Publicidad

Después de haber estudiado una ingeniería, esto es lo que recomiendo comprar
Ordenadores

Después de haber estudiado una ingeniería, esto es lo que recomiendo comprar

Hemos debatido ya sobre si es mejor una tablet que un Chromebook, hemos elaborado una guía de compra con varios ordenadores portátiles para todo tipo de usos e incluso tenemos una recopilación de accesorios que seguramente te vengan muy bien de cara a retomar los estudios. A nivel técnico os hemos presentado ya numerosas opciones de dispositivos que os pueden ser más útiles, pero ahora llega lo más difícil: decidir qué comprar.

Si vas a empezar o retomar pronto la Universidad, te interesará seguir leyendo. A continuación os ofrecemos varios consejos prácticos que os recomendamos tener en cuenta a la hora de elegir qué cacharrito electrónico comprar para acompañarte a clase gracias a los testimonios de otros actuales o antiguos estudiantes que son editores de otros blogs de la casa y, como tú, en su día se tuvieron que plantear la misma cuestión.

¿Qué dispositivo escoger y por qué?

Ordenadores

Nunca sabes lo que importa el peso de un dispositivo hasta que tienes que cargar con él en jornadas maratonianas de hasta 12 horas en la Universidad. Y créeme, si estudias una ingeniería, lo más seguro es que entre clases, prácticas, trabajos en grupo y tutorías haya días en los que estés, como suele decirse, de 8 de la mañana a 8 de la noche. Ahora imagínate estar cargando al hombro (con bandolera o mochila, recomiendo mochila) con 3 kilos de portátil.

Al igual que con lo del peso, nunca habrás valorado lo suficiente la autonomía de un portátil hasta que te toque pelearte por los pocos enchufes que hay en tu clase. Las universidades, o al menos las que tienen instalaciones de hace unos cuantos años, no están preparadas para que todo el mundo lleve dispositivo con el que enchufarse. Y llevar una regleta en la mochila tampoco es la mejor solución, aunque reconozco que yo lo he hecho en más de una ocasión...

Dos factores importantísimos: autonomía (para no pelearse por los enchufes) y peso (tendrás que cargar con él)

En mi caso, y en mi época de estudiante de Ingeniería de Telecomunicaciones, mi principal opción fue un pequeño netbook Dell de 11 pulgadas que me garantizaba poco peso. ¿Por qué no una tablet que es más cómoda y manejable? Depende del uso que quieras darle. Si en tu universidad las salas de informática de libre acceso son escasas o tienen ordenadores "patata", un equipo en el que puedas realizar las prácticas (y que por tanto requiera software específico) en ratos muertos es la mejor opción. O al menos lo fue para mí. El problema de esta opción es que necesitas otro equipo en casa si tienes pensado utilizarlo mucho, ya que las 11 pulgadas terminan pasando factura a la vista.

¿Llevar un ordenador a la universidad o dejarlo en casa? Yo ya he explicado los motivos por los que los últimos años lo llevaba, pero lo cierto es que durante los primeros cursos me limitaba a llevar los apuntes impresos sin mayor problema (también es verdad que el uso de portátiles en la universidad entonces no estaba tan extendido). Aquí, de nuevo, es cuestión de preferencias: habrá gente que lo tenga en casa, en cuyo caso no importa mucho el peso y la autonomía, y otros que no se separen de él durante el día. Si eres de los que prefieren la primera opción, una tablet en la que puedas llevar los apuntes puede ser otra alternativa a considerar si no quieres ir cargado con libros y libros.

¿Y qué dicen el resto de antiguos estudiantes de ingeniería a los que hemos preguntado?

  • Guillermo Julián Moreno (Ingeniería Informática y Licenciatura en Matemáticas): "En cuanto a portátil, he ido con Apple desde el principio: primero un Macbook de segunda mano y luego un MBP Retina que actualicé en 4º, el año pasado, ambos de 13". En Informática un *nix es imprescindible, al menos en mi caso. La duda estaba entonces entre coger un portátil Windows e instalarle Linux o coger un Apple. Me decanté por la segunda opción porque, habiendo toqueteado ya mucho Linux, prefería tener algo que funcionase bien sin que yo tuviese que dedicarle demasiado tiempo a modificarlo/dejarlo todo listo. El hardware también es un punto importante: como iba a estar en danza todo el día, quería algo no muy pesado, con teclado y trackpad decentes y con batería suficiente. Con esas restricciones, los Macbook están en muy buen lugar frente al resto de portátiles Windows incluso teniendo en cuenta el precio. De momento me han ido muy bien (salvo los cargadores, que duran poquísimo y se rompen enseguida)."

  • Miguel López (Ingeniería Técnica Informática): "Utilicé una Palm antigua que no me convenció (difícil sincronización) y después mi iPhone para organizarme la agenda. Tenía un PC que luego terminó convirtiéndose en un iMac ya que hice el cambio de plataforma en plena carrera, y en la universidad utilizaba los ordenadores de la biblioteca para poder trabajar. Luego llegó mi primer portátil, un MacBook con procesador Intel Core 2 Duo de tercera mano, que en un par de años pasaría a ser un MacBook Pro nuevecito de quince pulgadas. Ese ordenador sigue cumpliendo su cometido después de que mi madre lo haya heredado."

  • Maitane Eguizabal (Ingeniería de Organización Industrial): "Lo que principalmente he utilizado han sido un par de ordenadores portátiles, ambos Toshiba, y verdaderamente los dos me han funcionado a las mil maravillas. El segundo de ellos es con el que realmente he realizado el grueso de la carrera y es un Satellite L630 de 13’’, un tamaño ideal para poder llevar y traer de la universidad sin demasiado engorro. Además las 13 pulgadas benefician el peso del portátil, quité un par de pulgadas del anterior portátil y mi espalda lo agradeció."

  • Mikel Cid (Ingeniería Informática): "Empecé la carrera usando de los primeros eeePC de Asus, los netbook pequeñitos. El primero de ellos me duró más bien poco, sobre todo porque tenía muy poca memoria y menos le quedó al tener instalados a la vez Ubuntu y Windows. De ahí pasé a un netbook con mayor capacidad, pero a la hora de programar y hacer diagramas se quedaba escaso, tanto por velocidad como pantalla, por lo que pasé a un Sony Vaio de 15.6 pulgadas, no especialmente de gama alta pero más que suficiente."

  • Pablo Espeso (Ingeniería Técnica Informática): "Básicamente me compré un portátil con unos ahorros que tenía de familia de cuando era pequeño. Era un Macbook, uno de los primeros Macs con chips Intel que por entonces estaba de moda debido precisamente a ello. Fue una pieza cara y en cierto punto me arriesgué, pero me salió muy bien ya que me aguantó sin problemas durante prácticamente toda la carrera. Creo que si quieres comprar un portátil para que te dure unos cuantos años (hablo de 3+ años) es recomendable ir a por un producto de gama alta, sea Apple o de otra marca. Es una inversión que merece la pena."
  • Sergio González (Ingeniería Industrial especialidad en Electrónica): "La calculadora programable se convirtió en mi mejor recurso en la universidad. Una Hewlett Packard 49G que permitía sacar adelante buena parte de funciones y gráficas. Otro recurso indispensable, un portátil Windows (Acer de 15”) que me bastaba para programar o preparar diseños de circuitos."

¿Y el sistema operativo?

Linux

Con la existencia de máquinas virtuales, y teniendo un equipo potente, realmente éste apartado no suele ser un problema siempre que estemos hablando claro de sistemas operativos de escritorio. De nuevo, y en mi caso, la mayoría de programas que tenía que utilizar funcionaban únicamente en Windows. Entre ellos varios que habían creado los propios profesores y ni siquiera se ejecutaban en Windows 7... pero esa ya es otra historia.

Por simplicidad, mi equipo funcionaba con Windows 7 por defecto aunque también instalé Ubuntu para algunas asignaturas que lo requerían. Mi recomendación, si vas a estudiar una carrera técnica, es que dispongas de un equipo con Windows instalado, lo necesitarás para hacer prácticas. En el caso de que estudies informática esto puede cambiar un poco, como nos explican algunos de nuestros compañeros. ¿Qué software han escogido ellos y por qué ese y no otro?

  • Guillermo Julián Moreno: "OS X, aunque desde Mavericks no actualizo a nuevas versiones (no les veo novedades que me vengan bien y suelen dar problemas con las herramientas de desarrollo que uso). La razón es la que comentaba antes: sé que funciona sin tener que dedicarle demasiado tiempo a modificarlo y arreglarlo. Además, tiene aplicaciones muy buenas que no tienen contrapartida en Linux (se me ocurren iTerm, BetterTouchTool, Alfred, Skim o Airmail, así a bote pronto). Al final, con OS X puedo trabajar muy rápido y sin que el sistema se ponga en mi camino."

  • Miguel López: "OS X, por ser más intuitivo y sencillo de mantener que Windows. Por exigencias de la carrera en algunas ocasiones usaba una máquina virtual con Ubuntu Linux o Windows."

  • Maitane Eguizabal: "Mi portátil ha pasado por los tres últimos Windows, la versión 7, la 8 y finalmente este julio la 10. Nunca he tenido ningún problema con ellos y jamás me han colapsado ningún programa de la universidad. También he utilizado Ubuntu para desarrollar programas de automatización de procesos en los que he necesitado simulador de pantalla, en este caso recomendado por mi profesor. Al parecer el resto de sistemas podían causar algún problema al ejecutar el código."

  • Mikel Cid: "Por un lado Windows XP y por otro la última versión LTS de Ubuntu. A la hora de programar usaba Windows, el programa que usábamos más habitualmente era Eclipse, mientras que Ubuntu lo usaba exclusivamente para las asignaturas relacionadas. La razón de usar Windows fue simplemente que era el sistema operativo con el que ya estaba familiarizado y con el que no tendría problemas para trabajar."

  • Pablo Espeso: "Mac OS X y precisamente porque por entonces los primeros Macbook con chips Intel prometían compatibilidad con Windows, algo esencial en caso de que fuese necesario en algún momento. Con OS X tenía la posibilidad de tirar de línea de comandos UNIX/Linux de forma fácil y sencilla, o de instalar un bootcamp para tener Windows o Linux. Durante un tiempo tuve una segunda partición con un Ubuntu, pero prácticamente la instalé y no la volví a utilizar nunca más. OS X es un sistema que toma un poquito de todo. Es fácil de instalar, configurar y utilizar, y si bien es cierto que en software es más limitado que Windows, para mi carrera es ideal ya que se usa mucha línea de comandos. Parecía la mejor opción, y puestos a darse un caprichín los Macbook de la época eran tremendos equipos en calidad/precio."

  • Sergio González: "Windows. También utilicé Linux, y en la escuela me tocó lidiar con SO más obsoletos hasta Windows NT (2000) (muchos programas no funcionaban en versiones más actuales)."

Sé listo con el software

Matlab

Vale, ya tienes equipo y sistema operativo, ¿qué software necesitas ahora? Esto ya dependerá de tu carrera. Lo mejor es que eches un vistazo a la documentación online que tenga cada asignatura: allí te suele indicar qué programas se utilizan. En mi caso, Ingeniería de Telecomunicaciones, pasaba horas y horas frente al Matlab. Y, claro está, una suite ofimática es imprescindible. ¿Open Office? Puede que te entre la tentación, pero si tienes que editar un documento entre varias personas (como trabajos en grupo) es un caos. De nuevo, y por simplicidad, yo opté por Microsoft Office.

Aquí me gustaría hacer también un pequeño inciso: tanto para Office como para Matlab y otros muchos programas, necesitarás una licencia. Consulta en la web de tu universidad porque en muchos casos tienen acuerdos con las empresas que desarrollan este software y puede que tengan licencias gratuitas para los estudiantes. La Universidad de Oviedo, por ejemplo, tiene un acuerdo con Microsoft, por el que tenemos acceso gratuito a Office 365.

Entérate de los acuerdos que tiene tu universidad con algunas empresas de desarrollo de software y no te olvides de los descuentos para estudiantes

Ante la duda siempre puedes preguntar al profesor de la asignatura para el que lo necesites, aunque por experiencia esto no suele ser demasiado útil y suele terminar con un "búscate la vida". Otra opción, si hay un software que te interesa mucho pero tu universidad no te lo ofrece, es que consultes si ofrecen descuentos para estudiantes. En algunos casos hay hasta versiones gratuitas. En la página web de cada programa encontrarás toda la información.

¿Qué software utilizaron más nuestros compañeros y cómo lo adquirieron?

  • Guillermo Julián Moreno: "Si fuese por cantidad de uso, Sublime Text e iTerm (editor de texto y terminal). Especialmente Sublime, que con los plugins que tiene lo uso para todo: desde programación hasta escritura de documentos y toma de apuntes (usando LaTeX). Alfred también me viene genial como lanzador: es rapidísimo, prácticamente instantáneo. Consejos de compra no tengo ninguno, como mucho diría que no hay que ser reacio a comprar programas si nos van a ahorrar mucho tiempo."

  • Miguel López: "Smultron es un buen editor de código para Mac, para aquellos que necesiten programar."

  • Maitane Eguizabal: "Mi consejo sería que preguntasen a los profesores de la universidad, sobre todo de las materias relacionadas con la programación, electrónica o mecánica, ellos son los que mejor pueden aconsejar, ya que son los que realmente conocen las prestaciones que un software tiene que tener para soportar cada uno de los programas que se necesitan en la carrera."

  • Mikel Cid: "En mi caso, que estudié en la Universidad del País Vasco, no fue necesaria la compra de ningún software. El software para programar es de por sí gratuito y además de poder recurrir a suites ofimáticas libres, teníamos acceso a un catálogo amplio de software de Microsoft de manera gratuita (Office incluido) por un acuerdo que tenía con la universidad."

  • Pablo Espeso: "Curiosamente, el 'Terminal' para ejecutar los comandos del software. Afortunadamente el software básico de la carrera de informática está disponible en OS X, con lo no hay mayor problema (aunque de vez en cuando se echa en falta alguna opción de software)."

Prepara accesorios

Usbs

Una memoria USB metida siempre en el estuche. Ése fue mi lema durante esos años y nunca me arrepentí. Es ideal para guardar las prácticas cuando tienes que utilizar alguna sala informática obligatoriamente y también para pasar cosas a tus compañeros. Eso sí, cuidado dónde lo enchufas: puede que los ordenadores de libre acceso de la universidad estén cargaditos de malware. Haz siempre una copia: un buen día, al enchufar el lápiz a la torre, ésta me borró el contenido por completo. Por suerte, tenía la información en otro lugar.

"Pero si yo uso Dropbox". Cada uno puede usar lo que quiera, pero ¿y si te toca un aula donde no hay Internet o la red no funciona bien? En mis clases era algo común. Además, y aunque quizá yo sea demasiado paranoica, yo personalmente nunca me identificaba en ninguna cuenta propia si no era en mi ordenador. Por supuesto, tampoco lleves información confidencial o demasiado personal (como copias de fotos) en las memorias USB.

Respecto a la calculadora, aquí depende y mucho de tu carrera: ya vimos cómo antes Sergio nos comentaba que la usaba mucho (me consta que en las carreras Industriales es un must y se necesitan modelos potentes y programables). Yo la utilicé lo justito: para operaciones más o menos básicas en los exámenes y poco más, así que me sirvió con una calculadora Casio sencilla (Casio FX-570ES Plus) que, eso sí, podía trabajar con números complejos. Para representaciones gráficas recurría directamente a Matlab. Siempre puedes preguntar a los profesores o a compañeros de cursos superiores, a ver qué te recomiendan.

¿Y nuestros compañeros de Weblogs SL, qué accesorios utilizaron? Veamos:

  • Guillermo Julián Moreno: "Un USB de 8 GB que siempre llevo en la mochila por si lo necesito para pasar archivos de un sitio a otro. No he usado más dispositivos electrónicos: las tablets nunca me han convencido y con Dropbox no he tenido necesidad de preocuparme por discos externos ni nada parecido."

  • Miguel López: "Un disco duro externo para guardar copias de seguridad y un pendrive USB en el que tenía una versión portable de Chrome y Firefox para usar en los ordenadores de la biblioteca de la universidad. Dependiendo de la conectividad que tengas en la universidad, quizás también te interese comprar un punto de acceso wifi para usarlo con cualquier clavija ethernet que encuentres (las bibliotecas con muy grandes y los routers que colocan para dar señal inalámbrica no suelen ser todo lo eficaces que deberían). Pero antes de hacer eso, consulta con la facultad si las reglas permiten usar puntos de acceso propio."

  • Maitane Eguizabal: "Múltiples USB, creo recordar que llegué a tener unos cinco o seis, aunque mi inseparable era uno de 8GB que venía conmigo a todas partes. De todas maneras, aconsejo llevar un par por si acaso, así como guardar una copia de los archivos en cualquier otro lugar como Windows Drive. No sabes cuándo vas a perder el USB o este terminará infectado de un virus que destruirá tus archivos (caso real)."

  • Mikel Cid: "Eran muy útiles los pendrives. Por un lado los pendrives eran muy recurridos para llevar documentos a imprimir a reprografía o compartir archivos con compañeros y por otra para hacer copias de seguridad de los trabajos que realicé. Ahora, prefiero la nube para las copias de seguridad, aunque según en que aulas la red WiFi era demasiado lenta para hacer copias online."

  • Pablo Espeso: "Por entonces (curso 2004-2005 hasta curso 2012-2013) era imprescindible llevar una memoria USB - o varias - siempre en la mochila, ahora con todo el tema de la nube, dropboxes, onedrives y demás, ya no es necesario salvo en ciertos proyectos que 'pesen' mucho. Eso sí, siempre es importante llevar un cargador en la mochila, tanto el del móvil como el del portátil, por si vas a pasar todo el día en el mismo edificio. Aunque no lo tengas previsto, muchas veces ocurre."

Entonces, ¿qué comprar?

Stanford

Ya hemos compartido contigo cómo nos hemos arreglado nosotros durante nuestros años de universidad y a qué dispositivos hemos recurrido. Pero ¿qué recomendaciones finales podemos darte? Yo comienzo con una sencilla: no te precipites. Si no sabes qué comprar porque no sabes qué vas a necesitar, vete los primeros días a clase con lápiz, papel y apuntes impresos, como se hacía hace años. En función de lo que veas, podrás tomar una decisión más acertada que sin saber qué vas a necesitar.

Si estudias una ingeniería, seguramente tengas que hacer muchas prácticas y eso significa que vas a necesitar un ordenador para usar software específico. Si vas a llevarlo a la universidad con frecuencia, entonces busca alguno manejable, poco pesado y con mucha autonomía. Si es para tener en casa y llevar de forma ocasional, quizá puedas optar por algún portátil de pantalla má grande. Si no es tu caso y simplemente quieres algo con lo que llevar los apuntes del día a clase (trabajando las prácticas desde los ordenadores de la uni o desde otro ordenador que tengas en casa), una tablet puede ser una opción que te ahorrará bastante peso. Depende y mucho de tus gustos y del uso, pero lo que está claro es que vas a necesitar un ordenador sí o sí.

Y, ahora, paso la palabra a mis sabios compañeros:

  • Miguel López: "Recomendaría la compra de un portátil que cumpliera estos puntos clave: buena vida de la batería, buena resolución de pantalla (la vamos a mirar muchas horas) y lo más ligero posible. En mi caso particular recomendaría un MacBook Pro de 13 pulgadas, aunque si vuestra preferencia es un Windows los Dell XPS de 13 pulgadas no están nada mal. La clave está en que los ordenadores no impliquen diez minutos de reloj de montaje cada vez que los queramos utilizar, y que no se conviertan en los protagonistas absolutos de nuestra mochila en dimensiones y peso."

