, y ahora lo hacen escogiendo procesadores Intel y con una familia con apellidos muy peculiares.

En Xataka hemos probado el Zenfone 2, modelo presentado a inicios de año pero que se ha puesto a la venta recientemente para unirse a una clase media de nivel y que quiere ponérselo difícil a quienes buscan un buen terminal sin que ello suponga grandes desembolsos.

Zenfone 2: procesador Atom y grandes especificaciones

Por suerte para los consumidores, desde hace un par de años, mirar el precio de un equipo no está directamente relacionado con lo que nos va a ofrecer. Hay quien dirá que eso ha pasado siempre en la gama alta, pero yo me estoy refiriendo a la gama de entrada y especialmente la media.

Diferentes marcas que no han tenido posibilidad o mucha suerte en la gama alta, han configurado este año modelos con precios bastante más bajos de lo esperado para la gama que correspondería al terminal por muchos de los apartados de su ficha técnica.

Dsc 3397

Este ASUS Zenfone 2 es uno de los modelos que lleva esta tendencia a su máxima expresión. Fijaos si no en sus principales especificaciones:

Zenfone 2, principales características
Dimensiones físicas 152,5 x 77,2 x 10,9 mm, 170 gramos
Pantalla IPS 5.5 pulgadas
Resolución 1080p
Procesador Intel Atom Z3580 4x2,33 Ghz
RAM 4 GB
Memoria 32 GB (ampliable con microSD)
Versión software Android 5.0 con ASUS Zen UI
Conectividad LTE Cat 6, Bluetooth 4.0
Cámaras 13 megapíxeles (f2.0) / Vídeo 1080p. Frontal de 5 megapixeles (f2.0)
Batería 3.000 mAh (no extraible)
Precio 349 euros

Esta ficha corresponde al modelo que se vende en España y que es el tope de gama. Tenemos no solo un Intel Atom más potente sino 4 GB de memoria RAM y uno de sus puntos más positivos: memoria interna de 32 GB que además podemos ampliar con tarjetas microSD.

La pantalla entra casi en el terreno de los phablet, con diagonal de 5,5 pulgadas y donde se apuesta directamente por la resolución 1080p, algo que no todos los terminales de este precio pueden montar.

También destacamos de su ficha la batería, de 3000 mAh, la doble ranura SIM, y la cámara de fotos principal, con resolución de 13 megapixeles y luminosidad f2.0.

El diseño del mundo PC llevado al smarpthone

Si os preguntara por una marca donde el diseño de la carcasa, metalizada o de plástico, ha sido de las más cuidadas en los últimos años en el segmento de los portátiles, ¿por quién apostaríais? Seguramente muchos de vosotros habréis contestado que ASUS con sus Zenbook de metal cepillado.

Dsc 3390

Ese peculiar y reconocible diseño se llevó a los tablets Transformer, y ahora a la gama de smartphones. El Zenfone 2 está realmente fabricado en plástico, con carcasas que podemos retirar e intercambiar, pero el acabado nos gusta. Es así tanto por el efecto de simulación de metal cepillado (la imitación es realmente buena no tanto al tacto como a los reflejos y la mirada) como por la gama de colores, donde la carcasa roja es sin duda nuestra favorita. Pero también hay tonos azulados o más clásicos.

El Zenfone 2 lleva carcasa de plástico pero que engaña fácilmente a la vista simulando estar fabricado en metal cepillado

Como hemos indicado la carcasa se puede retirar, pero con un propósito casi exclusivo relacionado con el intercambio de carcasas de colores. La batería no se puede extraer y solo accedemos a las ranuras para tarjetas microSD y SIM tras desprender la tapa, algo que no es nada sencillo.

Dsc 3401

Pese a haber habilitado una pestaña muy visual para indicar por dónde hay que hacer fuerza para quitar la tapa, esta operación requiere de mucha fuerza y bastante tensión por el miedo a que la carcasa de plástico acabe por romperse. Es realmente muy difícil de retirar. Pero no debéis de preocuparos, si no la he roto yo, no creo que lo podáis hacer vosotros.

