Compartir
Publicidad
Publicidad

Así funcionaba el primer gran sistema que evitaba que hicieras copias de VHS

Así funcionaba el primer gran sistema que evitaba que hicieras copias de VHS
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy en día todos estamos familiarizados con los sistemas anticopia. Sobre todo en sectores como el de los videojuegos, donde se van creando de forma recurrente protecciones que acaban siendo crackeadas a los pocos meses. Incluso las que parecen más infalibles como Denuvo acaban sucumbiendo en poco tiempo.

Pero este tipo de tecnologías no son nuevas, y ya en la década de los 80 había tecnologías anticopia en las películas. Una de las más populares fue Macrovision, que protegía los VHS haciendo que cuando se creasen copias estas fueran defectuosas. El sistema estuvo vigente durante varios años, e incluso acabó dando el salto al DVD.

Todo empezaba cuando ponías el VHS en el reproductor y empezabas a ver la película. En cuanto lo hacías aparecía una pantalla en la que se te avisaba de que la película que estabas visionando estaba protegida por el proceso anticopia de Macrovision para garantizar que se trata de una cinta original. ¿Pero cómo funcionaba exactamente esta tecnología?

Cómo funcionaba Macrovision

Pulsos Macrovision Pulsos de Macrovision en el intervalo de borrado vertical

El primer grabador de video casero (VCR) del mundo fue el Philips N1500, que llegó al mercado en 1972. Inició una revolución que en el año 1984 todavía tenía a las grandes productoras de Hollywood sin saber qué hacer para detener las copias caseras. Habiendo fallado los intentos de prohibir la venta de grabadores VCR y cintas vírgenes, no tuvieron más remedio que aceptar la realidad y buscar soluciones basadas en que esa tecnología estaba para quedarse.

En este concepto es en el que nace la Macrovision Solutions Corporation, una empresa californiana que creó una tecnología para evitar la copia de vídeos en grabadores VCR. Su idea fue la de aprovechar el intervalo de borrado vertical (VBI) para enviar en él pulsos de voltaje que interfirieran con las grabadoras de VHS.

Caida Niveles De Brillo Caída de niveles de brillo por Macrovision

Hubo dos niveles de Macrovision. El primero es el que producía picos de voltaje en las líneas VBI, de manera que cuando una grabadora intentaba copiar una cinta con esta protección, trataba compensar sin éxito estos picos con su circuito automático de ganancia. Como resultado, las copias producidas tenían caídas muy importantes en los niveles de brillo.

El segundo nivel de Macrovision también hacía esto, pero le sumaba un proceso llamado "colorstriping" que provocaba la aparición de inoportunas bandas descoloridas en la imagen, e incluso cortes en el audio. Con el tiempo se llegó a desarrollar un tercer nivel que a los dos anteriores le agregaba nuevos métodos para distorsionar los colores.

Macrovision En Accion Franjas descoloridas en la imagen a causa de Macrovision.

La primera película en utilizar este sistema fue 'Cotton Club' en 1985, y durante el fin de la década de los 80 muchos de los más importantes estudios de Hollywood comenzaron a apostar por ella en un intento de detener las copias no permitidas. Con el tiempo Macrovision acabó llegando también a los DVD y Bluray.

Sin embargo esto no fue suficiente para mantener a flote la empresa. Macrovision Solutions Corporation pasó a llamarse Rovi en 2009. En 2016 Rovi Corporation anunció la compra de TiVo Inc, y pasó a operar con el nombre de TiVo, donde ya no tienen nada que ver con el desarrollo de ningún tipo de sistema anticopias.

¿Qué efecto tuvo Macrovision?

Cintas VHS

Realmente Macrovision consiguió bastante poco a la hora de detener el copiado sin permiso a larga escala. Como sigue pasando en la actualidad, quienes se dedicaban a copiar cintas VHS acabaron encontrando maneras de saltarse la protección, por lo que finalmente quienes sufrieron el mayor impacto acabaron siendo los usuarios domésticos con pocos medios.

De hecho, la venta de estabilizadores de imagen floreció cuando se descubrió que ayudaban a saltarse las protecciones. También se encontraron otras soluciones prácticas, como utilizar modelos de grabador de vídeo más antiguos que no reaccionen a los pulsos para que la grabación no se vea afectada, o unos circuitos específicos que detectan y eliminan los pulsos de la protección.

Por lo tanto, al final sólo acabó afectando a los usuarios domésticos que no pudieron permitirse ninguna de estas soluciones. De hecho, hoy en día sigue siendo la gente en sus casas quien sigue sufriendo las consecuencias de esta protección, y se las ven y desean cuando quieren digitalizar sus viejas películas en VHS para conservarlas.

En Xataka | Betamax ha muerto, pero hay todo un mundo alrededor del vídeo VHS que se resiste a hacerlo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos