Publicidad

Essen SPIEL: visitamos la feria de juegos de mesa más grande y espectacular del mundo
Literatura, comics y juegos

Essen SPIEL: visitamos la feria de juegos de mesa más grande y espectacular del mundo

Publicidad

Publicidad

Hace poco más de un mes tuvo lugar la SPIEL'19, la feria de juegos de mesa más importante de Europa y, probablemente, de todo el mundo. Una feria instalada en Essen, Alemania, referencia para todos los jugadores de juegos de mesa, que se congregan durante cuatro días para jugar, comprar y reunirse con amigos de todas partes del mundo. En otras palabras, aquí tenemos la feria E3 de los que no quieren pantallas ni joysticks.

Acompáñanos para conocer un poco más este multitudinario evento y permítenos darte algún consejo si quieres viajar al mayor evento para los que nos sentamos a ganar puntos de victoria todos los domingos.

Fue en 2016 cuando desde Doctor Meeple pudimos viajar por primera vez a la Meca lúdica y desde entonces se trata de una cita anual ineludible para nosotros. Nos habían contado que eran varios halls llenos de editores y mesas para probar las últimas novedades, que los sábados era imposible caminar por el gentío y que los puestecillos de comida ni abundaban ni eran algo a destacar. Todo eso generaba un aura misterioso que pudimos esclarecer en cuanto pisamos la feria, revelándose ante nosotros un evento sin comparación que hace que la mayoría de asistentes se vuelvan reincidentes en ello.

Essen en cifras

Para quien no conozca la SPIEL, se trata de una feria de referencia a nivel mundial en cuanto al sector se refiere. Es un evento en el que se reúnen, durante cuatro días, más de 200.000 personas según los reportes del último año. Tras 37 años a la espalda, esta feria que se celebra cada octubre en la pequeña ciudad de Essen, al norte de Alemania, sirve de escaparate para más de mil editoriales que presentan sus lanzamientos más potentes. En pocos días, los aficionados más entusiastas del gremio, peregrinamos a Essen con intención de ver, mirar, y para que negarlo, comprar, algunos de los más de mil títulos presentados.

Dentro de la feria veremos más de 1.200 stands que no solo incluyen editoriales, sino que podemos encontrar accesorios para juegos como dados, insertos para las cajas o incluso mesas específicas para jugar. Si te encuentras en España o en cualquier parte de Europa, Essen es tu referencia en este tipo de ferias, dado que al otro lado del charco tenemos la GenCON, una alternativa menos europeizada, que compite cada año en cifras con el evento alemán.

Con más de 1.200 stands, más de 200.000 visitantes y 37 años ya a su espalda, esta feria es el "MWC" del sector de los juegos de mesa

Las fechas de la feria, programada a finales de octubre, es un momento bien elegido. Años atrás se lanzaban y vendían en primicia los juegos que iban a sonar durante unos meses, incluyendo la intensa campaña de Navidad, pero ahora con el auge de los mecenazgos tipo Kickstarter, las editoriales no suelen desaprovechar la oportunidad para presentar allí un prototipo avanzado, enseñarlo a los medios, y lanzar la campaña a la vuelta del evento. Eso suele crear expectativa y hace que las campañas en noviembre hagan perder más de medio sueldo al jugón más empedernido.

Para eso mismo también puede servirnos una visita a la SPIEL, dado que allí es fácil encontrar mesas para probarlo todo, aunque no digo que sea fácil poder sentarte a jugarlo. La afluencia de gente, especialmente el sábado, hace imposible encontrar una silla vacía para jugar, por lo que es habitual contar con demostraciones programadas, en las que nos podremos inscribir un par de días antes y asegurarnos la oportunidad. ¡Así no perderás horas esperando!

Entrada

Además de presentarse juegos, también se premian algunos de ellos. Los premios Spiel des Jahres, que se inauguraron en 1979, intentan señalar al juego más relevante del año. Como en todos los premios de distintos campos, la polémica está servida, puesto que los juegos premiados, incluso los nominados, suelen ser de un corte familiar. Le pese a quien le pese, y dejando el debate de lado, está claro que ese tipo de juegos son los más vendidos y los que más impacto tienen a nivel de mercado, aunque a los jugadores con ganas de retos más complejos nos puedan parecer títulos ligeros.

Por esta misma razón desde 2011 hay un Kennerspiel des Jahres, un premio para el juego experto del año, aunque de nuevo muchos ven los premiados menos sesudos de lo que les gustaría. Este año, además de la ceremonia de premios y algunas charlas que se imparten año tras año, se ha dado especial importancia a los juegos en las aulas y como éstos pueden ser una herramienta en las escuelas, algo que HABA lleva proclamando desde hace años, apoyando a los colegios con programas para iniciar ludotecas en los centros educativos. Esto abre aún más las puertas de los juegos de mesa, que traspasan el ocio y se ve, cada día con más claridad y evidencia, que además de divertir tienen la capacidad de ayudar en el aprendizaje en varios campos.

En la SPIEL no solo se lanzan en primicia muchos juegos, sino que sirve como punto de encuentro para editoriales, diseñadores y jugones. Como en toda convención, ya sea de cómics o de videojuegos, no se puede reducir a una feria de venta o de presentaciones de productos, sino que la experiencia engloba algo mayor, y es el poder contactar con una comunidad que sigue creciendo y que, especialmente a nivel nacional, cada año tiene más presencia en el sector y, en consecuencia, en esta feria. No podemos olvidarnos de las fiestas que se hacen una vez se acaba la feria, como la de los viernes que DEVIR lleva ofreciendo cada año, congregando a casi todo asistente de habla hispana. ¡Y si tienen fuet y pa amb tomàquet, mucho mejor!

Devir

Por todo esto encontramos que esta feria puede ser disfrutada por todo aquel que disfrute sentándose con más amigos alrededor de la mesa, lanzar un dado y mover unos meeples. Los recién llegados a este interesante hobby disfrutarán conociendo estas miles de novedades de las que hablamos, mientras que los que ya conozcan lo que se cuece en la feria pueden aprovechar para jugarlos y, posiblemente, traerlos en la maleta para jugarlos antes que sus amigos. La cosa no acaba aquí, si eres diseñador, Essen debe estar en tu calendario sin lugar a dudas. Allí, los creadores de juego no solo aprovechan para enseñar sus ideas y prototipos, sino que sirve de enlace con editoriales, potenciales interesadas en sus diseños.

Consejos de jugón a jugón

Viajar a Essen es una odisea mayor de lo que pueda parecer. Solo hace falta imaginar toda la gente que se moviliza en la ciudad en un periodo de cuatro días para imaginarte los problemas que puedes encontrar: aviones y hospedaje. Podría sonar exagerado, pero la mayoría de los asistentes habituales, incluidos nosotros, reservamos a un año vista para poder asegurarnos un sitio donde dormir y que, con suerte, no nos salga por un ojo de la cara.

Si reservas con antelación no sale especialmente caro poder dormir en la ciudad, aunque muchos prefieren dormir en pueblos cercanos y usar coche para desplazarse hasta la feria, alojada en el MESSE, un palacio de ferias con un parking inmenso. Al fin y al cabo, si llevas coche puedes llevar tus juegos al maletero y no cargar como sherpas, algo que cada año nos acaba pasando. A esto debemos añadir que el transporte público en la ciudad no es precisamente barato, y actualmente no se incluye el uso del mismo en el precio de la entrada, algo que años atrás se venía haciendo y ayudaba a desplazarse sin costes añadidos.

No te asustes, Essen es gigante, con sus 86.000 metros cuadrados divididos en 6 halls. Si estáis pensando en viajar a esa feria no os podemos más que invitar a hacerlo, pero con cierta organización. Esta feria cuenta con una extensión difícil de cubrir en pocos días, sobre todo si tenemos en cuenta que en uno de sus días, el sábado, la asistencia masiva hace difícil moverse por los pasillos y, mucho menos, ponerse a jugar.

Por eso muchos de los que acudimos a la feria, al menos muchos de los que tenemos intención de ver la mayoría de sus estrenos, lo hacemos dividiendo nuestras jornadas por los distintos halls. Mientras que el pabellón 3 es más comercial, encarado a las masas y con stands de dimensiones abrumadoras, el hall 5 cuenta con editoriales más modestas y el hall 6 cuenta con títulos de cartas coleccionables y más encarados al juego competitivo.

Portada

El horario de la feria puede parecer incluso restringido. Eso de abrir a las 10 y cerrar a las 18 parece insuficiente, pero no nos engañemos, con esas horas puedes hacer una media de más de 8000 pasos y comprar un buen puñado de juegos. La feria cierra pronto, pero la vida del jugón no acaba aquí: mientras algunos se decantan por tomar currywurst con cerveza, otros vamos a casa para probar alguna de las nuevas adquisiciones. En cualquiera de los casos, no puedes dejarte llevar por la emoción y debes guardar energías para el día siguiente.

Si todavía no has visitado la feria, te avanzamos que seguro que compras más de lo esperado. Es difícil contenerse ante el hype que las editoriales saben generar y que, por suerte o por desgracia, los medios acabamos avivando todavía más. Os avanzamos que los preorders, o precompras, están a la orden del día y que desde esta última entrega se instauró una plataforma para ello en BoardGameGeek, la web de referencia en juegos de mesa que hace a la vez de directorio y de foro para dudas y opiniones. Es mejor premeditar las compras y aprovecharte de algún descuento, o alguna carta o contenido promocional exclusivo, para no dar rienda suelta a tu cartera en la propia feria.

Compres mucho o poco, te damos un consejo muy importante para tu viaje de vuelta: destroquela antes de regresar a tu país de origen. Como muchos que hayáis jugado sabréis, los juegos vienen, en muchos casos, con componentes de cartón insertados en planchas. Sacar todo el contenido y poder tirar esas planchas os puede aligerar el equipaje algunos kilos, algo que os ahorrará disgustos en las distintas compañías de aerolíneas.

Un consejo si vas a comprar: destroquela antes de regresar a tu país, te ahorrarás mucho peso

Si aun así te pasas de la raya, la feria cuenta con un punto de envío de cajas que suele funcionar bastante bien, aunque en ocasiones pierden alguna caja, algo que hemos vivido en nuestras propias carnes. Lo más seguro es intentar facturar todo lo posible y guardar juegos pequeños dentro de cajas más grandes, a lo Inception, dado que la tónica actual es hacer cajas sobredimensionadas para atraer al comprador, aunque luego el contenido no llene ni la mitad del volumen.

Como resumen, esta ha sido nuestra experiencia en Essen, un viaje que intentamos repetir en pareja año tras año, por la emoción de ser los primeros en ver algunos juegos, por poder reunirnos con amigos, jugones, editores y diseñadores, y porque el ambiente que se respira tiene una mezcla de buenrollismo y sudor que no podemos dejar pasar. Cada año que pasa nos damos cuenta de que, aunque no estemos a la cabeza en Europa, desde España van apareciendo nuevas editoriales que reflejan un crecimiento de jugadores en mesa, gente que sabe apreciar la diversión de mover cubos, jugar cartas y ganar puntos, habitualmente en compañía de otras personas y sin tener que recurrir a las pantallas y la tecnología. Solo hace falta ver como en grandes superficies, como FNAC o El Corte Inglés, los juegos han ido llenando estanterías y ocupando más superficie de la que ocupaban hace bien poco.

Parece que, como pasó hace unos años en otros países vecinos, el público nacional empieza a ver las bondades de los juegos, y eso se traduce en un mayor abanico editorial, más disponibilidad de juegos sin recurrir a la importación, y la aparición de diseñadores nacionales que, por suerte, pueden lanzar títulos con más facilidad y mostrar, ya no solo a España, sino al mundo, sus divertidas y originales ideas.

Final

¿Te animas a visitar la feria el año que viene? ¡Esperamos verte por allí!

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios