Compartir
Publicidad

Semana terrible de Tesla que le ha llevado a perder 5.000 millones en bolsa, Elon Musk se lo toma a broma

Semana terrible de Tesla que le ha llevado a perder 5.000 millones en bolsa, Elon Musk se lo toma a broma
58 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A Elon Musk parece no importarle demasiado que Tesla haya tenido una de las peores semanas de su historia, y es capaz de tomarse todos estos problemas a broma. Así lo demostró esta madrugada cuando, con motivo del April Fools', soltó en Twitter la broma de que Tesla estaba en bancarrota y que a él se le había encontrado tumbado al lado de un Model 3 con una botella de "Teslaquilla".

Sin embargo, esta no ha sido para nada una semana de broma. Uno de sus Model X ha sufrido un accidente mortal mientras conducía en Autopilot, la empresa ha llamado a revisión a 123.000 Model S por un problema en la dirección asistida, y la competencia le supera en conducción autónoma eléctrica. Y todo mientras la empresa se ha desplomado en bolsa llevando a perder 5.000 millones de dólares en valor.

Qué le está pasando a Tesla

Accidente Tesla

Hasta ahora, el mayor quebradero de cabeza de Tesla era la línea de montaje del Model 3, que ya de por sí le estaban haciendo batir su propio récord de pérdidas. El problema todavía está lejos de solucionarse, pues aunque la empresa prometió ser capaz de producir 2.500 Model 3 para finales del actual cuarto, las últimas cifras revelan que están en 200 coches diarios, unos 1.400 a la semana. Aun así, Tesla ya le ha pedido a sus empleados un esfuerzo extra para llegar a los 300 diarios.

Pero a este problema hay que añadirle que el pasado 23 de marzo, un Tesla Model X conduciendo en modo autónomo chocó frontalmente contra el extremo de la división central de la autovía por la que conducía. El accidente provocó la muerte del conductor y revivió las dudas sobre la conducción autónoma sembradas por el otro accidente mortal de Uber una semana antes.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) de Estados Unidos está investigando el accidente, mientras la empresa de Elon Musk ha emitido un comunicado asegurando que el Autopilot hasta el momento no había tenido problemas en transitar por esa sección de la autopista, y señalando directamente a una reciente modificación de la mediana como culpable de la severidad del accidente.

Sin embargo, ni este comunicado ni la aparente tranquilidad del máximo responsable de Tesla parecen haber sido capaces de frenar la tormenta perfecta que se ha despertado en torno a la conducción autónoma tras los accidentes de la empresa de Musk y Uber. Esto está provocando un debate que también podría afectar al resto de empresas que también trabajan en tecnologías de conducción autónoma.

Por si esto no fuera poco, el pasado viernes Tesla llamaba a revisión voluntariamente a 123.000 Model S por un problema en la dirección asistida, mientras que empresas de la competencia como Waymo anunciaba su primer coche de lujo con su tecnología de conducción autónoma, un Jaguar I-Pace que se convierte en competencia directa del Model S.

Este último punto es clave. Waymo de Google lleva años perfeccionando una tecnología de conducción totalmente autónoma, y sus coches realmente autónomos la posicionan como la empresa más avanzada en este sector. Por eso, el hecho de que hayan anunciado un coche eléctrico para utilizar esa tecnología es un disparo a la principal línea de flotación de Tesla, la de ser la empresa más avanzada en vehículos eléctricos, algo que ahora ve peligrar.

Con todo este cúmulo de malas noticias, las acciones de Tesla se han desplomado en bolsa hasta tal punto que el valor de la empresa en el mercado ha caído en 5.000 millones de dólares en la última semana. Para echar más leña al fuego, la agencia Moody´s ha rebajado la calificación crediticia de la empresa a bono basura sembrando aún más dudas entre los inversores sobre cuánto puede aguantar Tesla antes de empezar a resentirse por todo esto.

Todo esto Elon Musk se lo toma a broma

Ante una de las situaciones más críticas que ha afrontado Tesla en su historia, a Elon Musk no se le ha ocurrido otra cosa que aprovechar el April Fools' para bromear lanzando la noticia falsa de que Tesla está en bancarrota y él tirado en la calle con una botella de "Teslaquilla". La bancarrota, por cierto, fue según Musk a pesar de los esfuerzos de la empresa de obtener dinero por todos los medios, incluyendo la venta de huevos de pascua.

Sin duda, esta es una manera bastante osada de intentar una huida hacia adelante transmitiendo una sensación de tranquilidad ante el cúmulo de malas noticias. Pero parece difícil pensar que a los inversores esto les esté haciendo gracia mientras la empresa cae en picado en bolsa. Habrá que ver cómo son las próximas semanas, pero Tesla parece necesitar urgentemente buenas noticias.

En Motorpasion | Por qué el Jaguar I-PACE sí se debe comparar con el Tesla Model X aunque sean coches tan distintos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos