Compartir
Publicidad
DJI, la empresa líder en drones es china y no copia a nadie
Drones

DJI, la empresa líder en drones es china y no copia a nadie

Publicidad
Publicidad

A muchos os sonará el nombre de DJI, una compañía que se ha hecho con el liderato mundial en la venta de drones para el gran público, por delante de empresas europeas y norteamericanas bien conocidas, como Parrot o 3D Robotics. La empresa es china y su éxito ha sido meteórico, ya que se trata de una empresa bastante joven, en un negocio que florece.

Posiblemente sea el primer caso - o uno de los más sonados - en el mundillo de la tecnología y la electrónica de consumo, en el que los chinos llegan y dominan. Según los números que maneja The Economist, DJI es la que manda en el mercado “doméstico”, y lo ha conseguido en solo cinco años de vida.

Lo ponemos entre comillas porque su principal uso está relacionado con actividades profesionales como la foto y el vídeo desde las alturas, aunque el precio permite que muchos entusiastas se sumen a la actividad. Fuera de ese mercado tenemos asuntos militares en los que DJI no entra, ni podemos establecer comparaciones.

Estamos ante un mercado que prácticamente está naciendo ahora. Los nalistas estiman que los drones pueden convertirse en un negocio de 11.000 millones de dólares en 2025

De 20 a 3.000 empleados

Fundada en 2006 por Frank Wang, DJI tienes sus cuarteles generales en Shenzhen, el epicentro de fábricas, marcas y desarrollo de tecnología en China. Frank era un entusiasta de los modelos de radio control, y sus conocimientos como ingeniero le llevaron a jugar desde muy pronto con dispositivos voladores.

Frank Wang Menglin Huang Frank Wang en la presentación de DJI Inspire 1. Foto: Menglin Huang

La empresa comenzó sus operaciones con 20 empleados en una pequeña oficina situada en el meollo de la industria china, por lo que tenían facilidades para acceder a suministradores de componentes, empresas que trabajan con nuevos materiales, y un grupo de trabajadores con talento con ganas de éxito.

DJI es un gran ejemplo de las startups chinas que florecen en Shenzhen: conquistan campos como la robótica, las energías limpias o las telecomunicaciones

Actualmente su plantilla está cercana a contar con 3.000 empleados, y poseen oficinas en Estados Unidos (Los Ángeles), Corea del Sur, Alemania (Frankfurt), Holanda, y Japón (Tokio), contando además con dos centros adicionales en China, situados en Pekín y Hong Kong.

En el año 2013, la compañía consiguió unas ventas de 131 millones de dólares, vendiendo a lo largo del planeta, y se espera que ese número crezca de un 300 a un 500% en los años sucesivos. Desgraciadamente no hay mucha más información al respecto.

Más que drones, no faltan productos

Estamos ante un negocio que podemos considerar como nuevo, más si tenemos en cuenta que se están desarrollando soluciones al alcance de muchos bolsillos, y es precisamente ahí donde está el fuerte de DJI (Da-Jiang Innovations Science and Technology).

Ronin M
Muy conocida por sus drones, no menos importante es el negocio que hace con estabilizadores para cámaras de vídeo. Ronin es su producto más importante

Todo ello aprovechando que el mercado internacional tiene muchas lagunas en regulación y uso de vehículos no tripulados, cosa que poco a poco irá entorpeciendo la compra por un número de clientes que simplemente quieren jugar con ellos.

La empresa china consigue tener varios escalones de precios en su oferta, y también ha desarrollado todo un ecosistema de accesorios y componentes que hacen que su propuesta sea muy completa. Desde drones con cámaras integradas como los Inspire o Phantom, a soluciones más potentes y profesionales, pasando por estabilizadores para cámaras - fuera del concepto dron -, drones que se montan por piezas, o soportes para las cámaras (gimbals).

DJI no es una empresa que copie, es una empresa que crea, redefine el mercado con sus productos

Pero no solo hablamos de parir productos interesantes, parecidos a otras cosas ya creadas. No, DJI tiene un departamento de investigación y desarrollo muy potente, que crea nuevos productos cada cinco meses, un ritmo que la competencia tiene complicado seguir.

