Compartir
Publicidad

Cuando Koko, la gorila que usaba el lenguaje de signos, "chateó" con más de 10.000 personas

Cuando Koko, la gorila que usaba el lenguaje de signos, "chateó" con más de 10.000 personas
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El 21 de junio fue un día triste: la gorila Koko, conocida por aprender a comunicarse por lenguaje de signos, fallecía a sus 46 años. Un simio que registró un coeficiente intelectual de entre 75 y 95, que además fue capaz de aprovechar su habilidad para internet, ya que Koko realizó el primer webchat interespecífico de la historia.

Ocurrió en plena efervescencia de internet, cuando no era tan habitual disponer de conexión y quienes la tenían tiraban de aquellos históricos módems de 56 kbps y su estupenda sintonía al conectarse. El evento se anunció en las principales cadenas de televisión y logró que el chat de AOL registrase uno de sus mayores índices de audiencia.

Los ordenadores no eran problema para Koko

La gorila Koko nacía el 4 de julio de 1971 en el zoológico de San Francisco, y pronto empezó con las clases de lenguaje de signos. Concretamente un año después, encargándose de ello la doctora Francine Patterson, apodada "Penny", y llegando a reproducir más de 1.000 signos y entender más de 2.000 palabras en inglés, según transcribieron en Time.

Un selfie contribuyó a la fama de Koko

Con esta habilidad, lo lógico es que le llegase la fama aunque no fuesen tiempos de Twitter o hashtags, aunque curiosamente fue un selfie lo que contribuyó a la misma. Concretamente uno que se hizo la propia gorila con una cámara frente al espejo y que fue portada de National Geographic.

Pero lo que no está tan comentado es que Koko, como sus primos los Homo sapiens, también se empapó en cierto modo de una de las revoluciones tecnológicas más importantes: internet. De ahí que el suyo sea el primer chat interespecie del que se tiene constancia, ya que la conversación (o el intento de la misma) fue con seres humanos.

Ocurrió el 28 de abril de 1998, y fue algo que se preparó bien también a nivel de repercusión mediática. Según la propia web de Koko, rescatada por diversos archivos, el chat logró tener una de las audiencias más altas de AOL (empresa que alojaba el chat con AOL Live), llegando a "decenas de miles de participantes" según Reuters. Y es que, no en vano, medios importantes como CNN o la CBS (que aporta el dato de que para Koko no eran extraños los ordenadores ya que Apple le había dado ya uno) se habían encargado de anunciarlo para ir animando a los internautas del momento.

Pero, ¿tecleaba ella? No, hasta ahí no llegó, el animalito. Se trataba de que la gente escribiera sus preguntas y las enviara para que Penny se las traducía a lenguaje de signos, mediante una persona de AOL que se encargaba de transmitírselas por teléfono, si bien Koko sí llego a teclear para ciertos ejercicios (un ordenador emitía una palabra si ella pulsaba una tecla).

La transcripción completa del chat se ha salvado en la misma web de Koko, el cual se realizó donde vivía la gorila (en The Gorilla Foundation, en San Francisco). En ella se incluyeron comportamientos o acciones, así como lo que no se pudo descifrar como signo (indicado como XXX) o las vocalizaciones (con un asterisco). La transcripción completa está , pero os ponemos algún fragmento (traducido al español).

AOL = mensajes del chat

PENNY = Doctora Penny Patterson

KOKO = la gorila Koko (que se refiere a ella misma con los signos "Bien Animal Persona Gorila")

PENNY: Déjame explicarte qué vamos a hacer.

KOKO: Bien.

PENNY: Vamos a estar al teléfono con muchas personas que nos van a preguntar...

KOKO: Pezón. (Pezón en inglés es nipple, que suena parecido a people, gente, y al parecer Koko las usaba indistintamente)

[...]

AOL: MInyKitty pregunta a Koko: ¿vas a tener un bebé en el futuro?

PENNY: Vale, ¿eso es para Koko? Koko, ¿vas a tener un bebé en el futuro?

KOKO: Koko-amor comer... Sorbo.

AOL: ¡Yo también!

PENNY: ¿Y qué hay con el bebé? ¿Vas a tener un bebé? Está pensando... Sus manos están juntas...

KOKO: Desatención.

PENNY: Oh, pobre... Ha dicho "desatención". Se ha tapado su cara con sus manos, lo cual significa que no está pasando, o que no ha ocurrido aún. No lo veo...

AOL: ¡Eso es triste!

PENNY: Es al responder a esa pregunta. En otras palabras, ella no ha tenido uno, y no ve un futuro bebé aquí. Actualmente de hecho hay dos machos para una hembra, que es lo contrario de lo que ella necesita. Creo que es la razón por la que ha respondido eso, porque en la situación actual no es posible para ella tener un bebe. Ella nicest varias hembras y un macho para tener familia.

[...]

AOL: EFRN pregunta: ¿le gustaría a Koko tener un gato, un perro o un gorila como amigo?

PENNY: Vale, vamos a preguntarle. ¿Kok gustar tener un gato, o perro, o gorila como amigo? Koko, ¿te gustaría tener un gato, un perro o un gorila? *KOKO: Perro.

[...]

AOL: Una cuestión básica terrestre para Koko de Earth2Kim: Koko, ¿cuál es tu comic favorita, fruta, o verdura?

PENNY: Vale, venga. Tenemos una pregunta para ti, cariño. ¿Cuál es tu comida favorita? La que más a gusto comas. ¿Cuál es tu comida favorita? La que más te gusta... Vale, está pensando....

AOL: ¡La gente tiene muchos estereotipos!

KOKO: Sorber.

PENNY: Le gusta beber. ¿Cuál es tu bebida favorita? ¿Tienes una bebida favorita?

KOKO: Beber manzana.

[...]

Koko La única foto que se conserva de momento: Koko y Penny con el teléfono por el que escuchaba las preguntas. (Koko.org)

Una vida longeva y diferente

Según las preguntas más frecuentes (FAQ) de la página de Koko, los motivos para hacer esta especie de chat fue el intento de que la preocupación por los gorilas trascendiese, seguir con el proyecto de la comunicación interespecífica y reunir fondos para construir el nuevo hogar de Koko, un santuario para más gorilas en Maui (hablan de ello en la conversación). Y según recalcaron en Wired la publicidad con todo esto no le vino nada mal a la fundación.

Con todo esto no es de extrañar que Koko en sí se convirtiese casi en un símbolo, en una prueba viviente de que humanos y primates estamos muy cerca y que no se trata sólo de compartir gran parte de nuestro ADN. Koko llevó una vida muy distinta a la de sus congéneres en libertad, yendo en ocasiones a otros entornos para poder ser estudiada, y probablemente no fue una vida fácil, pero aguantó 46 años que pasan de la media estimada para un gorila (35-40 años).

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos