Publicidad

Ninebot mini, el Segway de Xiaomi

Ninebot mini, el Segway de Xiaomi
25 comentarios

Publicidad

Publicidad

Además de presentarnos una tele 4K con sorpresa en la barra de sonido, Xiaomi tenía ganas de marcha para empezar la semana y nos muestran un producto completamente diferente en su extenso catálogo: Ninebot mini.

Estamos ante un vehículo de dos ruedas en el que la dirección la marcamos con el balanceo del cuerpo, completamente eléctrico, con una pinta extremadamente parecida a un Segway. Pues es eso, pero tranquilos, Ninebot no se va encontrar problemas de patentes y licencias ya que ha sido concebido en colaboración con los creadores de Segway (ahora en manos de la china Ninebot Inc).

Hugo Barra y las redes sociales no cuentan demasiado sobre el Ninebot mini, pero vamos a intentar recopilar lo que vamos encontrando. Por lo pronto sabemos que su autonomía se va hasta los 22 kilómetros, y es capaz de llegar a los 16 kilómetros por hora, o subir pendientes de hasta 15 grados.


Hugo Barra - algo así como el representante de la marca para el resto del mundo - hace hincapié en la resistencia de su cuerpo, confeccionado en aleación de magnesio. El dispositivo pesa 12,8 kilogramos, que para soportar nuestro peso y llevar unas buenas baterías, no está nada mal.

La principal diferencia con un Segway la encontramos en la altura, el recorrido de la barra vertical no llega más alto que nuestras rodillas. Comentar que en el frontal hay una ristra de leds para iluminar el camino, y se puede relacionar con nuestro smartphone mediante una aplicación.

Otro de los puntos fuertes del dispositivo parece que está en el precio, para los que puedan comprarlo: Xiaomi va a pedir por él 1.999 yuanes, que al cambio es algo así como 300 euros.

12106935 10153017440926612 2695905336527578240 N
Captura De Pantalla 2015 10 19 A Las 11 31 52
12115607 10153017440951612 2466416133002127443 N

En Xataka | El fenómeno Xiaomi explicado en siete cifras

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir