Robots autónomos voladores capaces de recolectar fruta: así promete Tevel atajar la falta de temporeros

Robots autónomos voladores capaces de recolectar fruta: así promete Tevel atajar la falta de temporeros
54 comentarios

“Estamos aquí para echar una mano”. El eslogan es de Tevel Aerobotics Technologies, una compañía tecnológica de Israel, y llama la atención porque —a su manera— la firma efectivamente echa una mano a sus clientes, aunque no una forma convencional. Su robot autónomo de recolección es capaz de detectar la fruta madura en los árboles y dispone de un brazo que retira las manzanas, aguacates o naranjas, por ejemplo, directamente de las ramas, volando a su altura.

Además de un gancho que le permite agarrar la fruta, el robot autónomo volador —FAR, en sus siglas en inglés— de Tevel incorpora inteligencia artificial para identificar y recolectar las piezas una vez están en su punto adecuado de maduración. Según detalla, gracias a la IA localiza los árboles y reconoce la fruta que puede retirarse entre el follaje atendiendo a aspectos como su tamaño o color. Una vez ha fichado su “presa”, el FAR busca la mejor forma de aproximarse y estabilizarse. Los robots están conectado a vehículos autónomos que suministran energía.

Trabajador incansable, de día y noche

La compañía israelí asegura que sus robots pueden adaptarse a explotaciones de todos los tamaños y no oculta su vocación de extenderse a nuevos mercados y probar suerte a nivel internacional. En su página web oficial avanza que “el año que viene se llevarán a cabo pruebas piloto en España, Estados Unidos e Italia” en plantaciones de manzanos de más de 100 hectáreas.

De momento, avanza vídeos e imágenes que muestran cómo funciona el FAR. Además del robot en sí, la compañía dispone de una herramienta de gestión que permite controlar parámetros como el tipo de fruta que se recolecta, las unidades, el tiempo, el peso o el coste. Su objetivo —detalla la propia Tevel— es evitar que haya mercancía que acabe pudriéndose o malvendiéndose. De hecho, asegura que el dispositivo está preparado para trabajar tanto de día como de noche.

“Nuestros robots autónomos voladores para la recolección de frutas cubren las necesidades de mano de obra no satisfechas en el momento adecuado y a un menor coste”, asegura la empresa, que dibuja su futuro recurriendo a argumentos como el aumento de las explotaciones o el descenso del empleo agrícola. Según los datos que expone la propia compañía, la tierra dedicada a la producción de frutas a nivel global se duplicará hasta alcanzar los 140 millones de hectáreas en 2050; mientras, el empleo en el sector se reducirá, durante el mismo tiempo, a más o menos la mitad.

567

“La escasez de recolectores hace que más del 10% de las frutas en todo el mundo no se recojan, lo que equivale al consumo anual de la UE”, zanja la firma israelí, que recalca, en cualquier caso, que sus dispositivos buscan “complementar” el trabajo de los operarios y no “sustituirlos”. La pandemia y su impacto en las explotaciones, en las que ha complicado la contratación de mano de obra con la documentación en regla y las opciones de alojamiento para los temporeros, ha coincidido con un aparente aumento de interés en la labor de Tevel, compañía fundada en 2017.

Hace justo un año Kubota, multinacional japonesa dedicada a la fabricación de maquinaria agrícola, anunciaba su decisión de respaldar financieramente a la firma israelí. No fue la única que se embarcó en el proyecto. AFN detalla que la compañía logró atraer la atención de otras empresas del sector y recaudar alrededor de 20 millones de dólares en fondos. “La crisis del COVID-19 ha agravado aún más la escasez de mano de obra y aumentado el riesgo en la producción de frutas al limitar la disponibilidad de trabajadores migrantes. Por lo tanto, la solución de Tevel aumenta la seguridad alimentaria global al proporcionar una cadena de suministro confiable”, razonaba Kubota.

Tevel no es en cualquier caso la única que ha captado la atención de los inversores. Hace solo días The Times apuntaba cómo Silicon Valley está destinando miles de millones a la agricultura con robots en un escenario de escasez de trabajadores que está afectando a zonas con grandes explotaciones, como California. Algunos estudios señalan incluso crecimientos exponenciales en un sector que incluye también otros dispositivos, como tractores sin robot o dispositivos de ordeño.

Imágenes | Tevel

Temas
Inicio