  • Maitane Eguizabal: "Lo que recomendaría sin ninguna duda es que el portátil que elijan sea de unas 12 o 13 pulgadas para carreras como Industrial u Organización Industrial. Los gráficos son necesarios y las simulaciones en un portátil excesivamente pequeño son fatales, además los ojos sufren una barbaridad en pantallas pequeñas, y eso cuando tienes que mirar gráficas con miles de rayas no es aconsejable. Los USB tienen que estar a la orden del día, o en su defecto un disco duro externo, aunque estos pesan más y son más aparatosos. Y por último, que primen la autonomía del portátil sobre casi cualquier otra característica, las batallas por los enchufes de la universidad se suceden día tras día y tener un portátil con muchas horas de batería es un lujo. En su defecto, llevar un ladrón de enchufes en la mochila no viene nada mal, te salva de dejarte colgado en más de una ocasión."

  • Mikel Cid: "En el caso de carreras informáticas recomendaría no dejarse un dineral en la compra de un PC. Salvo casos muy puntuales, los programas que se usan durante la carrera no son especialmente exigentes con la potencia del ordenador, aunque si recomendaría portátiles de pantalla de al menos 13 pulgadas, para facilitar la lectura de código sobre todo.

    También recomendaría preguntar por los acuerdos entre la universidad y desarrolladores de software y fabricantes, ya que a veces se puede acceder a descuentos en la compra de hardware y software. Si vamos a orientar la carrera hacia la programación móvil tampoco vendrá tener al menos un dispositivo Android e iOS, con la última actualización del SO a ser posible."
  • Pablo Espeso: "Depende mucho de la carrera que se vaya a realizar, ya que no es lo mismo una informática (donde principalmente utilizas fuentes pequeños y puedes compilar a partir de línea de comandos) que una industrial (donde quizá lo gráfico tiene mayor importancia). Más allá de estos requisitos, creo que merece la pena ahorrar y apostar por un equipo de gama alta para que vaya a durar más tiempo. Por ejemplo, mejor un Surface de 800 euros que un tablet Windows de 200-300 euros; o mejor un Macbook Pro de 1.300 que un portátil de entrada de 500-600 euros. En el corto plazo no habrá diferencia, pero a lo largo de los años los portátiles parecen que no pero envejecen y se termina notando la 'calidad'.

    También tendría en cuenta dos características: autonomía (batería) ya que nunca sabes si realmente vas a tener un enchufe a mano, y peso porque muchas veces vas a tener el equipo a la espalda. No son fundamentales, pero sí importantes. Por último, al final todo esto va de encontrar un equipo con el que te sientas a gusto. Yo arriesgué con un Macbook y he seguido tirando del hilo, comprando nuevos portátiles Apple que hasta ahora siempre me han satisfecho a pesar de su alto precio. Como siempre, cada uno tendrá sus prioridades."

¿Ya tienes todo claro? Pues terminamos con una recomendación más general de nuestro compañero Guillermo Julián, que actualmente está cursando Ingeniería Informática:

  • Guillermo Julián: "Sé un friki. Prueba todo lo que se te ocurra, modifica las cosas, rómpelas y, sobre todo, piensa en formas de que el ordenador haga tu trabajo, que para eso está. Al final, el tiempo que te tiras viendo cómo funcionan las cosas, probando nuevos programas, personalizando tu sistema y automatizando tareas es tiempo que no pierdes; después lo ganas porque vas a ser más eficiente haciendo tus tareas y podrás dedicarle tiempo a lo que de verdad importa. En mi caso, cuando tengo que hacer algo en poco tiempo, me alegra mucho haberle dedicado horas a buscar, personalizar y crear mis herramientas de trabajo para funcionar lo más rápido posible."

¿Y tú? ¿Has estudiado también una ingeniería? Te animamos a dejar tus recomendaciones en los comentarios.

Guías de compra de la vuelta el cole

¿Todavía buscas más recomendaciones? Consulta nuestras guías:

Imágenes | Kevin Dooley, Administración Nacional, John Vetterli, Anders Sandberg, Rajib Ghosh, Stanford

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio