Compartir
Publicidad
NVIDIA RTX 2080 y RTX 2080 Ti, análisis: jugar en 4K a 60 FPS al fin es una opción, aunque no saldrá barato
Componentes

NVIDIA RTX 2080 y RTX 2080 Ti, análisis: jugar en 4K a 60 FPS al fin es una opción, aunque no saldrá barato

Publicidad
Publicidad

Que sí, que todo el discurso sobre los Tensor Cores y el ray-tracing en las NVIDIA GeForce RTX 2080 y RTX 2080 Ti está muy bien, pero vamos al meollo de la cuestión: ¿cómo son de potentes y rápidas en videojuegos?

Esa es la pregunta a la que por fin podemos contestar tras haber contado con una muestra de ambas tarjetas. ¿Cuál es la respuesta? Atentos, porque las nuevas RTX 2080/Ti dan la bienvenida, por fin, al juego 4K a 60 fps.

Los nuevos Turing SM no están solos

En nuestro repaso a la arquitectura Turing que NVIDIA ha creado para sus nuevas tarjetas gráficas ya hablábamos de cómo nos encontrábamos con tres tipos de núcleos: los Turing SM (hasta 14 TFLOPS), los Tensor Core (hasta 114 TFLOPS en precisión FP16) y los RT Cores (hasta 10 "gigarayos" por segundo, según una métrica creada por la propia NVIDIA).

Nvidia Geforce Rtx 2000 3

Esa arquitectura se une a ese nuevo proceso de fabricación de 12 nm para lograr chips como el TU102, presente en las GeForce RTX 2080 Ti, que cuenta con 18.900 millones de transistores, solo superado por el GV100 que NVIDIA reserva a los supercomputadores.

El rendimiento que se puede esperar de dichos chips es notable, y ya solo en fuerza bruta hay una mejora notable, y pasamos por ejemplo de los 11 TFLOPS de las GTX 1080 Ti (Pascal) a los 14 TFLOPS de las GTX 2080 Ti (Turing).

Hasta 18.900 millones de transistores integra la RTX 2080 Ti, uno de los chips más complejos y densos de toda la historia.

La mejora en operaciones centradas en la disciplina de inteligencia artificial o el trazado de rayos es aún mayor, porque dichas áreas apenas estaban cubiertas en la arquitectura Pascal, y los nuevos Cores permiten llegar a 114 TFLOPS con los Tensor Core (11 TFLOPs en Pascal) y a los citados 10 "gigarayos" por segundo en los RT Core, por los 1,1 que se conseguían por software en las 1080 Ti, por ejemplo.

A por los videojuegos en resolución 4K

Con Turing se inicia definitivamente ese deseado salto al juego en 4K, una resolución que veníamos disfrutando en monitores y televisores desde hace años pero que se resistía en los videojuegos. La razón es obvia: los requisitos hardware eran enormes.

Img 1287

Con Turing, NVIDIA da respuesta ese problema, y tanto las RTX 2080 como las RTX 2080 Ti son por fin ese escalón al que podremos subirnos para disfrutar de juegos en 4K con tasas de fotograma sotenidas superiores a los 60 fps, lo que garantiza que la experiencia de juego es fluida a esta resolución.

Por fin podremos jugar en 4K a 60 FPS con garantías totales

Según NVIDIA los Turing Stream Multiprocessors (SM) ofrecen hasta un 50% más de rendimiento por núcleo CUDA frente a lo que se lograba con Pascal, algo que como ya comentábamos en nuestro repaso se debía a una nueva unidad de proceso de enteros (que permite trabajar con operaciones con enteros y números en coma flotante de forma concurrente) y con la nueva memoria interna.

La NVIDIA GeForce RTX 2080 Ti como tope de gama

En el lanzamiento de la nueva gama de gráficas dedicadas para el segmento de consumo el modelo más ambicioso de momento es esta NVIDIA GeForce RTX 2080 Ti, que como decíamos está basada en la GPU TU102 con arquitectura Turing.

Img 1309

Este procesador gráfico con 18.900 millones de transitores es el más potente jamás creado por NVIDIA para el mercado de consumo, y nosotros hemos tenido la oportunidad de probar la tarjeta gráfica Founder's Edition, una serie especial cuya frecuencia de reloj ya está algo por encima de la frecuencia nativa.

Las especificaciones de esta gráfica con respecto a la generación anterior demuestran algunas de las claves de ese mayor rendimiento al que es posible acceder con las RTX 2080 Ti:

GPU

GeForce GTX 1080 Ti (Founder's Edition)

GeForce RTX 2080 Ti (Founder's Edition)

SMs

28

68

CUDA Cores

3.584

4.352

Tensor Cores

n.a.

544

Tensor FLOPS

n.a.

114

RT Cores

n.a.

68

Texture Units

224

272

ROPs

88

88

Rendimiento en trazado de rayos

1,1 Gigarayos/segundo

10 Gigarayos/segundo

Rendimiento RTX

11,3 billones de RTX-OPS

78 billones de RTX-OPS

Frencuencia de reloj tope de la GPU

1.582 MHz

1.635 MHz

Frecuencia de reloj de la memoria

5.505 MHz

7.000 MHz

Memoria de vídeo total

11 GB

11 GB

Interfaz de memoria

352-bit

352-bit

Ancho de banda de memoria

484 GB/segundo

616 GB/segundo

TDP

250 W

260 W

La GeForce RTX 2080 no queda lejos

Tras esa ambiciosa RTX 2080 Ti está la potencia de la NVIDIA GeForce RTX 2080, una gráfica basada en la GPU TU104 con arquitectura Turing que a pesar de integrar menos transistores y ser menos llamativa sigue siendo una evolución notable de su antecesora, la GTX 1080.

Img 1294

Esta GPU cuenta con 13.600 millones de transitores, lo que según NVIDIA la hace no solo más compleja que la GTX 1080, sino que incluso su anterior tope de gama, la TITAN XP con su GP102.

Las especificaciones de la RTX 2080 se entienden también mejor en perspectiva si las comparamos con las de su predecesora. Como en el caso anterior, esta Founder's Edition con la que hemos trabajado cuenta con una frecuencia de reloj 90 MHz más alta de la frecuencia de trabajo estándar de las RTX 2080.

GPU

GeForce GTX 1080 (Founder's Edition)

GeForce RTX 2080 (Founder's Edition)

SMs

20

46

CUDA Cores

2.560

2.944

Tensor Cores

n.a.

368

Tensor FLOPS

n.a.

85

RT Cores

n.a.

46

Texture Units

160

184

ROPs

64

64

Rendimiento en trazado de rayos

0,877 Gigarayos/segundo

8 Gigarayos/segundo

Rendimiento RTX

8,9 billones de RTX-OPS

60 trillones de RTX-OPS

Frecuencia de reloj de la GPU

1.733 MHz

1.800 MHz

Frecuencia de reloj de la memoria

5.005 MHz

7.000 MHz

Memoria de vídeo total

8 GB

8 GB

Interfaz de memoria

256-bit

256-bit

Ancho de banda de memoria

320 GB/segundo

448 GB/segundo

TDP

180 W

225 W

Éstas son las RTX 2080/Ti Founder's Edition

El pasado viernes por fin podíamos compartir parte de la información disponible ofrecida por NVIDIA y liberada tras cumplirse el embargo.

 Mg 1343

Entre esa información estaban las imágenes de las RTX 2080 y RTX 2080 Ti tras el 'unboxing', lo que permitía por fin conocer físicamente a las nuevas gráficas de la familia.

El aspecto exterior de estas gráficas es más elegante y sobrio que la pasada familia Founder's Edition, pero además se integran novedades importantes de las que ya hablamos.

Una de las más cruciales es el nuevo sistema de refrigeración basado tanto en la nueva cámara de vapor dual y ese disipador que domina su diseño como esos dos ventiladores de 13 aspas especialmente diseñados para tener al margen tanto la temperatura de las gráficas como el ruido generado incluso en escenarios de uso intensivo.

 Mg 1334

Ese disipador que cubre toda la longitud de estas gráficas permite disipar el calor de una forma especialmente eficiente, pero además contamos con una cubierta de aluminio que cubre todo el PCB, la placa con todos los componentes.

Para alimentar las RTX 2080 Ti se hace uso además de una fuente de 13 fases en lugar de la de 7 que se usaba en las GTX 1080 Ti Founders Edition, por ejemplo (8 fases en la RTX 2080). El nuevo sitema dinámico de gestión de potencia permite controlar de forma más "fina" el suministro de energía a la tarjeta, algo importante para poder dar margen de maniobra a quienes disfrutan del overclocking.

Las nuevas ayudas en materia de overclocking permiten que los usuarios tengan muchas más facilidades y hasta los menos experimentados puedan realizar estas operaciones sin miedo.

En ese ámbito es donde entran los nuevos GPU Boost 4.0 y el llamado NVIDIA Scanner. El primero es un sistema de gestión de frecuencia de reloj que varía esa frecuencia y la potencia entregada según a factores como la carga de trabajo y la temperatura de la gráfica.

Con GPU Boost 4.0 lo que ofrece NVIDIA es un control al usuario para poder editar ciertos nivels asumibles de funcionamiento tanto de carga de trabajo como de temperatura: los algoritmos que controlaban ese equilibrio eran parte de los drivers en GPU Boost 3.0, pero con la nueva versión se le deja al usuario parte del poder de decisión para ofrecer más opciones si quiere forzar aún más estas gráficas.

Evga La heramienta NVIDIA Scanner está integrada por ejemplo dentro del llamado Precision X1 VF Curve Tuner de las nuevas gráficas RTX 2080/Ti de EVGA. Ahora es más fácil y seguro hacer overclocking en gráficas que nunca.

Eso se hace siempre dentro de unos límites asumibles, pero es que para facilitarlo todo entra en acción NVIDIA Scanner, un examen interno que NVIDIA hace de la gráfica en colaboración con el resto de componentes de nuestro PC para "sugerirnos" posibles frecuencias de overclock con las que podemos trabajar. De este modo se automatiza y potencia la capacidad de quienes quieren hacer overclocking de sus gráficas con garantías.

La utilidad realiza una serie de pruebas durante unos 20 minutos, tras los cuales se completa un análisis que permite medir cómo se comporta nuestro PC si forzamos esa frecuencia de reloj de la GPU para a continuación permitirnos elegir varios rangos de overclocking. Aunque la utilidad facilita estas tareas, los más puristas podrán seguir teniendo acceso al overclocking manual.

El rendimiento en números

¿Cómo se comportan realmente estas nuevas gráficas dedicadas de NVIDIA? Eso es lo que por fin podemos desvelar tras pasar varios días con ellas y realizar diversas pruebas de rendimiento.

Img 1320

A la hora de hablar de pruebas es importante hablar de cómo hay que contemplar estos resultados, que son simplemente una referencia de lo que podemos llegar a esperar. Dan una buena idea del impacto que las GeForce RTX 2080 y GeForce RTX 2080 Ti ofrecen en diversos escenarios, y permiten establecer comparaciones con sobre todo la generación anterior.

Todas las pruebas se han realizado en un equipo con unas buenas especificaciones pero no con componentes tope de gama. Así, el procesador es un Core i5-8400, acompañado de 16 GB de memoria DDR4 a 3200 MHz montados sobre una placa ASRock Z370M-ITX/ac. La unidad de almacenamiento principal es una Samsung 970 EVo M.2 NVMe, mientras que la fuente de alimentación es una Be Quiet BN282 de 650 W.

Una nota adicional: la GTX 1080 que necesitábamos para completar esta comparativa no llegó a tiempo para las pruebas, de modo que utilizamos una Gigabyte GeForce GTX 1070 WindForce OC con 8 GB de memoria GDDR5 para establecer al menos una referencia con la generación anterior. En cuanto recibamos la GTX 1080 actualizaremos el artículo para incluir los resultados de esas pruebas y así contar con una comparación más directa.

En nuestras pruebas hemos establecido siempre el máximo nivel de detalle en cada juego y benchmark: había que exprimir las nuevas gráficas de NVIDIA al máximo y ver hasta dónde podían llegar.

Esa configuración puede plantear algunas limitaciones a los resultados finales si esperábais "récords" gracias a las nuevas gráficas de NVIDIA, y la más clara de todas es el procesador, que sin ser en absoluto malo sí puede actuar en ciertas pruebas como cuello de botella para lograr aún mejores cifras en diversas pruebas, sobre todo en videojuegos.

Aún así como decimos nos hemos querido centrar más en las comparaciones entre el comportamiento de las distintas gráficas que en contar con un equipo de pruebas aún más potente y que "acompañase" mejor a estas gráficas de gama alta de NVIDIA. Dicho lo cual, pasamos a ofrecer los resultados para las distintas pruebas.

En todos los casos, por cierto, el nivel de detalle siempre se ponía al máximo, aun cuando esa configuración variaba según el juego. 'Ultra', 'Superior' o 'Más alta' eran algunas de las denominaciones de estos modos al configurarlos en los menús de opciones de cada juego.

A expensas de que 'Battlefield V' demuestre de lo que es capaz gracias a su soporte tanto de DLSS como de trazado de rayos, 'Battlefield 1' sigue siendo una excelente opción para evaluar el comportamiento de estas gráficas.

Y en esos resultados de nuevo queda claro cómo incluso al máximo nivel de detalle las tasas de fotograma eran fantásticas. En las pruebas capturamos esa tasa media con FRAPS durante partidas multijugador y periodos de 10 minutos, tras los que cambiábamos la resolución de vídeo.

Tanto la RTX 2080 como la RTX 2080 Ti se comportan de forma sobresaliente, aunque la diferencia entre ambas es apreciable en todos los modos analizados. Lo importante: jugar a 4K a más de 60 fps es totalmente factible. En una GTX 1070 sí rozamos los 60 fps a resoluciones 1440p, algo que no es en absoluto mal logro pero que no se acerca al rendimiento de las nuevas RTX 2000.

El banco de pruebas 3DMark de FutureMark es uno de los clásicos al evaluar el comportamiento de tarjetas gráficas de todo tipo, y aquí quisimos centrarnos en dos pruebas especialmente exigentes: Fire Strike Extreme y Ice Storm Extreme, que muestran con sus puntuaciones como las nuevas gráficas de NVIDIA logran puntuaciones notables.

Aún así la diferencia con respecto a la GTX 1070 no es tan pronunciada en Ice Storm Extreme. Sí hay una ganancia importante en Fire Strike Extreme respecto a la anterior generación de gráficas de NVIDIA, pero como veremos en otras pruebas ese salto es normalmente más pronunciado que el que revela la prueba Ice Storm Extreme.

Este juego de conducción ya es un clásico en los bancos de pruebas, y gracias a su benchmark interno es posible comprobar cómo se comportan estas nuevas gráficas en uno de los juegos que hasta no hace mucho ponía en aprietos a otras gráficas al intentar jugar a máxima resolución y nivel de detalle.

Con las RTX 2080 y RTX 2080 Ti eso, como vemos, no es problema, y es uno de los ejemplos en los que se ve cómo es posible jugar en 4K y con invel de detalle Ultra a tasas de fotogram que pasan sin problemas de la barrera de los 60 fps. Si os interesa jugar a menor resolución para aprovechar mejores refrescos, en 1080p por ejemplo podríamos aprovechar al máximo las prestaciones de los monitores con soporte de frecuencias de 144 Hz.

Los desarrolladores de World of Tanks también ofrecen una buena herramienta de análisis del rendimiento de tarjetas gráficas. Se denomina World of Tanks enCore, y es una demo del nuevo motor gráfico de este videojuego.

Aquí nos encontramos con una pequeña anomalía en el resultado de la prueba a resolución 1080p que parece comportarse mejor en la RTX 2080 que en la RTX 2080 Ti, pero a partir de ahí la diferencia entre ambas (y sobre todo, con la anterior generación) es evidente.

The Division está a punto de ver su segunda entrega, pero este juego sigue siendo un excelente candidato para probar la potencia gráfica de las nuevas GPUs, sobre todo en altas resoluciones.

Como en otros títulos analizados, es interesante comprobar el rendimiento de estas tarjetas tanto al usar la API DirectX 12 como la anterior versión DirectX 11, algo que deja un mensaje claro en estas tarjetas: si queréis mejores tasas de fotogramas por segundo, parece que activar DX11 es buena idea en la mayoría de los casos.

Aparte de esa observación, una vez más nos encontramos con un juego perfectamente jugable en 4K (las RTX 2080 rozan los 60 fps), y que se comportan también de forma especialmente fluida con resoluciones menores, en las que de nuevo sacar provecho de monitores con soporte de altas tasas de refresco es posible.

Hemos analizado el rendimiento del motor gráfico de las últimas dos entregas del juego de Eidos Interactive, y en esta primera parte nos encontramos con las mismas constantes que venimos viendo a lo largo de la comparativa: perfectamente jugable en 4K a 60 fps y con un comportamiento aún más llamativo si jugamos en 1080p en monitores con altas tasas de refresco.

De nuevo se confirma lo que habíamos anticipado en The Division: el rendimiento con la API DirectX 11 es siempre superior al que se logra con DirectX 12 para cada resolución, y la diferencia es especialmente llamativa en 1080p, por ejemplo.

Curiosidad para la segunda entrega, 'Shadow of the Tomb Raider', en la que las tornas cambian para el rendimiento en DirectX12, ahora superior en casi todas las resolluciones al logrado por DirectX 11.

En la mayoría de las pruebas jugar con DX11 activado permite ganar algunos fps en las nuevas gráficas de NVIDIA

Salvo por eso, nos encontramos ante un título más exigente que su antecesor y que exige más al juego 4K: es jugable, pero no alcanzamos esa meta de los 60 fps que es algo así como el listón de referencia para muchos. Aún así el rendimiento sigue siendo notable, sobre todo considerando cómo se comporta la generación anterior de gráficas de NVIDIA.

Una de las pruebas especialmente importantes a la hora de comprender la potencia de estas gráficas está en este benchmark desarrollado por los creadores de Final Fantasy XV. En él lo que intenta quedar patente es lo relevante que es el nuevo sistema DLSS en el que intervienen los Tensor Cores para ofrecer ese "antialiasing por inteligencia artificial", por llamarlo de una forma sencilla de entender.

Esa participación de los núcleos especializados en las tareas de definición y suavizado de bordes es importantísima porque ahorra mucho trabajo al resto de la GPU, que se puede centrar en aumentar el rendimiento "bruto" y la cadencia de imágenes.

DLSS puede ser una de las joyas de NVIDIA: ganamos en fluidez sin perder en calidad o definición de la imagen

En esta prueba se evalúa una secuencia en 4K que primero se procesa con TAA, un sistema tradicional de suavizado, y luego con DLSS, que como vemos permite lograr puntuaciones mucho más elevadas. Evaluamos también el comportamiento TAA en la GTX 1070, pero lógicamente no pudimos pasar la prueba DLSS porque estas librerías no son compatibles con la anterior generación de gráficas de NVIDIA.

Más allá de esas puntuaciones, lo importante es que ganamos en fluidez sin perder en calidad o definición de la imagen. En NVIDIA han puesto ya en manos de los desarrolladores las herramientas para ofrecer este tipo de soporte en sus juegos, y se trata de unas modificaciones relativamente sencillas que según los responsables de NVIDIA están ya presentes en 25 juegos pero lo estarán en muchos más a corto plazo.

El impacto en rendimiento es notable, y eso hará que este sistema tenga opciones para convertirse en una de las grandes estrellas de la nueva familia de gráficas de NVIDIA.

Cómo es jugar a 5K

Uno de los apartados que personalmente me han llamado más la atención es la de la capacidad no ya de jugar a 4K, sino incluso de jugar a 5K. Este escenario es probablemente muy limitado, pero mi entorno de pruebas me permitió comprobar qué ofrecían las nuevas gráficas de NVIDIA en este aspecto.

Dell

Y todo gracias a mi monitor para las pruebas, que no es desde luego un monitor gaming. Se trata de un Dell UP2715K, un modelo de 27 pulgadas con resolución 5K (5.120 x 2.880 píxeles de resolución) que me permitió evaluar todos los juegos de la comparativa en esta resolución.

Hemos incluido los resultados de todas esas pruebas, y lo sorprendente es que con estas nuevas gráficas aquellos que quieran ir "un pasito" más allá en materia de resolución no se sentirán defraudados. Jugar en 5K desde luego impone una carga especialmente alta en todos estos títulos, y si activamos el máximo nivel de detalle nos encontraremos con escenarios en los que jugar a 60 FPS es viable la mayor parte del tiempo.

Esta experiencia nos ha permitido vislumbrar un futuro en el que quizás jugar a 8K no sea descabellado.

Sin embargo esa resolución hace que ya no sea necesario activar todos los detalles al máximo porque ya de por sí esa definición de imagen es asombrosa. Así pues, jugar en 5K con niveles de detalle medio, por ejemplo, hacía que esas tasas de fotograma se acercasen o superasen esos 60 fps que marcan esa línea "tranquilizadora".

Es evidente que no habrá muchos usuarios que vayan a disfrutar de estos escenarios, pero aún así la experiencia nos ha permitido vislumbrar un futuro en el que quizás jugar a 8K —y ya se empieza hablar de ello— no sea descabellado. No lo lograremos con estas gráficas a menos que los juegos no sean muy exigentes o bajemos el nivel de detalle, pero jugar a 5K es un principio. Quién sabe.

Ruidos, consumos y temperaturas

En nuestras pruebas nos centramos sobre todo en el rendimiento que las gráficas demostraban en los distintos juegos y benchmarks sintéticos a las que las sometíamos, pero hay otros apartados que afectan a ese comportamiento general. No pudimos dedicar el tiempo y recursos que nos hubiera gustado a ruidos, consumos y temperaturas, pero esperamos poder actualizar estos datos en futuras revisiones del análisis.

 Mg 1329

Aunque por falta de tiempo y medios no pudimos evaluar el consumo de estas tarjetas, sí que es interesante reseñar que la citada fuente de 650 W utilizada para las pruebas permitió trabajar con ambas gráficas sin problemas. Sí es importante recalcar que mientras que la RTX 2080 Ti hace uso de dos conectores de 8 pines para estar alimentada, la RTX 2080 utiliza un conector de 8 pines más otro de 6 pines.

Sí que estuvimos atentos a ruidos y temperaturas, y como NVIDIA aseguraba los nuevos sistemas de refrigeración cumplen su cometido: el ruido emitido en situaciones de carga era similar o incluso más bajo que el generado por las GTX 1070, lo que seguramente deje tranquilos a quienes se preocupaban por este apartado.

Bien por los nuevos sistemas de refrigeración y disipación de las gráficas de NVIDIA, que mantuvieron los niveles de ruido por debajo incluso de las de las GTX 1070.

Las temperaturas también se mantuvieron a raya. Un análisis realizado con CAM permite monitorizar esas temperaturas, que en escenarios de máxima carga —pruebas a 4K y 5K— hacía que rondaran los 65-70 grados, una cifra alta pero asumible para nuestro equipo de pruebas, que no estaba en absoluto optimizado para este ámbito.

La mejora es evidente, pero las nuevas RTX suben de precio

La crítica más clara a la nueva familia de gráficas de NVIDIA ha sido la de sus precios de partida, que para las Founder's Edition ha sido superior al que tenían las gráficas de esta misma edición en la pasada familia GTX 1000.

Img 1274

Ciertamente el escalón en precios es notable. Las RTX 2070 parten de los 639 euros, mientras que las RTX 2080 partirán de los 849 euros y las RTX 2080 Ti tendrán un precio de partida de 1.259 euros.

La comparación para muchos es lo que ofrecen estas nuevas gráficas frente a la familia GTX 1000, que ha pasado por una verdadera vorágine de precios debido sobre todo a la fiebre de la minería de criptodivisas.

Ganamos en rendimiento, desde luego, pero esa mejora sale cara

Esos precios han bajado y se han estabilizado tras la bajada de demanda por parte de este colectivo, aunque según la región algunos modelos pueden seguir teniendo precios elevados. La GTX 1070 de nuestras pruebas cuesta 490 euros en PC Componentes y 494 euros en Amazon, por ejemplo.

¿Qué significa eso? Que si hacemos un resumen con el porcentaje de mejora en nuestras pruebas y tomamos como referencia las GTX 1070 frente a las RTX 2080 —actualizaremos los datos una vez podamos pasar las pruebas en la GTX 1080— tenemos los siguientes resultados:

Prueba

GTX 1070

RTX 2080

& MEJORA

Battlefield 1 4K

42

71

40,85

Shadow of the Tomb Raider 4K DX11

25

43

41,86

Rise of the Tomb Raider 4K DX11

36,91

60,54

39,03

The Division 4K DX11

35,5

57,3

38,05

Dirt Rally 4K DX11

43,82

64,81

32,39

World of Tanks Encore 4K

43,82

64,81

35,72

Porcentaje de mejora medio

37,98

Como podéis ver, en nuestras pruebas el porcentaje medio de mejora en resoluciones 4K fue de casi un 38%. Dado que el precio de la RTX 2080 Founder's Edition es de 849 euros y de la GTX 1070 utilizada en las pruebas es de 490 euros, el incremento es de un 73,26%.

 Mg 1337

Eso parece dejar una conclusión clara: ganamos en rendimiento, desde luego, pero esa mejora sale cara. Eso podría hacer pensar que quizás sería más conveniente invertir en gráficas de la serie GTX 1000, que podrían bajar de precio en los próximos meses, pero hay varias consideraciones a tener en cuenta a la hora de tomar esta decisión:

  • Juego 4K: si queréis jugar en 4K con garantías, la nueva generación de gráficas de NVIDIA es la única que ofrece la potencia necesaria para garantizar esos 60 fps que muchos jugadores buscan para una experiencia de juego fluida.
  • Más caras de fabricar, más caras para el usuario: el chip de estas gráficas es un 55% más grande en superficie de die, integra muchos más transistores, cuenta con una arquitectura híbrida y se usa tanto memoria GDDR6 como una nuevo sistema de alimentación. A eso hay unir el hecho de que las Founder's Edition estan overclockeadas de fábrica y cuentan con una construcción mucho más "redonda" y sólida que las de la familia anterior, incluyendo su nuevo sistema de disipación y ventilación.
  • Contenidos Ray-tracing y DLSS: estas dos nuevas opciones forman parte de esas mejoras que aún no apreciamos pero que sí podremos disfrutar en los juegos que aparezcan a partir de ahora. El impacto del trazado de rayos a nivel visual es notable, pero lo que más interesa a los jugadores es DLSS, esa técnica de suavizado que aprovecha los Tensor Cores y que mejora el rendimiento sin que se pierda calidad, como hemos visto con las pruebas de 'Final Fantasy XV'. Su integración en juegos de nueva hornada será mucho mayor en los próximos meses.

Esos factores son difíciles de apreciar cuando uno atiende especialmente al factor precio, pero lo cierto es que las NVIDIA GeForce RTX 2080 Ti y RTX 2080 que hemos analizado podrían calificarse como 'futureproof', es decir, dan más rendimiento ahora, tal y como queríamos, pero es que además están preparadas para lo que NVIDIA cree que será el futuro de las tarjetas gráficas.

Esa apuesta puede ser considerada arriesgada, pero lo cierto es que estas gráficas están preparadas para dar ese primer paso hacia ese futuro en el que el trazado de rayos y el protagonismo de los Tensor Cores puede cambiar muchas cosas. Y podría hacerlo además tanto en el terreno del gaming como en tareas de propósito general y tareas especializadas fuera del ámbito del gaming (edición de vídeo, diseño 3D y desde luego deep learning).

Img 1321

¿Se equivoca NVIDIA con dicha apuesta? Solo el tiempo lo dirá, pero las mejoras introducidas en las RTX 2080 Ti y las RTX 2080 que hemos probado son notables en cuanto a rendimiento y también visualmente impactantes si uno atiende a las demostraciones en las que el trazado de rayos entra en acción.

Más potentes, desde luego, pero en relación precio/prestaciones gaming de momento estas gráficas salen perdiendo con respecto a sus antecesoras

Así pues, nos encontramos ante dos gráficas que demuestran claramente haber ido más allá en cuanto a rendimiento, aunque es cierto que la relación precio/prestaciones, al menos de momento, sale perdiendo respecto a sus antecesoras.

Pascal ('GeForce 1000 Series') supuso un salto impresionante respecto a Maxwell ('GeForce 900 Series') en cuanto a lo que obteníamos "por dólar", y aunque ese salto no es tan pronunciado en Turing ('GeForce 2000 Series') esa comparación es algo injusta, porque como decimos en NVIDIA han ido más allá de tratar de hacer una mera mejora de rendimiento.

Han querido mirar al futuro y ser más ambiciosos. Han querido no quedarse en el "vamos a hacer unas gráficas más rápidas y ya". Ahora queda por ver si ese discurso logra convencer a los usuarios, pero como decimos, es pronto para decidir si esa apuesta es o no válida. De momento, los números están ahí.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio