El MWC 2022 ha sido un viaje en el tiempo a los dosmiles: más portátiles interesantes que móviles

El MWC 2022 ha sido un viaje en el tiempo a los dosmiles: más portátiles interesantes que móviles
10 comentarios

El Mobile World Congress es un evento abierto a la tecnología, pero centrado en telefonía móvil y redes inalámbricas. Sin embargo, el MWC 2022 ha sido especialmente prolífico para los ordenadores, especialmente los portátiles, que han sido inesperados protagonistas de una era donde la atención se la robaron smartphones, relojes inteligentes, gafas de realidad aumentada o auriculares inalámbricos.

Los ligerísimos Galaxy Book 2 Pro y Pro 360, el primer ThinkPad basado en ARMy otro que parece pensado para la empresa pero convence a los gamers, un Huawei convertible con pantalla OLED que luce espectacular, un MateBook X Pro que sube el nivel de los portátiles Huawei y hasta un all-in-one pintón que se gana instantáneamente la etiqueta de "el iMac con Windows". Ordenadores que han animado el mercado seguramente más que lo que los smartphones recién presentado han sacudido el de la telefonía.

Entre la pandemia y la competición por la atención

La decisión de Samsung de sacar su buque insignia de la feria y presentarlo unas semanas antes empezó a erosionar el Mobile. Un evento que antes era concebido como el espacio perfecto para los grandes lanzamientos y luego pasó a ser considerado por muchos como un espacio donde la atención del espectador estaba demasiado disputada. La economía de la atención, los eventos de la atención.

2021 fue un año espectacular para las ventas de ordenadores, pese a la escasez de chips, y los primeros eventos de 2022 van en consonancia

La muerte de la división de telefonía móvil de LG, el retroceso de Sony que ya no anunció que no tendría presencia alguna en la feria, la incomparecencia de HTC, el KO de la Nokia de Microsoft, el estado de Huawei desde la guerra comercial entre China y Estados Unidos, una OnePlus sorprendentemente tímida... Varias noticias que se han acumulado en los últimos años y han deslucido la vertiente móvil de este evento. Poco, Honor o Realme han cogido el testigo, pero queda esa sensación de que lo más importante no son los móviles, sino los accesorios, como relojes o auriculares; y los ordenadores, especialmente los orientados al gaming o a entornos profesionales.

Quizás la pandemia también haya ayudado con esta tendencia. Los portátiles son más codiciados en empresas que hasta 2020 preferían funcionar con ordenadores de sobremesa y el trabajo en remoto ha sacudido la venta de convertibles y hasta de los propios sobremesa. Los años veinte, una vez estabilizada la era post-PC, han traído un inesperado retorno de las buenas ventas de los ordenadores. Y el MWC es un botón. Quizás la era post-smartphone no sea tanto la de relojes y auriculares como la de volver a darle protagonismo al PC. Algo que nos deja a todos con cara de hacer divisiones con decimales.

Temas
Inicio