124.000 productos destruidos en una semana: así acaban los productos devueltos o no vendidos en Amazon
Empresas y economía

124.000 productos destruidos en una semana: así acaban los productos devueltos o no vendidos en Amazon

¿Dónde acaba ese producto que devuelves a Amazon? ¿Qué pasa con los que no se venden? Según una reciente investigación de ITV News, el gigante del comercio electrónico "destruye millones" de esos productos cada año en sus almacenes de Reino Unido.

La revelación es sorprendente pero no nueva, y ya en el pasado aparecieron informes que mostraban ese mismo tipo de procesos de destrucción masiva de productos en Francia o Alemania, donde hace apenas un mes Greenpeace volvió a denunciar estas prácticas.

Millones de productos destruidos al año

Un exempleado de Amazon con el pseudónimo de 'Peter' fue entrevistado por ITV News para denunciar estas prácticas. Según este medio, Peter llevaba meses documentando "la increíble cantidad de existencias no deseadas que van a parar a plantas de reciclaje o a vertederos".

Esos procesos se muestran en fotos y vídeos en su móvil en los que se ve cómo hay televisores, portátiles, máquinas de afeitar, drones, libros o mascarillas que en su mayoría son nuevos y redistribuibles, pero que tienen asignada la etiqueta "Destruir".

En una de las capturas aparece una hoja de cálculo en la que se muestra cómo el objetivo para una de las semanas del pasado mes de abril era el de destruir 124.000 objetos.

En otra imagen se puede ver cómo la mercancía destinada a ser destruida se carga aparentemente en un camión que el equipo de investigación de ITV News se encargó de seguir. Ese camión llegó a un centro de reciclado pero se marchó de allí apenas un minuto después sin haber descargado nada.

Destroy
Fuente: ITV News.

En lugar de eso, afirman los investigadores, el camión acabó descargando parte de la mercancía en el centro de reciclado parte después, pero "los productos no eléctricos acabaron en un vertedero".

Una entrevista posterior con uno de los responsables de un centro de almacenamiento de Amazon dio la oportunidad a esos investigadores de preguntar si esa práctica se llevaba a cabo. Ese empleado, llamado John Boumphrey, respondió que la cantidad de productos destruidos "era extremadamente pequeña".

En Xataka nos hemos puesto en contacto con los responsables de Amazon, que nos han indicado que su prioridad "es revender, donar a  organizaciones benéficas o reciclar cualquier producto no vendido. No  se envían artículos a vertederos en el Reino Unido, como último recurso  dichos artículos se envían a programas de generación de energía, pero  estamos trabajando duro para reducir esta cantidad a cero. Estamos  comprometidos a reducir nuestra huella medioambiental  y desarrollar un programa de economía circular con el objetivo de  reducir las devoluciones, reutilizar y revender productos y reducir las  eliminaciones"

Los productos no vendidos les cuestan mucho (muchísimo) dinero a los fabricantes

Según algunos analistas, la razón es que tanto fabricantes como comercios hacen así que se "mantenga la exclusividad", provocando que esos productos sigan teniendo esa percepción de escasez que los hace (más) valiosos.

Amazon3

Otra de las razones planteadas para explicar este tipo de prácticas es el propio coste de almacenar esos productos. En una investigación realizada en Francia se descubrió que Amazon cobra 26 euros por metro cuadrado de espacio para almacenar sus productos, pero esa cantidad acaba siendo de 500 euros por ese mismo espacio seis meses después y de 1.000 euros al cabo de un año.

En aquel momento uno de los entrevistados indicó cómo Amazon le cobraba a su empresa 20 euros por devolverle el producto pero tan solo 14 céntimos de euro por destruirla. Si los productos no se venden, explicaba el responsable de una de las marcas que vendía sus productos en Amazon, acaban no teniendo muchas opciones: seguir almacenándolos o que se los devuelvan sale mucho más caro.

En este punto —no confirmado por la compañía— portavoces de Amazon indican que la empresa "trabaja activamente para evitar el desperdicio de  productos. Desarrollamos y proporcionamos a los vendedores herramientas  de previsión de la demanda y las combinamos con programas que permiten  mejorar  la gestión de bienes no vendidos. Esto incluye las ofertas del programa  Amazon Warehouse  para productos usados, liquidación de productos  devueltos, donación de productos específicos a organizaciones benéficas y  programas de reciclaje."

Una práctica denunciada varias veces en el pasado

La CNBC realizó una investigación similar a finales de 2019 y emitió un vídeo en el que mostraba cómo cada año Amazon y otras tiendas acaban con millones de productos que no se venden y que acaban enviando directamente a vertederos o que incineran.

Ese vídeo se publicaba pocos meses después de que Amazon anunciara el lanzamiento de un programa llamado Fullfillment by Amazon FBA Donations. Este proyecto trataba precisamente de aprovechar productos que no se venden donándolos a organizaciones caritativas en Estados Unidos y el Reino Unido.

Estos descubrimientos dejan claro el claro impacto negativo que este tipo de prácticas pueden tener en el medioambiente. En Greenpeace ya denunciaron estas actividades a mediados de 2019: uno de sus empleados "se infiltró" en un centro logístico de Amazon en Winsen, Alemania, y descubrió cómo parte de los productos no vendidos efectivamente se acababan destruyendo.

En aquel momento los portavoces de Amazon indicaron que su objetivo era "el de reducir las devoluciones de forma global, reutilizando y revendiendo productos, y destruyendo los menos posibles. Solo si no hay otra opción (por ejemplo, debido a razones higiénicas o porque están dañados) enviaremos esos productos a ser reciclados [...], a plantas de recuperación de energía, o a vertederos como último recurso. [...] De hecho, el número de productos vendidos y enviados por Amazon que necesitamos destruir está muy por debajo del 1%".

Una investigación de DW revelaba en febrero de 2020 cómo en este ámbito la transparencia es un problema. Aproximadamente un 70% de los productos que se devuelven se reacondicionan y se venden "como nuevos", pero "hay muy poca transparencia sobre lo que ocurre sobre el 30% restante de los productos".

El mismo problema se detectó en octubre de 2020 en Amazon Canadá, donde una investigación llevada a cabo por Marketplace reveló que "productos en perfecto estado son [...] destruidos o enviados al vertedero".

En esa investigación incluso se acabaron escondiendo sensores GPS tipo AirTags para saber dónde acababan esos productos. Se aliaron con Basel Action Network, una ONG de Seattle que investiga este tipo de conductas, y descubrieron que de los 12 productos a los que les realizaron seguimiento, solo cuatro fueron revendidos, y alguno, como una mochila, acabó en un vertedero.

Los portavoces de Amazon indican en declaraciones a Xataka que el objetivo de la empresa es que sus clientes "estén completamente satisfechos con cada  producto que compran. Si ese no fuera el caso, la gran mayoría del  inventario devuelto  se revende a otros clientes o se liquida a través de terceros, se  devuelve a los proveedores o se dona a organizaciones benéficas, según  su condición". Fuentes de la industria nos indican además que Amazon trabaja con organizaciones como Cruz Roja y el Banco de Alimentos, a los que donan productos y que forman parte de ese esfuerzo.

Imagen | Screenrant

Temas
Inicio