Compartir
Publicidad

Donald Trump amenaza a Francia con una "acción recíproca" tras aprobar el impuesto digital a las tecnológicas estadounidenses

Donald Trump amenaza a Francia con una "acción recíproca" tras aprobar el impuesto digital a las tecnológicas estadounidenses
34 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer, el presidente francés Emmanuel Macron aprobó su controvertido proyecto de ley, que exigirá que todas las compañías tecnológicas que generen al menos 750 millones de euros en ingresos globales y 25 millones de euros en ingresos dentro de Francia, tengan que pagar un impuesto del 3% sobre los ingresos generados por sus servicios digitales dentro del país.

Como era de esperar, el presidente estadounidense Donald Trump ha salido en Twitter a condenar este nuevo impuesto, además de amenazar a Francia con una "acción recíproca sustancial" que sería anunciada "en breve".

Este nuevo impuesto será retroactivo a enero de este año, y se estima que afectará a unas 30 compañías, la mayoría de ellas estadounidenses, aunque también hay chinas, alemanas, británicas e incluso francesas.

La respuesta de Trump fue contundente, aunque aún sin detalles concretos:

"Francia acaba de imponer un impuesto digital a nuestras grandes compañías tecnológicas estadounidenses. Si alguien los grava, debería ser su país de origen, Estados Unidos. Anunciaremos una acción recíproca sustancial ante la estupidez de Macron en breve. ¡Siempre he dicho que el vino americano es mejor que el francés!"

Por cierto, la mención al vino no es gratuita, ya que en el pasado Trump sacó el tema de que el vino francés no paga impuestos en Estados Unidos, mientras que el estadounidense sí que los paga en Francia. Ante esto, el presidente estadounidense calificó este acuerdo como "injusto" y prometió hacer "algo".

Tras el tweet de Trump, la Casa Blanca, a través del secretario de prensa Judd Deere, declaró que están "extremadamente decepcionados" por este nuevo impuesto, y buscarán "herramientas políticas" para contrarrestar esto. Además de hacer hincapié en que "no tolerarán la discriminación contra las empresas con sede en Estados Unidos".

Estas reacciones no son nuevas, ya que hay que recordar que cuando se anunció el impuesto francés hace unas semanas, Estados Unidos inició una investigación antes de que se aprobara, la cual estuvo a cargo de la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, donde mencionaba que "le preocupaba mucho que el impuesto a los servicios digitales se dirija injustamente a las empresas estadounidenses".

Adicional a esto, hace una semana el G7 aprobó el llamado "impuesto digital", que obligará a que las grandes compañías tecnológicas que tienen operaciones digitales tengan que pagar impuestos en aquellos países donde tengan actividad, sin importar que no estén físicamente presentes. Algo que Estados Unidos afirma afectará sobre todo a sus compañías tecnológicas, por lo que fueron el único país en denunciar esta medida como "discriminatoria".

Hasta el momento la Casa Blanca no ha revelado en qué consistirá la "acción recíproca" a la que hace mención Trump, pero estaremos atentos ante cualquier novedad.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio