Compartir
Publicidad

Freecom Mediaplayer WiFi, disco duro multimedia, lo hemos probado

Freecom Mediaplayer WiFi, disco duro multimedia, lo hemos probado
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el mercado, de forma resumida podemos encontrar tres tipos de discos duros: el que usamos sobre la mesa de trabajo para disponer de copias de seguridad, el que llevamos con el portátil (como el Passport de WD) y el que podemos mantener cerca de un televisor para reproducir los archivos multimedia que almacena. Son los llamados discos duros multimedia, y en Xataka estamos repasando lo que hay que tener en cuenta para comprarlo.

Nosotros hemos probado durante unas semanas una de las mejores opciones del mercado del tercer tipo de disco duro. Se trata del modelo Freecom Mediaplayer de 400 GB con conectividad WiFi. No es el producto perfecto pero ha cumplido con creces las expectativas.

Freecom Mediaplayer WiFi, disco duro multimedia

El Freecom Mediaplayer es un disco duro multimedia, es decir, que no solo almacena contenido sino que es capaz de reproducirlo, que usa discos duros que podemos reemplazar nosotros mismos. Se trata pues de una solución muy interesante en este aspecto pues en caso necesario, podemos quedarnos con la carcasa y la conectividad y ampliar la capacidad u otros aspectos del disco duro que viene por defecto, de 400 GB.

El disco duro tiene unas medidas de 58x190x155 mm, dentro de la media de este tipo de equipos, y pesa poco más de un kilogramo. Dispone de una base para colocarlo.

En el frontal disponemos de los controles básicos pero hubiera estado bien incorporar por ejemplo un lector de tarjetas para poder visualizar fotos de forma rápida o incluso copiar un vídeo con este método de forma veloz. Sin embargo, gracias a su conectividad WiFi, su punto fuerte, no lo vamos a necesitar.

P1030445.jpg

Tampoco cuenta el equipo con pantalla LCD externa, pero sinceramente en ningún momento la hemos echado de menos, pues nada más encenderlo ya lo estábamos controlando desde el televisor con ayuda del mando a distancia.

El disco se conecta al ordenador mediante cable Ethernet, WiFi o USB 2.0. Las salidas son básicas, contando con una S-Video, vídeo compuesto y vídeo por componentes. Echamos mucho en falta una salida HDMI, principalmente porque nos permite reproducir vídeo hasta 1080i, aunque realmente esta conexión no es necesaria pues podemos conectar el equipo a un televisor HD con la salida de vídeo por componentes. El audio lo podemos obtener con la salida estéreo RCA o la digital óptica.

Uno de sus puntos fuertes es que podemos formatear el disco duro bien en FAT32 o en NTFS. Viene con los drivers para Windows pero no para Mac ni Linux.

Funcionamiento del disco duro multimedia

Sin ninguna complicación en el software incluído, el manejo de este disco duro Freecom ha sido muy sencillo. Incluso un niño de 5 años pudo manejarlo tras una brevísima explicación de los comandos más básicos.

La interfaz es muy simple y clara y se asemeja a la organización por carpetas del PC.

P1030452.jpg

Los archivos que es capaz de reproducir son los justos, entre ellos AVI, WMA, OGG, MP3, Divx, Xvid, MPEG 1 y 2 y fotos en JPEG. El funcionamiento es muy silencioso, no se oye nada cuando está en marcha ni leyendo datos, y la velocidad de lectura y escritura es buena. El contenido de un DVD, unos 4.5 GB, es capaz de moverlo en unos 4 minutos de media. Para empezar a hacerlo funcionar pasa más de un minuto.

Como hemos dicho es capaz de reproducir vídeo hasta 1080i, pero no brilla precisamente en ese aspecto. La reproducción es de una calidad normal, suficiente pero no espectacular.

Lo más destacado del disco duro multimedia

De este disco duro, que tiene un comportamiento bueno en general, hay que destacar sin duda su conectividad Ethernet y sobre todo, la WiFi, que nos permite leer y acceder a archivos que estemos compartiendo en nuestro ordenador de sobremesa. Es sin duda su punto fuerte y el que más nos ha gustado.

La conectividad funciona muy bien y la reproducción no presentaba ningún salto. Además, podemos introducir contenido mediante el puerto USB incluído, eso sí, en la parte de atrás. También tenemos la opción de su salida DVI.

P1030447.jpg

También es de agradecer tal y como hemos mencionado ya, que el disco duro lo podamos reemplazar nosotros mismos.

Aspectos a mejorar del disco duro multimedia

Ya hemos destacado de este disco duro multimedia Freecom una serie de aspectos, pero ya advertimos que no era perfecto. Aunque hay que decir que ninca existe el gadget perfecto.

En el caso que nos ocupa nos hubiera gustado mucho la inclusión de una ranura para tarjetas de memoria, así como una conexión HDMI para no tener que depender de tantos cables a la hora de conectar al televisor y por supuesto pensando en la alta definición.

También sería un punto a su favor que pudiera grabar directamente contenido del televisor, lo que lo convertiría en una seria alternativa a los grabadores de disco duro sobremesa, y ganaría peso como centro multimedia.

El precio del equipo que hemos probado es de unos 350 euros, pudiendo adquirir solo la carcasa por 100 200.

Más información | Freecom.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos