Publicidad

La alucinante voz de la tierra: así suena un 'metrónomo' natural de 120 metros de altura

La alucinante voz de la tierra: así suena un 'metrónomo' natural de 120 metros de altura
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

En Deadwood, la mítica serie de la HBO sobre la conquista norteamericana de las Black Hills de Dakota del Sur, el magnate minero George Hearst solía repetir que la tierra hablaba con él. En ese caso, lo que le decía era dónde estaba el oro, pero convendréis conmigo que cuando uno empieza a hablar con la tierra sabe cómo empieza la conversación, pero no tiene ni idea de cómo se acaba.

Una buena muestra de esto es lo que le pasó a Jeffrey R Moore y su equipo de de la Universidad de Utah. Los investigadores trataban de estudiar con detalle Castleton Tower, una enorme torre natural de arenisca de 122 m que se alza sobre un monte de 305 m de altura al noreste de Moab, Utah. Y lo que se encontraron fue la voz de la roca.

El metrónomo de arenisca de 120 metros

Moore y su equipo han estado midiendo las vibraciones de distintas formaciones rocosas desde poco después de que el Wall Arch, uno de los arcos de arenisca más emblemáticos de Utah, se desplomara en 2008. Hasta ahora, solo habían analizado pequeñas estructuras como arcos, puentes o pináculos. Nada que ver con la enorme formación de Castleton Tower.

En este caso, escuchar la roca requería escalarla y colocar una serie de sismógrafos tridimensionales en la parte superior. No es que fuera algo sencillo. La torre no fue escalada por primera hasta 1961 y necesitaron dos escaladores profesionales (Kathryn Vollinger y Natan Richman) para poder instalar los sistemas de medición.

Lo que los investigadores descubrieron es que la enorme roca se balancea forma natural de una forma muy constante actuando como una suerte de metrónomo a merced del viento, los terremotos lejanos o las vibraciones provocadas por el ser humano.

Y esto es lo más interesante porque la comprensión de cómo vibran esta y otras formas de roca natural, no solo nos permite a estudiar la salud estructural de las mismas, sino que nos ayuda comprender cómo las vibraciones hechas por el hombre afectan rocas aparentemente inamovibles. Algo crucial si queremos protegerlas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir