Europa inicia una nueva era frente a las Big Tech: qué cambian la DSA y la DMA aprobadas por aplastante mayoría

Europa inicia una nueva era frente a las Big Tech: qué cambian la DSA y la DMA aprobadas por aplastante mayoría
6 Comentarios

Era el último paso necesario y Europa no ha dudado. Tras varios años, la ambiciosa regulación para las grandes tecnológicas ha quedado aprobada en el Parlamento Europeo con una amplia mayoría. La Ley de Servicios Digitales (DSA) y la Ley de Mercados Digitales (DMA) se han aprobado con 539 y 588 votos a favor. Una unidad que quizás sea necesaria para poder defender estas medidas ante unas empresas que en las últimas décadas han conseguido un poder enorme.

Amazon, Google, Apple, Meta, Microsoft y las grandes empresas tendrán nuevas obligaciones. La frase más repetida por las autoridades europeas es: "Lo que es ilegal offline, también lo es online". Con ello quieren que estas empresas se hagan responsables y sigan una serie de obligaciones que hasta ahora no tenían. Mientras la DSA regulará las redes sociales y las plataformas online, la DMA se centrará en lo que Europa denomina 'gatekeepers' o 'guardianes'. Aquellas empresas tecnológicas que tienen una posición de poder en el mercado.

Una normativa aplicable directamente a todos los países, sin transposición. Debido a su enorme complejidad y para evitar diferentes luchas respecto a las grandes empresas, toda Europa actuará igual frente a las Big Tech. Tanto la DSA como la DMA serán publicadas como ley en el Diario Oficial de la Unión Europea. Esto significa que entrarán en vigor al cabo de 20 días, sin necesidad de realizar transposiciones en los distintos países.

Cuánto tiempo tienen. Las medidas generales de la DSA se aplicarán a partir del 1 de enero de 2024, salvo en el caso de las grandes plataformas online y los grandes buscadores, que deberán aplicar estos requisitos a partir de 4 meses de que se publique el texto. Es decir, a partir de principios de 2023, plataformas como Twitter, Instagram o TikTok deberán cumplir las nuevas normas o serán multadas con hasta el 10% de sus ingresos anuales globales (o el 20% en caso de repetir).

En el caso de la DMA entrará en vigor a partir de seis meses, aunque aquí hay un factor diferencial y es que las empresas pueden ser añadidas como 'gatekeeper'. En ese sentido, las obligaciones serán a partir de 6 meses de que la empresa haya sido designada como tal.

Qué medidas obligará a aplicar la DSA: explicación de algoritmos, eliminación de contenido y prohibición de cierta publicidad. La Ley de Servicios Digitales añade toda una serie de obligaciones en redes sociales, aunque diferencia las grandes plataformas (aquellas con más de 45 millones de usuarios mensuales) del resto. Para las grandes, los requisitos serán mayores.

Todas las plataformas online deberán reaccionar rápidamente ante el contenido ilegal. Es decir, deberán borrar y hacerse responsables del contenido. Este movimiento ha causado mucho revuelo ya que puede entenderse como censura. La DSA añade como contrapeso que "deberán respetarse los derechos fundamentales, incluida la libertad de expresión y la protección de datos". Habrá que ver cómo se aplica en el día a día. La ley también pedirá más transparencia en el funcionamiento de la moderación, las recomendaciones y obligará a crear una vía por la cual los usuarios puedan quejarse ante una moderación que consideren errónea.

Otra medida es con las tiendas online. Deberán mejorar la trazabilidad y comprobar la identidad de los vendedores, para poder perseguir actividades ilegales. En cuanto a publicidad, se prohibirán diversas prácticas, entre ellas el uso de las 'Dark patterns' que intentan manipular a los usuarios con un diseño web tramposo.

Para las grandes plataformas se añaden obligaciones. Entre ellas una auditoría independiente que compruebe que no están ayudando a compartir desinformación o que vayan contra los derechos fundamentales. Además deberán explicar sus algoritmos a las autoridades y permitir un timeline no basado en nuestro perfil. Es decir, redes sociales como Instagram o Twitter estarán obligadas a ofrecer un timeline cronológico. Queda la duda de cómo podría afectar esta obligación a plataformas como TikTok, tan basadas en el algoritmo.

Qué medidas obligará a aplicar la DMA: se acabaron los ecosistemas cerrados. Están avisados desde hace tiempo y algún movimiento han hecho. Google, Apple, Meta, Twitter y Microsoft (no así Amazon) pertenecen al Data Transfer Project, una iniciativa para abrir los ecosistemas y permitir pasar los datos de uno a otro. También existe Matter, el estándar abierto para IoT. Ahora esta pretensión quedará escrita por ley. La Ley de Mercados Digitales obligará a que estos 'guardianes' permitan pasar los datos de un lugar a otro. Algo que hoy en día estamos lejos de conseguir. La DMA forzará a que las aplicaciones de terceros sean interoperables en sus servicios. Un ejemplo que se ha repetido en varias ocasiones es que iMessage deberá funcionar en Android.

Otros requisitos es que se deberá permitir que otras empresas que estén en su plataforma puedan descargar los datos que ellos generen, para promocionar sus propios negocios. Es decir, si una empresa dentro de Facebook gestiona su propia comunidad, los datos a raíz de estos movimientos también deberán estar en manos de esa pequeña empresa.

Las Big Tech no podrán dar preferencia directa a sus propios servicios en favor de otros de terceros, no podrán evitar que los usuarios eliminen las aplicaciones preinstaladas y tampoco evitar que se instalen otras tiendas de aplicaciones. Esto genera muchas preguntas, como por ejemplo si finalmente veremos Google Play funcionando en iOS.

Si todavía no se cumple el RGPD... harán falta muchas multas para que se cumpla la DSA/DMA. La normativa que acaba de aprobar Europa es extremadamente ambiciosa, pero su cumplimiento todavía puede estar lejos. El objetivo es replicar un efecto similar al del Reglamento de Protección de Datos, donde las empresas deben seguir una serie de normas o ser multadas. Con la DSA/DMA se abre una etapa similar, aunque difícilmente las grandes empresas tecnológicas cumplan con todos los requisitos de la noche a la mañana.

Progresivamente empresas como Google, Apple o Microsoft irán realizando cambios para adaptarse, pero no sería de extrañar que durante años vayamos viendo episodios de sanciones por todo tipo de asuntos, sea que una aplicación no funciona en la competencia o que determina empresa no quiere desvelar los secretos de su algoritmo. Los legisladores europeos han concluido su normativa. Ahora es cuestión de aplicarla.

Temas
Inicio