Compartir
Publicidad
Las eléctricas de siempre son las que te quieren vender las placas solares de casa, incluso para autoconsumo
Empresas y economía

Las eléctricas de siempre son las que te quieren vender las placas solares de casa, incluso para autoconsumo

Publicidad
Publicidad

No es un secreto que España es un país en el que abundan los recursos para generar energía renovable. Fundamentalmente el sol que, además de ser nuestro tradicional aliado para atraer turismo, también es una fuente de energía clave en la ansiada transición hacia un mix energético cada vez más sostenible.

Si bien es cierto que hemos sido pioneros en muchos campos de las energías renovables y desarrollado una industria modelo, no deja de sorprender que desde el año 2013 la potencia fotovoltaica instalada solo haya aumentado un 0,3%. En perspectiva con el 15% europeo o el 52% estadounidense, es evidente el frenazo.

Un giro para las eléctricas

Tras años de parálisis en la instalación de nuevas centrales renovables, tampoco en el ámbito del autoconsumo se ha notado un progreso destacable durante los años de la crisis económica. Más bien lo contrario, con políticas que en lugar de fomentar su implementación suponen un freno radical. Todo esto también alineado con los intereses de las empresas más conservadoras del sector eléctrico.

Son precisamente esas empresas las que se han subido al carro y ofrecen soluciones integrales a los consumidores. Hablamos de las eléctricas tradicionales que componen el oligopolio del mercado eléctrico de nuestro país. Y es que, con el aumento de la concienciación general por la cuestión medioambiental y el crecimiento en la competitividad de la tecnología solar, era únicamente cuestión de tiempo que esto ocurriera.

Una de ellas, Iberdrola, lleva ya años acertando al basar su marketing en la defensa de ciertos valores medioambientales, tanto con el mensaje que transmiten como con su identidad de marca. Y aun, a pesar de sus reticencias con respecto a la energía solar, tildada en varias ocasiones por su presidente de inmadura y cara, hace un tiempo que han sabido apreciar su creciente madurez. Ahora, desde la aprobación por parte del Gobierno del decreto de autoconsumo, da el salto al sector del autoconsumo doméstico junto a otras empresas líderes del sector, como lo son Endesa, Naturgy (antigua Gas Natural Fenosa) o EDP.

Instalación de paneles

Es curioso que precisamente esas eléctricas cuyo negocio está en la distribución de electricidad desde la red sean las que estén ofreciendo alternativas al consumidor. A nuevas necesidades nuevas soluciones, y es exactamente esta idea las que les llevan a subirse al carro inevitable del autoconsumo y la generación distribuida (de proximidad a los puntos de consumo). Al fin y al cabo, a nivel estratégico, no es nada descabellado tratar de tomar el control del suministro energético convencional al mismo tiempo que se gestiona el nuevo sustituto.

Así está el mercado

Estas empresas eléctricas ofrecen al usuario doméstico proyectos "llave en mano", con los que aprovechar la superficie de sus tejados para generar energía limpia para su consumo. Y llave en mano significa, precisamente, que la empresa asume todo el proyecto desde el comienzo de la idea hasta dar al cliente la instalación ya operativa. Aunque, por supuesto, la diferencia está en los detalles.

En lo básico, todas coinciden. Primero realizan un estudio inicial en el que cuantifican el potencial solar en la ubicación y condiciones de la vivienda, así como la caracterización del consumo de la familia. En función de estos datos dimensionan la instalación y se encargan de legalizarla realizando los trámites oportunos con el ayuntamiento correspondiente. Y, finalmente, tras el montaje final de todos los componentes, se encargan del mantenimiento de la instalación.

Iberdrola ha decidido ofrecer los servicios mencionados sectorizando según el tipo de cliente. Desde el estudio inicial lo adaptan a cada caso distinguiendo además entre hogares, cuyo consumo llega hasta 15 kW de potencia contratada, empresas que consuman en alta tensión o tengan una potencia contratada mayor a la de los hogares, y generación para suministro eléctrico a sistemas de bombeo de agua para regadío. En este último caso la solución solar es particularmente provechosa, ya que las grandes superficies de cultivo suelen estar alejadas de los puntos de acceso a la red eléctrica.

Agricultura con instalación solar

En el caso de EDP, añaden de manera adicional el incentivo de servir de asesor de cara a la tramitación de subvenciones que abaraten costes al cliente. Además, han apostado por desarrollar el sistema re:dy, que permite al usuario monitorizar el consumo energético del hogar a través del smartphone, controlando no solo el consumo sino también la producción energética en cada momento.