El acabado os he contado que me gusta, pero ASUS no ha quedado como el mejor de su gama en este apartado. Un marco de metal hubiera dado más empaque y sensación de resistencia y dureza al conjunto.

A nivel de diseño hay un fallo importante: el botón de inicio en la parte superior es lo más parecido a no ponerlo porque hace imposible su gestión con una sola mano

En el apartado de diseño es necesario hablar del botón de inicio, situado justo en la parte superior, completamente centrado. No es precisamente una posición cómoda para un equipo de tanta altura pues no podremos alcanzarlo con una mano y nos parece un importante error. El lateral está para ello, por mucho bisel que pongas.

Este problema se reduce mucho gracias a que ASUS permite la activación (y desactivación) de la pantalla dando un doble toque sobre ella. Una vez que lo asimilas, te puedes olvidar de que el botón está lejos de tu alcance. Solo hay una excepción y por eso lo de desactivación va a propósito entre paréntesis: para apagar la pantalla con un doble toque no vale cualquier zona de la misma, pues debe ser una zona como el escritorio donde no haya opciones ni iconos.

Dsc 3411

Tampoco ha colocado ASUS los controles de volumen donde esperábamos. Como popularizó LG, subir y bajar el volumen es posible gracias a los botones físicos que se van hasta la parte trasera, justo debajo de la cámara. Ya que ASUS pensó en esta posibilidad, hubiéramos agradecido que pasara allí también el botón de encendido, tal y como ha ejecutado bastante bien LG. Es algo que con el tiempo he sabido apreciar en un smarpthone de gran diagonal.

Si miramos y valoramos en mano las dimensiones de este Zenfone 2, no resulta un terminal incómodo ni que nos transmita un peso excesivo. La trasera es curvada, con lo que ya sabemos que será más complicado de manejarse con la pantalla cuando esté sobre una mesa boca arriba. Pero por otro lado le aporta agarre extra. Su grosor va de los 3,9 mm del borde a los 10,9 del centro. No es por tanto un modelo que pueda presumir de un grosor o peso líder del segmento pero ofrece cifras buenas para la gama en la que quiere competir.

Dsc 3402

En la sobriedad de la parte trasera solo encontramos las perforaciones para dar salida al sonido de su único altavoz, correcto y bastante potente. Mejor es el sonido que conseguimos con los auriculares, resultando una clara opción si buscas un gama media con el que disfrutar del audio con auriculares.

Pantalla y autonomía, una relación complicada

Desde hace más bien poco, la separación entre gama alta y media en el mundo de los smartphones no viene fijada a nivel técnico por una sola especificación. Ni tamaño de pantalla ni tampoco resolución pueden decirnos con exactitud si estamos ante una pantalla de gama media o alta. Si nos centramos en la resolución, es posible encontrarse con gamas medias que escogen un panel 1080p, así como gamas altas que se quedan en esa misma resolución.

Dsc 3404

El ASUS Zenfone 2 combina una diagonal de 5,5 pulgadas con una resolución de 1080p. El resultado es una densidad de píxeles de 400 puntos por pulgada, cifra muy interesante y muy destacada para el precio del terminal. Apenas podemos encontrar en el mercado de gama media terminales con una pantalla como la del Zenphone 2 en estos apartados.

Dado que tamaño y resolución son en realidad solo la punta de un iceberg peligroso como es la pantalla, que que mirar qué es lo que no percibe se ve a simple vista. Empezamos con el brillo, que en la pantalla del Zenbook 2 no es un dato muy destacado. De media estamos ante una cantidad máxima de unos 300 nits, una cifra escasa para que tengamos una visibilidad en exteriores que podamos declarar como satisfactoria. En interiores sí que no hay problemas, pero uno se acabó sintiendo más cómodo cuando manualmente subía un par de puntos el brillo, el cual es más alto que en automático.

La pantalla del Zenfone 2 usa el contraste dinámico para mejorar su calidad y mejorar el consumo

La reproducción del color es correcta y sorprende el buen contraste que podemos apreciar en esta pantalla y que de hecho salva en determinados momentos la visibilidad en exteriores. El motivo sería un sistema de contraste dinámico que ASUS ha implementado para conseguir subir de nivel los negros al tiempo que permite ahorrar energía del elemento que sospechamos que ASUS ya sabía que le daría los mayores problemas con la autonomía. Al menos según lo comprobado en nuestras pruebas, el usuario no es consciente de este "truco" de ASUS.

Dsc 3409

Una buena elección de ASUS ha sido dejar en mano del consumidor parte de la experiencia de visualización de la pantalla de su Zenbook 2. Hay cuatro modos donde elegir, y además en cada uno de ellos podemos controlar la temperatura de color. De los cuatro modos el resultado más llamativo es el Vivid, que hace que la pantalla realmente se vea estupenda, pero la batería sufre mucho. Por eso recomendamos el Balanceado, donde la calidad de la pantalla también es bastante alta y llamativa, pero ha demostrado ser el más eficiente energéticamente, y eso vamos a ver que es clave en este terminal.

Screenshot 2015 10 29 18 19 51

ASUS le ha dado otra utilidad curiosa a su pantalla. En ella podemos dibujar determinas letras para lanzar directamente (lo que tarde en encenderse la pantalla y abrirse) la aplicación. Por ejemplo podemos abrir el correo electrónico dibujando una e minúscula o la cámara con una c. Si te acostumbras puedes sacarle provecho, especialmente cuando tienes el terminal sobre la mesa y simplemente dibujando una e con el dedo accedes a tu correo, sin tener que hacer doble toque en la pantalla, buscar el icono de corre, etc.

Como os he adelantado, ASUS recurre al uso de un contraste dinámico, nada habitual en los smartphones, para conseguir un mejor control de la energía que consume su pantalla, el elemento más comprometedor para con esta característica del día a día del terminal. De hecho, ASUS limita el brillo máximo que puede ofrecer su Zenfone precisamente por ser el elemento que puede resultar más desequilibrante en las pruebas de batería.

En PCMark el test sobre el Zenfone 2 con la pantalla calibrada nos ha dejado poco menos de 6 horas (5 horas y 54 minutos), una cifra destacada pero que confirma por qué ASUS necesita controlar el brillo de la pantalla. El Idol3 con prácticamente la misma capacidad y tamaño/resolución de pantalla rozó las 7 horas y media en el mismo test, el Aqua M4 superó las 7 horas demostrando disponer de una pantalla más eficiente, mientras que el Moto X Style se fue a casi 10 horas.

Una autonomía de un día con uso intensivo y la carga rápida (100% en 1,5 horas) son los argumentos del Zenfone 2

El Zenfone 2 se mostró equilibrado en nuestra prueba de campo, dejándonos fácilmente el día de uso que le debemos exigir como mínimo a un terminal que se quiera considerar importante. Intentar sacar más partido a esa gran capacidad de batería es ya cuestión de sacrificios importantes, como no abusar de la pantalla o gestionar de forma manual el brillo para mantenerlo a niveles bajos.

La gran noticia es que este Zenfone es compatible con la carga rápida y si dispones de un cargador compatible, su gran batería de 3.000 mAh se llena completamente en menos de una hora y media. Y si solo tienes media hora, ése será el tiempo que le lleve al terminal a cargarse hasta el 50% (32 minutos en nuestra prueba desde un 1% de batería restante hasta el 50%).

Dsc 3406

Un Intel Atom en su interior

Acostumbrados como estamos a hablar de Qualcomm prácticamente en todos los terminales de gama media que probamos (se salvan a penas los de Huawei), podemos considerar como aventura la elección que hace ASUS de los chips de Intel.

El modelo concreto escogido es un Intel Atom Z3580. Este chip es un cuatro núcleos a 2,33 Ghz que ASUS ha acompañado ni más ni menos que de 4 GB de memoria RAM. La combinación resulta adecuada para mover con completa soltura el sistema operativo y aceptar de buen agrado todos los trucos y requerimientos de la interfaz que podemos personalizar bastante y con efectos que requieren de bastante potencia.

El ASUS Zenfone 2 es un terminal DualSIM con el que podemos tener una tarjeta para datos y otra para voz

Si nos fijamos en los datos de los benchmarks a los que sometemos a los equipos en nuestras pruebas, así es como queda el Intel Atom y los 4 GB de memoria RAM en nuestro ranking de este año:

Zenfone 2
(Intel Atom)
LG G4
(Snapdragon 808)
HTC One A9
(Snapdragon 617)
Galaxy S6
(Exynos Octa 7420)
Alcatel Idol 3
(Snapdragon 615)
Huawei P8
(HiSilicon Kirin 930)
Moto G 2015
(Snapdragon 410)
Antutu 47583 45866 38991 61050 29123 44545 22406
PCMARK 5877 4796 4154 4980 3370 4501
3DMARK unlimited 20229 22100 9027 22350 7223 13422

Junto con la pantalla, el valor más destacado del ASUS Zenfone es la elección de una memoria interna de 32 GB. Esta cifra es estupenda para el precio del terminal, pero es que además se deja la opción de poder aumentarla por medio de tarjetas microSD.

Al lado de esa ranura para tarjetas microSD están las dos ranuras para SIM. Es efectivamente un terminal DualSIM pero en el que la segunda ranura tan solo permite voz.

La cámara del Zenfone 2: la luz y los diferentes modos son sus aliados

Un gama media que quiera plantear una alternativa real a modelos más caros debe cumplir en varios apartados como la pantalla o el rendimiento, pero será probablemente en la cámara donde tendrá su prueba más dura. La de este Zenfone 2 estrena lo que ASUS ha llamado PixelMaster, una combinación de hardware y software que configuran una completa solución que ha ofrecido resultados prometedores.

La cámara del Zenfone 2 está compuesta por cinco elementos. El sensor ofrece una resolución de 13 megapixeles con luminosidad f2.0. y flash LED de doble tono. En su ficha técnica lo único que echamos en falta, además de la grabación de vídeo 4K, es que la estabilización sea física y no mediante software.

P 20151018 132224

Cuando la luz es suficiente, las fotos que es capaz de tomar el Zenfone 2 cumplen pero con matices. Tienen buen detalle, están generalmente bien expuestas y el balance de blancos y color en modo automático resulta muy acertado. El resultado en la pantalla del smartphone es bastante llamativo. El problema que hemos encontrado es que la cámara del Zenfone no gestiona de forma adecuada el ruido y, o está muy presente, o el tratamiento para evitarlo deja los detalles muy artificiales.

La cámara es rápida tanto disparando como enfocando, y aquí creemos que está a la altura de la gama alta. Entre las opciones que ASUS deja al usuario para configurar la cámara está el balance de blancos, la sensibilidad, la medición (ponderada al centro o promedio), enfoque (hay un modo continuo) o compensación de la exposición. Pero también hay un modo manual completo donde la velocidad de obturación también se puede controlar y la interfaz nos convence.

P 20151025 132356

El modo habitual en que usaremos la cámara será el automático, pero para quienes quieren "jugar" ASUS ha dispuesto un arsenal enorme de modos específicos entre los que destacamos el Manual, el HDR o los específicos para realizar TimeLapses, selfies o el llamado Rebobinar tiempo. Con dicho modo activado, la cámara toma fotografías en ráfaga tanto antes como después de realizar la foto, lo que nos ha parecido práctico para momentos especialmente movidos.

Screenshot 2015 11 01 18 35 34

Otro modo bastante curioso es el de baja luminosidad. Con él, la cámara escoge una sensibilidad muy alta para "sacar" luz de escenas casi completamente oscuras. Este modo nos puede salvar alguna foto, pero si no tienes un pulso de cirujano, te resultará solamente útil cuando hay un momento que queremos plasmar en imagen pero que de otra forma sería imposible. Entonces nos da igual que la foto sea muy fácil que salga movida (son un par de segundos de exposición lo que usa este modo) o con ruido por doquier.

Zenphone Ejemplo Lowlight

Un smartphone para amantes de personalizar todo en su teléfono

Screenshot 2015 10 23 10 14 39

Salvo Huawei, en el mercado actual nos hemos acostumbrado ya a encontrar terminales cuyos fabricantes apenas modifican lo que Android ofrece nítidamente. No al menos de forma agresiva. ASUS sí que trabaja su personalización de forma contundente, algo que gustará a quienes desean dar una apariencia diferente a su terminal Android.

La capa del fabricante permite que apliquemos de forma sencilla y potente temas con los que cambiar completamente la interfaz. O numerosos widgets. O transiciones para aburrir. Si eso te gusta, te sentirás muy cómodo con la opción que nos propone ASUS, pues es de las compañías que más posibilidades da.

También resulta agresiva ASUS con las aplicaciones preinstaladas, no solo las que duplican funcionalidad con las de Google, sino con propias que no aportan demasiado (hay una para el tiempo, por ejemplo) o de terceros. El agrupamiento por carpetas de forma automática y predefinida no ayuda nada a que se nos olvide la sensación de agobio en ciertos momentos.

Con la capa sobre Android que coloca ASUS en su Zenfone debemos también quedarnos con opciones que definitivamente sí que suman al terminal. Entre las que me gustaría destacar están:

  • Gestión del terminal con una sola mano. Se accede haciendo doble clic sobre el botón Home y luego la pantalla se reduce a unos dos tercios.
  • Modo niños
  • Gestión de usuarios
  • Doble clic en el botón de volumen para acceder a la cámara con el terminal incluso bloqueado
  • Modo sencillo en la interfaz general del terminal
La capa de personalización de ASUS solo gustará a quienes buscan una modificación agresiva de la apariencia de Android. Además, viene bastante cargada de aplicaciones de serie

Habrá que ver en adelante si, con esta fuerte personalización, no queda penalizada la actualización del terminal en las siguientes versiones de Android.

ASUS Zenfone 2, la opinión y nota de Xataka

El ASUS Zenfone 2 es un terminal peculiar. En su buena construcción general nos encontramos con algunas decisiones de diseño controvertidas, además de una potente capa de personalización sobre Android. Y todo ello con un procesador Intel en su interior.

Dsc 3419

Pero hay que sobreponerse a esa primera impresión porque elementos como la pantalla, potencia general o incluso cámara en determinadas circunstancias, nos ponen sobre la pista de un terminal de gama media de poco más de 300 euros que no evita las comparaciones al poner de serie 32 GB de memoria interna, ampliación con tarjeta de memorias microSD o una batería de 3.000 mAh.

Si ese buen equilibrio en los apartados junto con la posibilidad de personalizar tu terminal es justo lo que buscas, ten por seguro que el resto de características del terminal dan más de lo que pagas por él.

8

Diseño8
Pantalla 8,25
Rendimiento9,25
Cámara7
Software7,75
Autonomía8

A favor

  • Memoria interna de 32 GB y ranura microSD
  • Buen acabado general
  • Rendimiento superior a modelos de su mismo precio
  • Gran sonido vía auriculares

En contra

  • Presencia de ruido en las fotografías incluso con luz
  • Botón de encendido colocado sin mucho sentido
  • Excesivo número de aplicaciones preinstaladas

El teléfono ha sido cedido para la prueba por parte de ASUS. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Asus Zenfone 2 ZE551ML- Smartphone Android, Pantalla 5.5", Cámara 13 Mp, 32 GB, Dual-Core 2.3 GHz, 4 GB RAM, Rojo (importado)

Asus Zenfone 2 ZE551ML- Smartphone Android, Pantalla 5.5", Cámara 13 Mp, 32 GB, Dual-Core 2.3 GHz, 4 GB RAM, Rojo (importado)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio