Barcelona contra las cocinas fantasma: suspenden las licencias de los restaurantes del 'delivery' por proteger los tradicionales

Barcelona contra las cocinas fantasma: suspenden las licencias de los restaurantes del 'delivery' por proteger los tradicionales
58 comentarios

El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado la suspensión de licencias de obras y de actividad para las conocidas como cocinas fantasma, restaurantes dedicados por completo a la venta online, sin mesas ni camareros. Se trata de un negocio que durante los últimos años está experimentando un fuerte crecimiento, en paralelo al negocio del 'delivery' y el envío de comida a domicilio.

Según explica Janet Sanz, segunda teniente de alcalde y concejala de Ecología y Urbanismo: "es una realidad que no está regulada y necesitamos una propuesta para estudiarla". Para ganar tiempo, desde Barcelona han decidido suspender las licencias de este tipo de restaurantes virtuales durante un año.

Competencia no regulada para los restaurantes tradicionales

Entre los motivos esgrimidos por el Ayuntamiento está que estos restaurantes virtuales no cumplen la normativa y que suponen una competencia desleal para los restaurantes tradicionales. Jaume Collboni, primer teniente de Alcalde, explica que "añadir en este momento tan difícil para el sector de la restauración una competencia sin normas de las grandes plataformas sería dar el toque final a muchos bares y restaurantes de la ciudad".

Desde el Gremio de Restauración de Barcelona han expresado que dan apoyo a esta medida y describen la proliferación de estas cocinas fantasma como un "nuevo modelo de negocio que requiere de una reflexión" en lo que respecta a su implementación en las ciudades.

Asociaciones de vecinos habían solicitado al Ayuntamiento que tomara medidas contra algunas de estas cocinas fantasma, aunque se desconoce el número real de estas cocinas al no existir un registro oficial.

Algunos de estos locales están registrados para uso propio o alquiler, pero a la práctica estarían enfocados en la entrega de comida a domicilio, algo que excedería la finalidad oficial. "Agrupar un gran número de cocinas puede generar problemas de ruidos, olores, vibraciones, de carga y descarga, de aglomeraciones…", explica Sanz.

La moratoria aprobada el pasado viernes consiste en no conceder permisos vinculados a la instalación o ampliación de obradores o cocinas industriales. Esta regulación podía relacionarse con los servicios de catering, pero el Ayuntamiento ha excluido aquellas actividades que sean "complementarias de otra de las consideradas esenciales como escuelas, hospitales o clínicas".

"Las dark kitchens son una oportunidad de crecimiento para el sector, pero es necesario que operen en las mismas condiciones que el resto de negocios hosteleros, compartiendo sus obligaciones y responsabilidades", explicaba a Xataka la Confederación Empresarial de Hostelería de España (CEHE).

En Directo al Paladar | La industria alimentaria se apunta a las cocinas fantasma: Pescanova y Campofrío lanzan sus propios restaurantes virtuales de 'delivery'

Temas
Inicio