Compartir
Publicidad

Cuando la Luna no era un pedrusco: un grupo de científicos especulan con la posibilidad de que nuestro satélite fuera habitable

Cuando la Luna no era un pedrusco: un grupo de científicos especulan con la posibilidad de que nuestro satélite fuera habitable
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sin atmósfera, sin agua líquida, sin campos magnéticos que la protejan y expuesta a altísimas variaciones de temperatura, la Luna no es un buen sitio para ir de vacaciones. No sólo no tiene vida, es inhabitable. Aquí es donde va el “pero”.

Los datos más recientes llevan tiempo desmintiendo mucho de lo que creíamos saber sobre la Luna. Por ejemplo, es mucho más húmeda de lo que pensábamos. Eso nos da pie a pensar que en algún momento pudo haber sido habitable. O al menos, esa es la “escandalosa” idea que defienden Dirk Schulze-Makuch e Ian Crawford.

Una (posible) ventana de habitabilidad...

Nasa 45068 Unsplash

Ellos mismos reconocen que es complicado saberlo con seguridad. No tenemos dispositivos ni estructuras en la Luna como para investigarlo en profundidad. Pero revisando toda la investigación reciente sobre nuestro satélite las cifras podrían cuadrar.

Las teorías más aceptadas sobre de la formación de la Luna nos explican que hace 4.500 millones de años un protoplaneta del tamaño de Marte colisión con una Tierra aún en formación. Los astrónomos llaman a ese planeta Tea, la que según la mitología griega engendró a Selene.

La tesis de Schulze-Makuch y Crawford es que, tras el gran impacto y en pleno proceso de formación, la Luna pudo sufrir un enorme episodio volcánico que generó una pequeña atmósfera. Con esa atmósfera encima de la mesa y una humedad lunar hasta ahora desconocida, la idea de que durante unos 10 millones de años hubiera agua y aire líquido surge como una posibilidad. Una posibilidad remota por ahora.

...que deja muchas preguntas en el aire

Mark Tegethoff 348805 Unsplash

La habitabilidad, como los mismos autores señalan, “requiere mucho más que la presencia de aire y agua”. Faltan pistas fundamentales para poder seguir manteniendo esa hipótesis (como la existencia de “compuestos orgánicos” en el suelo lunar). Los autores hablan de la profunda erosión de la superficie lunar para explicar que no los hayamos encontrado, pero son especulaciones.

Lo que sí está claro es que es el mejor momento para especular sobre nuestro querido satélite: todas las agencias espaciales han puesto la mirada hacia la Luna y la segunda llegada del hombre parece más cercana que nunca. Fuera habitable o no, queda mucho por aprender.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio