Google Stadia ya se puede usar desde una app en televisores LG y lo probamos: un vistazo a ese probable futuro sin consolas físicas

Google Stadia ya se puede usar desde una app en televisores LG y lo probamos: un vistazo a ese probable futuro sin consolas físicas
20 comentarios

El streaming de videojuegos ha llegado para quedarse. Google Stadia, NVIDIA GeForce Now, Microsoft Cloud Gaming y Amazon Luna (que se está tomando las cosas con calma) son las principales apuestas de las big tech para copar este terreno y todas prometen lo mismo: jugar en cualquier sitio, eliminar las barreras del hardware y, de esa forma, democratizar al acceso a los videojuegos siempre que la conexión a Internet sea idónea.

Los primeros pasos en ese camino ya se han dado. Ya es posible jugar en la nube desde cualquier dispositivo, ya sea una móvil, un ordenador o una tablet, pero la tele sigue quedándose un poco huérfana. Para jugar en la nube de Microsoft desde la tele se necesita una Xbox (o conectar el portátil a la tele), para jugar a NVIDIA GeForce Now una Shield TV (o, de nuevo, conectar el portátil) y para jugar a Google Stadia un Chromecast y un Stadia Controller (o tener Android TV / Google TV). O al menos así era hasta ahora.

Y es que, tal y como estaba previsto, Google Stadia ha llegado oficialmente a los televisores de LG de 2020 y 2021 con webOS 5.0 o superior. Lo hace como una app nativa para webOS y, en pocas palabras, nos permite jugar a los juegos del servicio directamente desde la tele. No hace falta tener el mando oficial, solo un mando Bluetooth y una buena conexión a Internet. En Xataka ya hemos tenido ocasión de probarla y esta ha sido nuestra experiencia.

El televisor como consola en streaming

Stadia

Por el momento, Google Stadia solo está disponible como app en los televisores de LG, aunque también se puede acceder desde los televisores con Google TV y Android TV. Eso incluye, por ejemplo, los televisores de Sony, TCL, Philips, la gama media de Panasonic y Xiaomi. En el caso de LG, la app está disponible para los televisores con webOS 5.0 y 6.0 en los 22 países en los que Google Stadia opera actualmente. La lista completa está disponible en este enlace. El televisor en el que hemos probado el servicio es un LG OLED CX de 55 pulgadas.

Para jugar a Google Stadia hemos de descargar la app, iniciar sesión con nuestra cuenta de Google y conectar un mando. Hay varias opciones: usar el mando de Stadia (que se conecta vía WiFi a los servidores de Google) o conectar un mando (de PlayStation, Xbox o cualquier otro compatible) por Bluetooth o USB. No todos los televisores de LG tienen conectividad Bluetooth. Nosotros hemos usado un mando de Xbox One conectado por cable USB.

Stadia

Sobra decir que para poder jugar es necesario tener la tele conectada a Internet en todo momento. Stadia requiere de una conexión mínima de 10 Mbps, aunque para jugar en 4K HDR (algo que solo está disponible para suscriptores de Stadia Pro) se requieren al menos 35 Mbps. No son requisitos particularmente altos, pero conviene tenerlos en cuenta. Mi recomendación personal, como alguien que juega a menudo en streaming, es que conectéis el dispositivo, en este caso la tele, vía WiFi.

Dicho lo cual, veamos qué tal se comporta el servicio. La interfaz es clavada a la que tenemos en las versiones de navegador y en los Chromecast. Para navegar por los juegos usamos el mando y lanzarlos sigue siendo tan sencillo como hasta ahora: seleccionar el título y listo. Los tiempos de espera siguen siendo reducidos y, en definitiva, la experiencia de Google Stadia es similar a la que la que tenemos desde otros dispositivos.

Stadia

Nosotros hemos jugado con la tele conectada a la red a través de WiFi y la experiencia ha sido muy positiva. Nos puede gustar más o menos el modelo de negocio de Google Stadia, pero no es ningún secreto que el servicio, con sus más y sus menos, funciona realmente bien y ofrece un gameplay estable. Hablando a título personal, yo he completado ‘Red Dead Redemption 2’ en Google Stadia y no recuerdo haber sufrido caídas o problemas de rendimiento en ningún momento.

Stadia

El problema que tiene Google Stadia es que no todos los juegos renderizan a 4K a 60 FPS. Sí podemos saber cuándo la conexión nos permite jugar con esta calidad gráfica, pero no si el juego se muestra de esa forma. Partiendo de esa base, hemos podido jugar a ‘Assassin’s Creed: Odyssey’, ‘Red Dead Redemption 2’ y ‘DIRT 5’ sin problema. El servicio responde correctamente, la latencia es mínima (como podemos ver en los vídeos de más abajo) y la experiencia, en líneas generales, es muy transparente.

¿Qué quiero decir con transparente? Que no notamos que estamos jugando en streaming. Los ojos más entrenados seguramente noten el resultado del streaming (dientes de sierra en algunos bordes, texturas no del todo bien representadas), pero si simplemente queremos jugar sin complicaciones, Google Stadia nos ofrece una buena experiencia en términos generales. No es perfecta, ni mucho menos, pero funciona.

Abordar el rendimiento del sistema en sí no procede en este artículo y por ello os invito a que leáis el análisis en profundidad que hicimos de Google Stadia. En lo que a la app nativa y a jugar directamente desde la tele se refiere, nosotros nos hemos quedado con muy buen sabor de boca. LG y Google han hecho un muy buen trabajo con la app de Stadia y se nota.

Las consolas físicas y su probable fecha de caducidad

Stadia

Si bien es cierto que Google Stadia sigue teniendo margen de mejora, lo cierto es que poder acceder a este servicio directamente desde una app para el televisor nos da un anticipo de que lo, posiblemente, esté por venir. No ahora, no el año que viene, puede que incluso no dentro de cinco o diez años, pero si nos hemos acostumbrado a escuchar música y ver películas o series en streaming, es de esperar que, tarde o temprano, cuando las conexiones a Internet ultrarrápidas sean cosa del día a día, también nos acostumbremos a jugar en streaming.

El televisor es la última frontera, es la estancia de la casa en la que reinan las consolas físicas. Sin embargo, y como ya hemos comentado en alguna que otra ocasión, puede que nuestra próxima consola no sea una consola, sino la propia tele, y la aplicación nativa para Google Stadia es un paso adelante en este camino.

Stadia

El streaming tiene cosas que mejorar. Al fin y al cabo, un juego ejecutado en una máquina local véase una consola o un PC, tiene mejor calidad gráfica que la que nos puede ofrecer la nube por una cuestión tan simple como evidente: el streaming supone compresión y la compresión supone pérdida de calidad. Pero eso es así ahora, veremos qué nos depara el futuro. Hace unos años parecía imposible jugar en 1.440p a 120 FPS desde la nube y ya hemos visto que es perfectamente posible.

Hay pistas de que el futuro de los videojuegos va por aquí. Google Stadia ya funciona de forma nativa en televisores LG (no se sabe si hay planes para llevar la app a otros sistemas operativos de televisores). Microsoft también ha confirmado que está trabajando en una app para TVs de Microsoft Cloud Gaming y NVIDIA ya tiene app nativa para algunos televisores LG. Falta mucho trabajo por hacer, pero todo apunta a que este es el futuro de los videojuegos para lo bueno y para lo malo.

Temas
Inicio