Qué tal le ha ido a AliExpress en España tras la introducción del IVA hace un año

Qué tal le ha ido a AliExpress en España tras la introducción del IVA hace un año
38 Comentarios

El 1 de julio de 2021 quedó marcado en rojo en el calendario de AliExpress. Para disgusto de quienes están acostumbrados a las gangas de la plataforma china, una de los más utilizadas por los clientes españoles, ese día las normas de juego cambiaron y los chollos de la AliExpress pasaron a ser, sencillamente, menos chollos. ¿El motivo? La entrada en vigor de una normativa europea que acababa con las exenciones en materia de tributos de las que se beneficiaba hasta entonces.

Hace de aquello un año y la gran pregunta ahora es: ¿Cómo le ha ido a la plataforma de Alibaba?

¿Qué cambió exactamente en julio de 2021? Pues básicamente AliExpress perdía una de sus grandes bazas. Hasta entonces la compra de productos que costasen menos de 22 euros en tiendas online situadas fuera de la UE estaban exentas de pagar el IVA. Las condiciones también resultaban favorables para las mercancías con una horquilla de precios algo mayor, de entre 22 y 150 euros, que aunque sí abonaban el impuesto al consumo del 21%, se veían libres de aranceles.

¿En qué se traducían esas exenciones? En que sus artículos jugaban con ventaja al competir con otros similares vendidos por negocios online situados en la Unión Europea. El 1 de julio de 2021 eso cambió. Para AliExpress y para el resto de tiendas online que operan fuera de la UE. A partir de ese día cualquier mercancía, sin importar si costaba o no más de 22 o 150 euros, pasaba a estar sujeta al pago de aranceles e IVA, lo que afectaba de forma directa a los precios finales.

¿Se dejó sentir en las operaciones? Sí. Así lo acaba de reconocer la propia matriz china, Alibaba Group, que en un comunicado emitido a finales de mayo con los resultados del primer trimestre y el año fiscal, admite que la medida comunitaria se ha dejado sentir en sus pedidos e ingresos.

En el informe el grupo fundado por Jack Ma explica cómo durante el ejercicio fiscal 2022 los pedidos de sus plataformas Lazada, AliExpress, Trendyol y Daraz experimentaron un incremento interanual combinado del 34%. El dato es bueno, pero oculta en realidad dos tendencias bien diferentes en el seno de la multinacional china. Y la clave para entenderlas son, precisamente, las tasas.

Diferencias en el seno de Alibaba. “Esto refleja un sólido crecimiento de los pedidos de Lazada, del 60%, y de Trendyol, del 68%, que se vio parcialmente compensando por un crecimiento plano de los pedidos de AliExpress debido a la eliminación por parte de la UE de la exención del impuesto sobre el valor añadido para los paquetes transfronterizos inferiores a 22 euros, así como por interrupciones de la cadena de suministro y la logística debidas al conflicto entre Rusia y Ucrania”, detalla.

Cuando se analiza el trimestre la foto es incluso peor para AliExpress, con una brecha aun más pronunciada. “El crecimiento combinado de los pedidos de estos negocios se situó en torno al 7% interanual, impulsado por el sólido crecimiento de Lazada, del 32%, y de Trendyol, del 48%, que se vio parcialmente compensado por el descenso de los pedidos de AliExpress”, señala la firma china. Como causas, vuelve a indicar una vez más el cambio en la UE y la guerra de Rusia.

La huella en los ingresos del grupo. La tendencia, lógicamente, repercute en el capítulo de ingresos del negocio de comercio internacional al por menor, que en términos generales creció a lo largo del primer trimestre de 2022 un 4% hasta sumar alrededor de 1.560 millones de dólares. Eso sí, con una aportación desigual de sus diferentes filiales. El alza se explica básicamente por los ingresos de Lazada, con sede en Singapur y que se centra fundamentalmente en el mercado asiático.

Las cosas fueron algo peor en Trendyol, perjudicada por la depreciación de la lira turca frente al renminbi, la moneda oficial de la República Popular China. También en AliExpress, que padeció una “disminución de pedidos” que la multinacional achaca una vez más a un cóctel de factores en el que destaca el nuevo de escenario fiscal: el cambio en las normas del IVA en la UE y las interrupciones de la cadena de suministro y logística ocasionadas por la guerra de Rusia, conflicto que arrancó, recordémoslo, prácticamente a finales de febrero, con el trimestre ya muy avanzado.

Apuesta por la presencia offline. Más allá de la deriva de los pedidos, los últimos meses de AliExpress en España han estado marcados por una apuesta clara por la presencia física. Entre noviembre de 2021 y junio de 2022 la compañía ha abierto varias tiendas en España: la del centro comercial Lagoh, en Sevilla; la de La Vaguada, en Madrid; y la más reciente, la de La Gavia, en Madrid, un espacio de 300 metros cuadrados que suma su octavo local de venta en España.

En los últimos meses también ha apostado por la logística con un nuevo centro de clasificación en San Fernando de Henares de 19.000 metros cuadrados (m2), lo que ensancha un músculo que la multinacional china parece decidida a fortalecer aún más. En febrero La Información publicaba que Alibaba está detrás de nuevas ubicaciones para apuntalar su red operativa en el país.

Cardmapr Nl Sgj4fw55y7w Unsplash

…Y el mercado español. Para entender esa apuesta es importante entender el contexto. Más allá del varapalo que haya podido suponer el pago del IVA y aranceles, la compañía viene de un 2020 muy bueno, impulsado por el alza del comercio online que alentó la pandemia.

AliExpress cerró 2020 con un crecimiento de tres dígitos hasta afianzar España como su tercer mayor mercado en volumen de facturación. La firma también ha presumido de que en 2021 logró aumentar un 200% el volumen de las mercancías vendidas por empresas españolas y la presencia de negocios nacionales creció más de un 35%: de 8.000 en 2020, a 11.000 un año después.

El telón de fondo del grupo. Los últimos datos financieros compartidos por Alibaba dibujan un escenario complejo. Como recoge Retail Detail, el gigante del comercio online vio cómo sus ingresos en el trimestre crecían un 9%, un dato positivo que marca, sin embargo, su tasa de crecimiento más baja desde que el grupo salió a bolsa en 2014. Su EBITDA descendió de forma sensible. En cuanto al ejercicio fiscal, se cerró con un alza de ingresos, pero por debajo del objetivo. La firma no es inmune al escenario internacional, incluida la política "Cero COVID" de China.

Imágenes | CardMapr.nl (Unsplash)

Temas
Inicio