Compartir
Publicidad

Turbo Express: especial consolas desconocidas

Turbo Express: especial consolas desconocidas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos en nuestro especial consolas olvidadas con una que puede resultar un poco más familiar que las que hemos visto hasta ahora. La TurboExpress es la hermana pequeña de la TurboGrafx, una consola que en su día compitió con la Supernintendo y la Megadrive.

La TurboExpress era portátil, pero podía ejecutar los mismos juegos que la Turbografx, que venían en unos cartuchos de un tamaño similar a una tarjeta de crédito conocidos como HuCards. Fue lanzada al mercado en 1991, con un precio de 299 dólares, lo que la situaba muy por encima de sus competidoras, como la Gameboy que costaba 89 dólares o la Game Gear, a 129 dólares. Este precio fue, probablemente, uno de los factores determinantes para el poco éxito comercial de la TurboExpress. El ser capaz de ejecutar los cartuchos de la Turbografx hizo que al salir al mercado el catálogo de juegos fuera ya bastante grande, aunque también es verdad que su hermana mayor nunca fue líder de ventas, por lo que tampoco pudo aprovecharse demasiado de un mercado existente. Sus características técnicas eran una CPU 6280 con una velocidad de 7.16 MHz, un total de 64 KB de memoria RAM y una pantalla en color de 2.6 pulgadas con una resolución de 400 x 270 píxeles.

El catálogo de juegos incluía clásicos como Altered Beast, Bomberman, Ninja Gaiden, Operation Wolf, R-type o Street Fighter II. Pero muy pocos juegos incluían código específico para la TurboExpress que pudiera aprovechar sus características, como el TurboLink que permitía conectar dos consolas para jugar un jugador contra otro.

Además, la consola tenía algunos problemas físicos como los ya conocidos dead-pixels en el LCD que, dada la tecnología existente en la época, hacía que la cantidad de pixels muertos fuera bastante superior a lo que es habitual hoy en día. Otros problemas eran la imposibilidad de grabar partidas, dado que la TurboExpress no disponía de memoria interna, y que el texto en algunos juegos no se podía leer correctamente a causa del reducido tamaño de la pantalla.

Otro accesorio disponible era el TurboVision que permitía sintonizar la televisión en la consola e, incluso, disponía de entradas RCA, de forma que podíamos utilizar su pantalla como un monitor. Ahí van un par de capturas de pantalla de juegos de la TurboExpress:

Alien Crush

Cotton

En este caso si que podréis disfrutar de la consola, aunque tendrá que ser con el emulador de la hermana mayor. Existen diversos emuladores de Turbografx, siendo uno de los más conocidos el Hu-Go.

Más información | Wikipedia. Más información | Everything2. Más información | TGEmu.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos