Esto no lo ha escrito una mano humana: cómo los deepfakes logran imitar (y crear) caligrafías imposibles

Captura De Pantalla 2023 01 27 A Las 12 12 02
8 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Bruce Willis ya no necesita trabajar. Una inteligencia artificial puede hacer su papel, y la tendencia parece ir ganando peso en todos los ámbitos del mundo del cine, incluido el doblaje. Los deepfakes son cada vez más fácil de detectar tanto en vídeos como en imágenes o voces sintetizadas, y ahora tenemos otro campo en el que se vuelven sorprendentes: la escritura caligráfica.

Esa letra no es la mía (ni la de nadie). Una aplicación web llamada Calligrapher.ai permite que cualquiera pueda escribir una frase corta para que luego una red neuronal la transforme en una singular caligrafía que parece ciertamente humana.

Letra
Hemos superpuesto varios resultados sobre la misma imagen variando los distintos parámetros que ofrece esta singular herramienta.

De tipografías descargables, nada. Existen tipografías en internet y en procesadores de texto que tratan de imitar ciertos estilos de caligrafía. En todos ellos al final las letras acaban siendo duplicados unas de otras y es fácil detectar que esos textos no los ha escrito un humano, pero aquí la cosa es distinta, porque como se puede ver en la imagen, la misma letra tiene distintas formas en según qué palabra.


Captura De Pantalla 2023 01 27 A Las 11 56 46
Ups.

Cómo funciona. El sistema dibuja las letras basándose en una serie de pesos estadísticos calculados por una red neuronal recurrente (RNR) que ha sido entrenada con una base de datos caligráfica. El entrenamiento está centrado en el inglés, y se hace un lío importante cuando tratamos de probar con palabras con tilde o con las eñes propias del español.

Un viejo descubrimiento. En realidad Calligrapher.ai no es un desarrollo novedoso. Su autor, Sean Vasquez, es un investigador en el ámbito del aprendizaje automático y creó este sitio web en 2020 tras leer un estudio de un ingeniero de Deepmind de 2013.

Robots escritores. Ya no es que sistemas de inteligencia artificial puedan escribir textos de forma sorprendente —imposible no mencionar a ChatGPT—, es que lo de que los robots escriban por nosotros. Con los avances logrados en campos como los citados inicialmente, no parece que la inteligencia artificial tenga problemas para imitar cada vez mejor

Comentarios cerrados
Inicio