Los productos de DJI - también de la competencia - redefinen industrias, ya que multitud de campos donde se crean puestos de trabajo nuevos, y posibilidades que no imaginábamos hasta hace unos años. Hablamos de la la grabación de vídeo, la fotografía aérea, la conservación y control de lugares poco accesibles, búsquedas y rescates, etc, etc.

Phantom

Nosotros os hemos presentado algunos de sus productos en nuestras páginas, empezando por la serie más "asequible" Phantom, en su versión más moderna y en la anterior, hasta el más profesional Inspire, primero con cámara 4K incluida.

Por encima tenemos modelos mucho más potentes como los Spreading Wings, o los modulares Flame Wheel. No falta un gran surtido de accesorios, controladores de vuelo, Gimbals, o sistemas de estabilización como el aclamado Ronin.

¿Cómo se domina un mercado tan rápido?

Supongo que hay mucho de pasión, dedicación y suerte en todas las historias de éxito, pero también se pueden analizar varios puntos importantes en la estrategia de DJI. Nos sirve a modo de resumen:

  • Desarrollo muy rápido. Lo hemos comentado, en pocos meses pasan de prototipos a venta, intentando entender qué quiere un mercado en el que hay muchas cosas por probar y experimentar. El ejemplo más claro llegó con las cámaras GoPro, que las gente ataba a drones, y ellos decidieron crear un modelo directamente preparado para ello.
  • Jugar con precios a los que pueden acceder entusiastas y gente que comienza en ello por puro entretenimiento. Lo consiguen estando en el meollo de Shenzhen, algo parecido a lo que ocurre con los fabricantes de dispositivos móviles allí instalados.
Accesorios
  • Creando un ecosistema de accesorios y herramientas que mejoran las posibilidades básicas de sus equipos. También elementos reconocidos y no relacionados directamente con drones, como los estabilizadores Ronin.
  • Relacionado con el segundo punto, tenemos el lado opuesto, ofrecer herramientas para profesionales, también a un precio ajustado. En definitiva, tener diferentes campos de batalla, sustentados en una misma idea de producto: volar y grabar.

Catalizando la creatividad

Sin duda, el éxito de los drones en producciones con diferentes niveles de presupuesto tiene que ver con las posibilidades creativas que ofrecen a los que lo utilizan. Tenemos montones de ejemplos de videos grabados con drones, y DJI tiene gran parte de culpa al ofrecer herramientas “asequibles”.

Dji Phantom Logo
El secreto del éxito estuvo en la creación de un drone por menos de 1.000 dólares, que permitía hacer las mismas cosas que sus rivales en el tiempo, en los que había que gastar al menos cinco veces el precio del producto chino.

También podemos echarle la culpa a su buena relación con GoPro, al poder alojar cámaras de acción que graban muy bien por un presupuesto moderado, las posibilidades se multiplican.

Hace poco confeccionamos un artículo que recogía una recopilación de vídeos bastante llamativos, no tiene por qué estar grabados con herramientas DJI o GoPro, pero nos podemos hacer una idea de las posibilidades.

Para que no os tengáis que marchar a otro enlace, elijo Antarctica, un excelente ejemplo grabado con herramientas clave en toda esta historia - nada de grandes presupuestos - como el dron DJI Phantom 2 y una a GoPro HERO3+ Black:


Actualización

Casualidad, preparamos el artículos sobre DJI, y hoy es noticia. La empresa china ha recibido una inversión de 75 millones de dólares desde Accel Partners, conocido por sus inversiones en compañías como Facebook o Dropbox.

El precio en que se sitúa la compañía asciende a los 10.000 millones de dólares. El camino en ventas es prometedor, ya que se espera que se doblen los ingresos este año, llegando a 1.000 millones de dólares.
DJI, como Apple pero en el aire
Así la describe el inversor Bilal Zuberi, especializado en este tipo de tecnologías. DJI se está comiendo el mercado, tanto en ventas, como en beneficios. Lo más interesante de la propuesta es que quieren crear plataformas, no simplemente crear drones, y con eso pueden dejar poco espacio a la competencia.

Imagen | QuadcopterGuy Más información | NYT | WSJ

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos