Tesla está abriendo sus supercargadores a todas las marcas. Es un movimiento audaz y... Arriesgado

Tesla está abriendo sus supercargadores a todas las marcas. Es un movimiento audaz y... Arriesgado
22 comentarios

Tesla sigue adelante con su idea de abrir los supercargadores a otros fabricantes. El proyecto piloto que comenzó en Holanda llega ahora a Noruega y Francia. Esta decisión abre un nuevo paradigma dentro de la marca, tanto a nivel de ingresos como de imagen pública.

El proyecto piloto. En el último trimestre de 2021, Tesla abrió 10 supercargadores repartidos por los Países Bajos para que cualquier usuario de coche eléctrico pueda acceder a ellos. Este movimiento era una promesa de Elon Musk desde 2020 y, de momento, el proyecto continúa con 20 nuevos supercargadores disponibles en Noruega y Francia.

Estas ubicaciones permitirán cargar cualquier vehículo eléctrico siempre que cuente con toma de carga CCS. De momento, la propia marca ha señalado en su cuenta de Twitter que sólo podrán acceder a estos espacios aquellos conductores que tengan registrados sus coches en Países Bajos, Noruega, Francia, Bélgica y Alemania. Se espera, por tanto, que estos dos últimos países sean los siguientes en recibir el proyecto piloto de Tesla.

Condiciones a tener en cuenta. Como decíamos, este proyecto piloto seguirá contando todavía con algunas restricciones. En primer lugar, sólo los dueños de coches en países arriba señalados tendrán disponibles los supercargadores, por lo que los españoles no los podremos utilizar en un hipotético viaje por Europa con un coche que no sea de Tesla.

Además, los supercargadores exigen que los vehículos admitan carga continua CCS. La mayor parte de los vehículos que llegan al mercado ya cuentan con este estándar pero se quedan fuera los primeros vehículos eléctricos que contaban con carga CHAdeMO. Son principalmente coches asiáticos que han visto cómo este tipo de enchufes han terminado de perder la partida frente al combo CCS.

Y quienes se acerquen a un supercargador de Tesla con un vehículo de otra marca tampoco podrán disfrutar de la facilidad de uso que sí tienen los dueños de los mismos. En este último caso, Tesla cuenta con una cuenta de pago asociada a cada vehículo, por lo que los conductores sólo tienen que enchufar el coche y parar la carga cuando más les convenga. Quienes no cuenten con uno tendrán que descargarse la aplicación de Tesla y seleccionar el inicio y el fin de la carga cuando enchufen su vehículo. El mismo proceso que con otras redes de carga como Ionity, pero, sin duda, menos fluido que los propietarios de un Tesla.

Una buena noticia. En el fondo, que Tesla abra sus supercargadores a cualquier marca es una buena noticia para sus conductores. La marca asegura que tiene disponibles más de 30.000 puntos de carga rápida para sus vehículos en todo el mundo. Se calcula que en Europa hay disponibles 25.000 puntos de recarga rápida en estos momentos.

Pese a todo, los conductores que ahora dispongan de estos supercargadores también tendrán que hacer frente a un coste mayor. Desde Tesla recalcan que el precio que pagará el conductor de cualquier otro fabricante será la máxima aplicada en ese momento, mientras que al conductor de un Tesla se le aplicará la misma. Habrá quien argumente que la disponibilidad de estos supercargadores no supone, por tanto, una buena noticia. Sin embargo, también los vehículos de combustión pueden optar por diferentes estaciones con combustibles a diferentes precios. Que haya más estaciones de servicio en la carretera no es una mala noticia.

Tesla Supercargador

Difícil pero necesario. Mientras que para el grueso de compradores de coches eléctricos los supercargadores serán una opción más a tener en cuenta, Tesla también tendrá que enfrentar esta noticia a sus propios compradores.

Hasta ahora, un conductor de Tesla sabe que puede contar sin problemas con un espacio libre en sus supercargadores, lo que sin duda es un valor añadido a la hora de decantarse en la compra de una u otra marca. El movimiento puede suponer una crisis de imagen para el fabricante que ya ha anunciado que monitorizará el uso que se hace de los supercargadores para garantizar que los propietarios de Tesla tengan disponible su propio espacio.

Pero si bien la marca tendrá que enfrentar esta problemática, las oportunidades de crecimiento son lo suficientemente importantes como para no dejarlas escapar. Abrir una nueva vía de negocio se antoja imprescindible ahora que los competidores han reducido la ventaja que Tesla tenía hasta ahora en la relación precio/autonomía ofertada.

Y, pese a todo, la marca siempre tiene en su mano seguir posicionándose como una compra con valor añadido. Sería tan sencillo como ofrecer precios más bajos a los propietarios de un Tesla, mayores potencias de carga cuando varios puntos estén ocupados o, simplemente, reservar algunos de ellos únicamente a los dueños de sus coches para garantizarles que otras marcas no impidan su recarga.

Temas
Inicio