Naturgy, por otra parte, ofrece la Tarifa Flexible Nocturna Eco Luz a instalaciones inferiores a los 10 kW de potencia contratada. Con ella garantizan el suministro de energía a bajo precio durante las horas de noche. Además, disponen de variantes de esta tarifa para potencias superiores, distinguiendo entre el rango de 10-15 kW e instalaciones superiores a los 15 kW. Implementan también sistemas informáticos para el control de la instalación solar.

En último lugar, uno de los mayores incentivos por parte de Endesa es la rapidez. En tan solo 48 horas ofrecen al usuario un presupuesto personalizado con los detalles de la instalación, para el que únicamente es necesario cumplimentar un formulario online. En tan solo una semana un instalador visita la vivienda para la comprobación de los datos necesarios para la instalación y 48 horas más tarde se comprometen al envío de la documentación definitiva. Tras el tiempo de legalización por parte de la administración correspondiente, tardarán de nuevo 48 horas en instalar la solución solar en la vivienda.

La estrategia en cifras

Los excesos de energía que generen los paneles se verterán a la red y, de igual manera, cuando la generación sea insuficiente la red eléctrica tendrá el papel de dar respaldo con distribución de energía procedente del mix energético nacional.

Líneas de alta tensión

El atractivo principal con el que cuentan para que las familias se lancen a la aventura solar es el ahorro. Hemos podido hablar al respecto con Floren Pérez, responsable en Endesa del producto Solar FV para el sector residencial, quien comenta que el ahorro inicial estimado en el estudio personalizado "se ve aumentado gracias a la Tarifa Tempo Solar, que cuenta con un descuento (30% el primer año y 25% a partir del segundo) en las horas Tempo (coincidiendo con las horas con menos sol)", de manera similar a la tarifa ofrecida por Naturgy.

Sin embargo, la gran diversidad de situaciones, patrones de consumo y condiciones naturales hacen complicado poder concretar con cifras específicas cuál será la inversión económica total. Por ejemplo, si el consumo en el hogar se hace durante el día, estaría alineado con la disponibilidad de energía solar y bastaría con instalar una cantidad de paneles acorde a la potencia pico necesaria, que es la máxima energía consumida en un momento dado. En caso contrario, la instalación dispondrá de baterías para acumular la energía que se consumirá durante la noche, y esto supondría un ligero encarecimiento del conjunto.

Las familias amortizarán su inversión antes de los 10 años, quedando por delante más de la mitad de la vida útil de los equipos

Pero tratemos de ilustrar esto un poco. Imaginemos una vivienda unifamiliar que únicamente necesite una instalación de 5 módulos fotovoltaicos y 1.35 kWp (potencia pico medida en kilovatios). Para este caso, el precio aproximado sería de unos 4.000€. "Con estos costes conseguimos plazos de amortización por debajo de los 10 años. Hay que tener en cuenta que en ese punto los módulos no han llegado ni a la mitad de su vida útil", comenta Floren.

Otro ejemplo, esta vez a menor escala, sería la aproximación que da EDP de lo que ellos llaman "instalación básica". Con un coste 1.198,8€ podríamos instalar un módulo fotovoltaico de 250 Wp, considerando también los gastos extra del cableado, protecciones y legalización en el Registro de Autoconsumo.

Paneles solares

Un impulso para el autoconsumo

La aprobación del famoso impuesto al sol fue el culmen de una serie de decisiones políticas que eliminaban progresivamente todo tipo de consideración favorable a la implementación de renovables en nuestro país.

Podemos pensar que una tecnología suficientemente madura y económicamente rentable no debería necesitar subvenciones ni el trato preferente que supondría no pagar el 'peaje' de este impuesto de autoconsumo. Por otro lado, tal vez su proliferación necesite fomentarse con algo más de velocidad teniendo en cuenta los retos medioambientales a los que nos enfrentamos y el incumplimiento de los objetivos y acuerdos internacionales en esta materia.

Tejado con paneles solares

La irrupción en el mercado de las grandes eléctricas de nuestro país amplía el abanico de posibilidades que, si bien ya existía con el servicio de empresas como Viesgo, aún no se ha conseguido consolidar y extender tanto como cabría esperar.

A día de hoy, la energía solar fotovoltaica está en su momento más álgido. Países como China, Estados Unidos, Japón o Alemania han invertido en su avance e implementación en los últimos años, y conjuntamente alcanzan el 70% de la potencia instalada en todo el mundo. Por desgracia, España apenas alcanza un 1%. Esta carrera llegó a la recta de sprint en los años en los que la crisis y la política decidieron que las renovables eran un capricho prescindible. Ahora toca despertar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos