Publicidad

¿Por qué algunos artistas y discográficas quieren que el modo gratuito de Spotify desaparezca?

¿Por qué algunos artistas y discográficas quieren que el modo gratuito de Spotify desaparezca?
35 comentarios

Publicidad

Publicidad

En distintas ocasiones nos hemos hecho eco por aquí de las protestas de algunos artistas y discográficas contra el modo gratuito de Spotify. Comenzó Taylor Swift con su abandono del servicio, a lo que siguieron numerosas críticas por parte de sellos importantes. ¿Por qué? Ellos dicen que la música debe ser de pago, ya que las suscripciones gratuitas con anuncios les restan ventas. Pero ésta puede no ser la única razón.

El diario Wall Street Journal publica hoy un completo artículo que nos ayuda a explicar, con cifras, otro de los principales motivos de esta oposición. Según un análisis de Audiam, compañía que trabaja para algunos proveedores de música para ayudar al cobro de los royalties digitales, cada reproducción de una canción en Spotify Premium reporta una media de 0,68 céntimos de dólar en ingresos para la dicográfica mientras que, si hablamos de la modalidad gratuita de Spotify, esta cantidad baja hasta los 0,14 céntimos.

Dos "botes" de dinero diferenciados

Este párrafo del artículo del Wall Street Journal es la clave para entender cómo reparte Spotify el dinero entre los artistas:

Spotify, bajo los términos de sus acuerdos con las compañías de música, calcula los royalties creando dos "botes" de dinero separados para los ingresos del plan de pago y el plan gratuito. Después, dividen cada bote entre los miles de millones de canciones que reproducen sus usuarios. Como las suscripciones generan mucho más dinero que el servicio gratuito, el bote de las suscripciones es mucho mayor.

Esto es especialmente relevante si tenemos dos cosas en cuenta. La primera es que, según dichas estadísticas, se reproducen más o menos las mismas canciones en total si tenemos en cuenta las que escuchan los usuarios de pago y los usuarios premium. La segunda es que, aunque posee 60 millones de usuarios y sólo 15 millones de ellos son de pago, los ingresos por las suscripciones superan con mucho a los de la publicidad.

Si hablamos de datos de 2014, ingresaron 982,9 millones de euros como pago de las cuotas Premium y sólo 98,9 millones por publicidad que ven las cuentas gratuitas. A mayores ingresos, más cantidad a repartir entre los poseedores de los derechos (otra de las quejas de los artistas, ya que Spotify paga en función de sus ingresos y no un precio fijo). Si además decimos que las reproducciones son las mismas... Lógicamente, al repartir una cantidad mayor, como la de las suscripciones, cada discográfica recibirá una mayor cantidad. Por eso el modo gratuito no les reporta grandes beneficios, mientras que sí el de pago.

La versión de Spotify sigue siendo la misma de siempre: cuantos más usuarios del plan gratuito tengamos, más posibilidades tenemos de conseguir que se pasen al plan premium. De momento ese discurso les ha servido, pero habrá que ver cómo evoluciona esta polémica con el tiempo, con cada vez más discográficas señalando a los servicios de suscripción gratuita como los grandes culpables de todos los males de la música moderna... justo tras la descargas.

En Xataka | Spotify y los servicios de suscripción de música online son máquinas de perder dinero

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir