Oriónidas 2021: dónde, cómo y cuándo disfrutar de una de las lluvias de estrellas más singulares del año

Oriónidas 2021: dónde, cómo y cuándo disfrutar de una de las lluvias de estrellas más singulares del año
Sin comentarios

Aunque la lluvia de estrellas por antonomasia son las Perseidas, el cielo nocturno tiene muchas cosas con las que dejarnos alucinados. Esta noche tenemos un buen ejemplo de esto. Si la Luna llena nos deja, claro. Bienvenidos a las Oriónidas de 2021.

¿Por qué se produce la "lluvia de Oriónidas"?

Las Oriónidas, que se llaman así porque los meteoros "llegan" visualmente desde la constelación de Orión, son la lluvia de estrellas más grande vinculada al cometa Halley. El cometa pasa cada 76 años por nuestro lado (la última vez en 1986) dejando un rastro de "escombros" en mitad del espacio: los que originan este fenómeno al estrellarse con la atmósfera.

Como explicaba Bill Cooke, jefe de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides de la NASA, “hay que prepararse para la velocidad”. Estos meteoroides “atraviesan la atmósfera de la Tierra desplazándose a alrededor de 238.000 kilómetros por hora. Solo las Leónidas, que llegan en Noviembre, son más rápidas” que las Oriónidas.

Y eso es crucial porque, a esas velocidades, los meteoros rápidos tienen tendencia a explotar en curiosas bolas de fuego que dibujan retorcidas líneas incandescentes que duran varios minutos. Esos caracoles en el cielo son lo más llamativo de esta lluvia de estrellas, por lo que de verdad merece la pena salir un rato al campo y tratar de verlas en el firmamento.

Cuándo, dónde y cómo ver las Oriónidas

Ashim Ayed Nr2nkxwt2yg Unsplash
Ashim Ayed

Entre el 20 y el 21 de octubre, viviremos el pico de la lluvia de estrellas, aunque como ocurre siempre con estos eventos astronómicos pueden verse durante varias noches. Los cálculos actuales dicen que, de media, ver unos 25 o 30 meteoros por hora. Como decía, la clave es buscar la constelación de Orión en el cielo y lo cierto es que es sencillo: su cinturón de tres estrellas es muy característico.

El gran problema es que este año, la lluvia de estrellas coincide con una magnífica luna llena y eso va a dificultar la visión de los meteoros más débiles. Por eso más que nunca un buen lugar de observación es crucial. La recomendación es estar ante cielos despejados y en zonas con poca contaminación lumínica. Sean poblaciones pequeñas o zonas de montaña (en este caso, los lugares altos facilitan la observación).

Sea como sea, habrá más lluvias en los próximos meses, pero conforme se acerca el invierno el frío aumenta y la recomendación de "recostarse y disfrutar del espectáculo" se hace más difícil de seguir. Así que nunca está de más aprovechar el momento,

Temas
Inicio