Compartir
Publicidad

Con el Snapdragon 820 Qualcomm vuelve a la senda de la innovación

Con el Snapdragon 820 Qualcomm vuelve a la senda de la innovación
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Qualcommm acaba de presentar oficialmente su más reciente procesador móvil, el Snapdragon 820. Era un procesador muy esperado, especialmente tras los problemas que habían sufrido sus procesadores Snapdragon 810, sobre todo en apartados como el sobrecalentamiento. La propia compañía había ido "soltando" algunas de sus especificaciones durante las últimas semanas, pero ahora ya podemos hablar de la CPU flagship de Qualcomm como un todo.

A pesar de que se presenta ahora, los primeros terminales equipados con este procesador previsiblemente no verán la luz hasta 2016. Y a la vista del extenso repertorio de novedades y características que trae este nuevo SoC de Qualcomm, se antoja un tiempo muy largo antes de poder "meter mano" a los terminales que lo usen.

Snapdragon 820: especificaciones

El Snapdragon 820, como es habitual en Qualcomm, marca tendencias en la parte de las comunicaciones integradas dentro del SoC. Está equipado con el módem X12 LTE (frente al X10 LTE del Snapdragon 810) que permite velocidades de descarga de hasta 600 Mbps y compatible con agregación de portadoras en configuraciones de hasta 3x20 MHz. La velocidad de subida es Cat 13 (frente a Cat 10 en el Snapdragon 810), hasta 150 Mbps gracias a la compatibilidad con la modulación 64-QAM. Además, este módem puede acceder a conexiones LTE-U (LTE en espectros de frecuencia no licenciados). La parte WiFI no se queda atrás, con compatibilidad con el estándar 802.11ac y configuraciones MIMO 2x2.

Qualcomm 820 características

En la parte multimedia y aceleración gráfica, este SoC "puede" con sensores de imagen de hasta 28 Mpx, graba y reproduce vídeo 4K Ultra HD y es compatible con pantallas también 4K. No son características novedosas frente al 810, aunque lo que sí que mejora es el DSP que ahora pasa a ser el Hexagon 680, y se añade a la ecuación el ISP (procesador de imagen) Spectra con procesamiento de 14 bits en una configuración 2X. El procesador gráfico pasa a ser el Adreno 530 en vez del 430, que además de aceleración gráfica también puede usarse para realizar cálculos de propósito general en el contexto de la computación heterogénea.

La "parte CPU" es, junto con la del ISP, la que más nos llama la atención. El Snapdragon 820 usa una tecnología de fabricación FinFET de 14 nm de Samsung (la misma que emplea Samsung en sus procesadores Exynos 7420 de los terminales Galaxy S6 y S6 Edge) y una configuración de cuatro núcleos para su flamante CPU Kyro de 64 bits y 2,2 GHz. Esta CPU se aleja de la configuración tradicional ARM, la big.LITTLE, en la que se usan cuatro núcleos Cortex A53 para tareas que demanden pocos recursos y cuatro Cortex A57 para tareas que demanden un alto rendimiento. Según Qualcomm, la CPU Kyro es dos veces más rápida y más eficiente que la CPU del procesador Snapdragon 810.

Snapdragon Comparacion de procesadores

Tampoco es desdeñable la compatibilidad con la carga rápida Quickcharge 3.0 (en teoría se carga el 80% de la batería en 35 minutos), que ya se había anunciado en terminales como el HTC One A9, todo sea dicho, pero a la espera de una actualización de software dentro de unas semanas, lo cual se alinea con la llegada del Snapdragon 820. En principio en todas las innovaciones de este SoC hay implicaciones de cara a reducir el consumo de batería, pero habrá que verlo en la vida real para creerlo.

¿Qué podemos esperar del Snapdragon 820?

El Snapdragon 820, buscando entre sus novedades tecnológicas, puede suponer la redención de todos los "pecados" anteriores de Qualcomm. Por un lado, cuando se subió al carro de los 64 bits, un tanto apresuradamente y tras la presión de Apple con la introducción de su procesador A7, abandonó su arquitectura Krait para adoptar el modelo de referencia de ARM basado en una configuración big.LITTLE combinando cores con una arquitectura in order como los A53, con otros cores con arquitectura out of order. Con Kyro, Qualcomm vuelve a usar su propio diseño para la CPU.

Symphony

La arquitectura de "solo" cuatro núcleos deja entrever una gestión de la energía mucho más elaborada que en el caso de los procesadores con configuraciones big.LITTLE, algo que ya había introducido Qualcomm en los procesadores con arquitectura Krait pre-64 bits. Activación y desactivación dinámica de los cores, así como gestión de la velocidad de los núcleos bajo demanda pueden ser la base de la eficiencia y la velocidad anunciada por Qualcomm para la CPU Kyro. Todo eso parece ser lo que esconde el Symphony System Manager.

Por otro lado, introduce la figura del ISP Spectra para la cámara. De este modo, podemos esperar que mejoren las habilidades de los terminales a la hora de procesar la información proveniente del sensor de la cámara y obtener una mejor calidad en las fotos. O introducir funcionalidades en campos como la realidad aumentada, la captura de secuencias panorámicas o la grabación de vídeo en formatos de alta velocidad. En las especificaciones se menciona una configuración 2x, que invita a pensar en una configuración en paralelo de dos ISP.

Spectra

En gráficos, el Adreno 530 parece que servirá para algo más que acelerar juegos. La computación heterogénea es una tendencia en computación y en movilidad puede ser una revolución si se usa de forma óptima. De momento, el planteamiento es correcto e innovador a falta de que se encuentren aplicaciones prácticas.

La referencia con la que tendremos que comparar a la CPU Kyro es Apple con sus procesadores A9 y A9x (con solo dos núcleos), también de diseño propio "custom". Mediatek está haciendo también sus incursiones en el diseño propietario de sus CPU, aunque con rendimientos menos espectaculares, y se están viendo noticias en las que no se descarta que Google también desarrolle sus propios SoC. Pero parece que el Snapdragon 820 puede competir de tú a tú en este campo sin las debilidades de generaciones anteriores.

Adreno 530

A la espera de los terminales

Sólo queda esperar a que lleguen los terminales para ver de lo que es capaz este SoC en la vida real. El potencial es enorme, y la introducción de una arquitectura propia alejada de la estrategia big.LITTLE puede ser un acierto si funciona tan bien como cabe esperar de Qualcomm. Si las estimaciones de la compañía sobre el rendimiento y la eficiencia de este procesador son correctas, las perspectivas son muy buenas de cara a alegrar el panorama de la movilidad en 2016, un tanto "paradillo" en 2015.

También es de esperar que se desvelen los detalles de la arquitectura en los cores de la CPU Kyro, así como los del ISP Spectra y el DSP Hexagon 680. De ese modo, se podrá evaluar el trabajo de desarrollo que ha hecho Qualcomm tras todos estos meses de espera a que volviese a diseñar su propia arquitectura.

Vía | Qualcomm
En Xataka | Qualcomm Snapdragon 820 y Kryo, sus nuevos núcleos de diseño propio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos