Compartir
Publicidad
Microsoft ha aprendido a amar a sus (ex) enemigos, y eso puede ser su salvación
Servicios

Microsoft ha aprendido a amar a sus (ex) enemigos, y eso puede ser su salvación

Publicidad
Publicidad

Esta no es la Microsoft que conocíamos. Lo hemos repetido en varias ocasiones, pero desde que Satya Nadella asumió el cargo de Chief Operating Officer, muchas cosas han cambiado en una empresa que antes iba a lo suyo y que ahora, sorprendentemente, va mucho más a lo de los demás.

Lo vimos ayer con un despliegue de características que invitan a los usuarios de Windows 10 a trabajar con otros tipos de plataformas en su rutina diaria, sean las que sean. Microsoft ama Android, ama iOS y, desde luego, ama Linux. Y eso nos gusta.

Una actualización de Windows 10 realmente jugosa

Esa podría ser la conclusión de buena parte de lo que Microsoft presentó ayer durante la segunda keynote de su conferencia Build 2017. En ella los responsables de la firma fueron desgranando algunas de las novedades que llegarán con la Fall Creators Update, la gran actualización que llegará en otoño y de la que ya conocemos unos cuantos detalles.

Fall

En esa actualización hay desde luego novedades que hacen honor a esa denominación en la que el papel de los creativos y diseñadores vuelve a ser relevante. El nuevo Windows Story Remix, la evolución de Movie Maker, es el mejor ejemplo.

Protagonista en esta actualización será desde luego el debut del nuevo lenguaje de diseño de Microsoft, llamado Fluent Design System. Las transparencias ("material acrílico", lo denominan en Redmond) vuelven al sistema operativo de Microsoft, que comienza a abandonar Metro como pilar fundamental de su interfaz visual.

Es aún pronto para valorar cuál será el impacto de este nuevo componente, pero como afirmaban sus responsables en una sesión posterior en el día de ayer, la idea es pasar "de un lenguaje de diseño plano a uno inmersivo y multidimensional".

Pen

Habrá especial impacto del diseño adaptable a todo tipo de dispositivos, pero también al soporte de los stylus, o como dicen en Microsoft, de la "tinta" (Ink) para interactuar con mucha más potencia en cualquier pantalla y con cualquier aplicación a la hora de hacer anotaciones.

Hay más y desde luego habrá mucho más en cuanto a cambios internos en Windows 10 en los meses que restan. Y sin embargo puede que todo esto sea lo menos importante de todo, y que lo realmente crucial sea cómo Microsoft apuesta más que nunca por la interoperabilidad.

Adiós a las murallas entre Windows 10, iOS y Android

Hace tiempo que Apple presentó al mundo las características Handoff y Continuity, que permitía ir cambiando de dispositivo de trabajo (u ocio) de forma transparente y automática. Si dejabas de hacer una cosa en tu iPhone, podrías seguir donde lo dejaste en tu iMac o MacBook Pro, y viceversa. Las combinaciones con dispositivos iOS y macOS (antes OS X) hacían que ese flujo de trabajo fuera ininterrumpido sin importar el smartphone, tablet, portátil o PC de sobremesa de Apple que usaras.

En Microsoft han querido retomar esa idea, pero llevándola aún más allá. Su tecnología Microsoft Graph se aprovecha de la nube (OneDrive) y de Cortana para hacer que esa continuidad en el flujo de trabajo funcione entre distintas plataformas, y no solo entre dispositivos Windows 10.

¿Qué significa eso? Pues como revela el vídeo de esa parte de la keynote, que la característica llamada Timeline puede aportar algo realmente llamativo: dejar de trabajar en algo en un ordenador, apagarlo, y poder retomar ese trabajo en otro dispositivo, por ejemplo un iPhone. La explicación de Joe Belfiore en el vídeo es contundente, y la utilidad de ese "gestor de tareas supervitaminado" podría ser fantástica.

Timeline

Es importante señalar aquí que esa interesante característica funciona con independencia de la plataforma (compatible con Windows 10, iOS y Android de momento, veremos si en el futuro añaden macOS), pero que para poder aprovecharla necesitaremos usar de forma activa Cortana y OneDrive en esos dispositivos. Ese requisito es desde luego llamativo, porque hace que tengamos una poderosa razón para utilizar estas alternativas y no otras como Google Drive o iCloud para la nube, o Google Now y Siri como asistentes de voz. Buena jugada, Microsoft.

A esa interoperabilidad con Android e iOS se le suman otras novedades importantes, como la capacidad de desarrollar y testear aplicaciones de iOS sin necesidad de un Mac. La nueva herramienta Xamarin Live Player permite usar Visual Studio para todo el ciclo de trabajo que normalmente se seguía en los Mac, aunque el paso final (enviar a aplicación a la App Store) si hace necesario usar un equipo basado en macOS/OSX.

El amor de Microsoft por Linux no para de crecer

A ese ataque por los flancos que Microsoft sigue realizando en las plataformas móviles más utilizadas del planeta se le une su creciente soporte a Linux. Veíamos esa dedicación en el primer día de las conferencias con el foco que Azure ha puesto en el soporte de Linux, pero también ayer en esa segunda keynote en la que vimos como su Windows Subsystem for Linux (WSL) llegaba con novedades importantes.

Ubuntususefedoraw10

La más llamativa, la llegada de Ubuntu a la Windows Store, lo que hará más fácil la instalación de este componente si los usuarios de Windows 10 quieren aprovecharlo.

No solo eso: en los próximos meses se añadirá también el soporte para SuSE y Fedora además del que ya existe para Ubuntu, y de hecho será posible que tu máquina con Windows 10 pueda instalar estas tres "imágenes" de estas conocidas distros Linux para trabajar con ellas concurrentemente a la hora de desarrollar aplicaciones o probar todo tipo de servicios. Y siempre con un Windows 10 detrás que actúa como "pegamento" de esa experiencia.

Este soporte de ese "modo consola" oficial de estas distribuciones (sobre el cual los usuarios luego pueden usar incluso entornos gráficos y gestores de ventanas) no hace más que certificar el interés que Microsoft tiene en atraer no solo a desarrolladores Open Source, sino también a las futuras generaciones, que gracias a este tipo de característica podrían aprovechar Windows 10 como entorno educativo para enseñar a desarrollar aplicaciones bajo Linux.

Ubuntu

Todas estas mejoras demuestran ese cambio radical de Microsoft, una empresa que hace pocos años parecía imposible que diese pasos de este tipo, y que ahora está totalmente inmersa en esa interoperabilidad. Parece que en Redmond han querido hacer caso del famoso "ten cerca a tus amigos, pero aún más cerca a tus enemigos". Buena estrategia, y una de la que nos alegramos, desde luego.

En Xataka | Microsoft y Linux: del odio al amor

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos