La NASA quiere poner satélites en órbita utilizando energía cinética: así funciona SpinLaunch

La NASA quiere poner satélites en órbita utilizando energía cinética: así funciona SpinLaunch
19 comentarios

El proyecto de SpinLaunch de abaratar los costes de poner satélites en órbita al utilizar energía cinética y muy poco combustible va tomando forma. Tras de una serie de demostraciones exitosas, la compañía ha firmado un contrato con la NASA para realizar una prueba de su novedoso sistema de lanzamiento este mismo año.

La compañía explica que lanzará una carga útil de la NASA con su sistema de lanzamiento suborbital y se encargará de la recuperación del vehículo de vuelo reutilizable. Con esta misión ambas organizaciones se encargarán de analizar los datos de la prueba para evaluar el desempeño del sistema y, eventualmente, "evaluar futuras oportunidades de vuelo". 

Una prueba "clave" para SpinLaunch

Cuando se realice la demostración, SpinLaunch acelerará el vehículo de lanzamiento que contiene la carga útil de la NASA utilizando un brazo giratorio de fibra de carbono dentro de una cámara de vacío y lo disparará a una velocidad de 1.600 km/h. Después, una etapa de pequeña propulsión le ayudará a alcanzar el vuelo suborbital.

SpinLaunch cree que el acuerdo con la NASA marcará un punto de inflexión clave de su sistema de lanzamiento, que busca posicionarse como una alternativa barata y de alta cadencia para poner satélites en órbita terrestre baja (LEO), por ejemplo, para el monitoreo de desastres, el clima, la defensa y las comunicaciones.

Este lanzamiento es parte de los planes a largo plazo de la compañía, que tiene planeado poner en funcionamiento un sistema de vuelo orbital. Con el nuevo sistema, que empezaría a funcionar en 2025, el vehículo de lanzamiento acelerará a más de seis veces la velocidad del sonido (8.047 km/h) para llevar cargas útiles mucho más alto. 

El sistema de lanzamiento orbital, según la compañía, no necesitará de la costosa infraestructura de los cohetes tradicionales y podrá poner carga útil en órbita utilizando aproximadamente un 70% menos de combustible. Se trata de un conjunto de factores que podrían hacer que el coste para poner satélites en órbita se reduzca considerablemente. 

El acuerdo con la NASA, por su parte, forma parte del Programa de Oportunidades de Vuelo, que tiene como objetivo poner a prueba tecnologías prometedoras para la exploración, el descubrimiento y la expansión del comercio espacial a través de diferentes proveedores de la industria. 

Con el tiempo sabremos si esta joven compañía fundada en 2014 cumple con su objetivo de ofrecer un "acceso sostenible y fácil al espacio". ¿Se convertirá en una alternativa viable a SpaceX y otros actores de la industria? En este momento es pronto para saberlo, pero sus planes parecen encaminados. 

En Xataka | Polaris es el nuevo programa espacial junto a SpaceX: tres viajes que incluyen la primera misión tripulada con la Starship

Temas
Inicio