Compartir
Publicidad
Qué tramas importantes de los libros de 'Juego de Tronos' no se han tratado en la serie
Cine y TV

Qué tramas importantes de los libros de 'Juego de Tronos' no se han tratado en la serie

Publicidad
Publicidad

Con la sexta temporada de 'Juego de Tronos' ya finiquitada, sin tener muy claro si tendremos siete u ocho antes del final definitivo de la serie, y con rumores de una próxima temporada con menos capítulos de los 10 habituales hasta la fecha, los frikis de los libros seguimos con nuestra cantinela, viendo atónitos como algunas de las tramas más relevantes de la obra literaria se quedan fuera de lo contado en la serie de televisión.

Y no, no es que los fundamentalistas del negro sobre blanco no entendamos que abarcar al completo el universo y la ingente cantidad de personajes creados por la mente de George R.R. Martin es prácticamente imposible para una serie de televisión con un tiempo limitado, no; es que hay momentos de 'Canción de Hielo y Fuego' que, simplemente no parece que se puedan dejar fuera sin dar lugar a una historia completamente diferente a la ideada por Martin. Si quieres saber algunos de esos momentos que no concebimos que se queden fuera, sigue adelante bajo tu responsabilidad. Sobre todo si eres de los que no han leído los libros, porque, ¿no hará falta que te alerte sobre los spoilers, no?

OJO: SPOILERS a partir de aquí si no vas al día en 'Juego de Tronos', alertamos de todas formas.

La casa Martell, reinando junto a Daenerys

Serpientes De Arena

Cuando a principios de la sexta temporada asistimos a la muerte de Doran Martell a manos de Ellaria Arena, los lectores nos quedábamos atónitos, (una vez más), no por ver la enésima muerte de un personaje más o menos importante, sino por ver como, a buen seguro, se cerraban con él varias tramas.

Una de ellas era la de su hijo, Quentyn Martell, que en los volúmenes cuarto y quinto de 'Canción de Hielo y Fuego', se paseaba por medio mundo hasta ponerse ante Daenerys para pedir su mano… Con poco éxito.

Dado que su padre, Doran, aún sigue vivo en la trama literaria, es muy de suponer que su muerte en televisión también cierre para siempre la posibilidad de ver las desventuras de este príncipe, que poco podría aportar a la ficción televisiva más allá de verlo sucumbir bajo las llamas de los dragones que quedan en Mereen tras la desbandada de la Khaleesi a lomos de Drogon al final de la quinta temporada. Porque, otra cosa no, pero inconformista sí que nos salió el señor Quentyn. Él llegó a Mereen en busca de una esposa que lo hiciera rey en el Trono de Hierro, y al ver que ésta ya estaba casada y que se quedaba sin trono, quiso al menos llevarse como souvenir unos dragones para conquistar a fuego todo Poniente… Lástima que no contara con la voluntad de los dragones.

Por otra parte, es fácil pensar que el que en la obra literaria haya un personaje cruzándo el mundo para pedir la mano de Daenerys, se he acentrado en la serie de TV en Euron Greyjoy, aunque sus líneas argumentales sean completamente diferentes.

Una Reina en el Trono de Hierro

Myrcella

Relacionada también con los Martell está otra trama que, esta sí, será imposible que veamos ya antes de que concluya la serie. Si Doran quería poner en el trono a su hijo, el príncipe Quentyn, su hermana mayor, Arianne, personaje que ni siquiera ha sido presentado en TV, prefería el empoderamiento. El femenino, por supuesto.

Paralelamente al viaje de Quentyn, Arienne y cuatro de las otras Serpientes de Arena, (porque Oberyn Martell tenía una buena colección de hijas bastardas) secuestran a la Princesa Myrcella con la intención de coronarla como la reina en femenino que su causa cree que Poniente merece.

Su complot en la sombra acaba con Myrcella con una oreja de menos (por espada y por accidente), pero con vida, aunque tampoco Arienne muere, quedando como una simple vencida tras ser desarticulado su plan. Pero claro, si en la ficción televisiva, en la que esta trama ha sido sustituida por el amor entre Myrcella y Trystane, la hija de Cersei y su pareja ya han sido finiquitados, está claro que a Arianne y al resto de Serpientes de Arena no les vamos a ver el pelo por ninguna parte.

Eso sí, que no veamos a Myrcella en el Trono de Hierro, no significa no vaya a haber una Lannister en él. A la vista ha quedado en el décimo episodio de la sexta temporada.

Las aventuras y desventuras de Tyrion y sus encuentros con la realeza

Tyrion

En 'Juego de Tronos', llevamos ya un par de temporadas viendo a Tyrion al lado de Daenerys, haciendo las veces de consejero e incluso de “regente” en su ausencia. Nada más lejos de la realidad literaria hasta la fecha. Tyrion aún no está sirviendo a Daenerys en lo publicado por ahora de 'Canción de Hielo y Fuego'. Y su historia hasta llegar allí tampoco ha tenido mucho que ver con lo visto en la ficción de HBO.

En la tercera y cuarta entregas literarias, Tyrion pasa por todo tipo de desventuras, dignas de un verdadero antihéroe, siendo capturado y esclavizado y hasta convertido en bufón. Sólo hace falta saber que el verdadero sufridor de la psoriagrís (esa especie de lepra que en la serie han adjudicado a Sir Jorah Mormont) es el enano, para darnos cuenta de cómo Martin se ensaña con este personaje al que tantos tienen tanto cariño, tanto en papel como en TV.

Sus andanzas lo llevan a embarcarse en una pequeña nave junto a una compañía que secretamente lleva a un niño hacia Mereen, también en busca de Daenerys. Este niño, llamado Griff es en realidad (o eso dicen él y sus acompañantes) Aegon, el hijo de Rhaegar Targaryen, que supuestamente fue asesinado, pero que, según está trama, parece seguir con vida y dispuesto a casarse con Daenerys, para mantener la pureza de su sangre, y, ya de paso, ser quien lleve la corona de los Siete Reinos.

Griff, o Aegon, según se mire, ha sido mantenido con vida y en secreto por el señor de los pajaritos, Varys, con la ayuda de Illyrio Mopatis, tinte de pelo mediante, para evitar que su cabello rubio platino lo delate.

La mitad de esta trama ya ha sido superada (el periplo en barco de Tyrion ha sido sustituido por su equivalente junto a Jorah Mormont) pero no sabemos si la parte que atañe a la joven Targaryen podría aún hacer acto de presencia en la serie antes de su final. Todo indica que se quedará en el tintero, puesto que este parece un personaje demasiado importante como para no haber dado pistas sobre él hasta ahora, y ya se sabe que lo que funciona en la literatura, no tiene por qué hacerlo en la pantalla, grande o pequeña. Por no decir que, su mera aparición haría a Daenerys segunda en la línea de sucesión, dejando por los suelos toda la fuerza de la que ha hecho gala su personaje a lo largo de toda la serie.

La Dama del Corazón de Piedra

Catelyn Stark

Sí algo nos ha dejado claro la sexta temporada de 'Juego de Tronos' es que, no sólo los caminantes blancos pueden volver “a la vida”. Y no es algo que no nos hubieran contado ya. En su breve encuentro con la Hermandad sin Estandartes, Arya Stark ya fue aleccionada sobre cómo Sir Thoros de Myr era capaz de devolver la vida a ciertas personas. No olvidemos que este personaje es otro de los Sacerdotes del Señor de la Luz, al igual que Melisandre. De hecho, Beric Dondarrion, ese caballero que comparte el mando de la Hermandad con él, ha sido devuelto a la vida en unas cuantas ocasiones por el sacerdote.

Al mismo tiempo, si algo nos dejan claro en los libros, es que, cada vez que Thoros de Myr trae a Dondarrion al mundo de los vivos, éste vuelve con algo menos de su humanidad, y eso es hacernos el cuerpo para el otro gran retorno que, hipotéticamente, nos quedaría por ver. Y no, no me refiero al de Jon Nieve, que en los libros aún ni siquiera ha vuelto, sino al de la **, que vuelve de entre los muertos al final del tercer libro, Tormenta de Espadas, para no saber más de ella en los dos siguientes volúmenes.

Con esa ubicación en la trama, muchos ya sabrán de quién hablamos, pero si hay despistados por ahí, es a Catelyn Stark a la que dan ese ominoso nombre. No hace falta decir que Lady Stark vuelve con todo el odio imaginable: su marido fue ajusticiado de aquella manera, sus hijas, hasta donde ella sabía antes de morir, estaban, una desaparecida, y la otra en manos de la responsable del ajusticiamiento de Ned Stark, y su primogénito y heredero de la Casa y el Trono de Invernalia, muerto de la manera más ruín y traicionera posible, en medio de la Boda Roja. Sí, la entendemos; en ese corazón de piedra hay lugar para mucho odio justificado.

Su cadaver es rescatado por la Hermandad, y de Myr hace su magia Beric Dondarrion ofrece su vida a cambio de devolverle a ella la suya, aunque claro, con la garganta cercenada, la viuda de Eddard Stark ha perdido su capacidad para hablar, lo cual aumenta el aura sobrenatural que rodea al personaje. Eso, sumado a que se dedica a ir ajusticiando a todo Frey y Lannister que se cruza en su camino con la ayuda de los Sin Estandarte, hace de ella el temible ser que aparenta.

No tenemos ni una pista sobre si la Dama del Corazón de Piedra hará acto de presencia en 'Juego de Tronos', aunque es muy posible que se quede en el tintero. No hay más que pensar que, en los libros, la última aparición de Brienne de Tarth y su escudero Podrick es para ponerlos ante ella y hacer que lleven ante su presencia a Jamie Lannister, con intención de repartir su personal justicia. Y esto es algo que choca de lleno con las dos tramas que estamos viendo: un Jamie ávido de venganza y unido a Cersei, y unos Brienne y Pod dando sus servicios a Sansa Stark.

Eso, por no decir que en la serie, lo de andar trayendo personajes de vuelta del mundo de los muertos tantas veces puede hacer que sus fans la vean con peores ojos…

El Norte recuerda

Battle Of The Bastards

Lo que en la serie se había quedado apenas en el título del primer capítulo de la segunda temporada hasta el último capítulo de esta sexta temporada, en la saga literaria es un lema repetido una y otra vez a lo largo al menos de los cinco tomos ya publicados.

En televisión, nos han dejado con la idea de que los Stark son vencidos y reducidos a la mínima expresión. Quedan pocos miembros de la casa que dominaba El Norte y ni siquiera han tenido una oportunidad de dar la cara como herederos del honorable Eddard Stark.

Mientras, las casas que rendían pleitesía a la familia reinante en El Norte, cedían al dominio de nuevos líderes como los Frey y los Bolton, que no sólo habían tomado el poder, sino que en muchos casos incluso los habían humillado.

Pero esto en 'Canción de Hielo y Fuego' no es exactamente así. Una parte de lo que hemos visto en la tele sí se ciñe a lo leído, pero en los libros encontramos una resistencia silenciosa, esperando su momento.

Con la defenestración del ejército de Ramsay Bolton por parte de Jon Nieve y los suyos, aunque sin apenas anexión de las casas del norte, queda claro que esta trama, se quedaba en el papel… Hasta el último episodio de la sexta temporada, porque, en los libros, esta línea argumental nos muestra a casi todas las casas del Norte bastante más disconformes con el gobierno de los Bolton desde Invernalia, y encabezadas por un Wyman Manderly que incluso llega a reunirse con Sir Davos para negociar su apoyo a Stannis Baratheon.

Dicho apoyo queda supeditado a la búsqueda en la Isla de Skagos y posterior restauración en el Trono de Invernalia de Rickon Stark.

Ahora, con lo visto hasta el momento, ya se ha llegado al mismo punto, aunque sin negociaciones por parte de Sir Davos, que ha sido más o menos sustituido por Lady Lyanna Mormont; esa chica respondona, que parece llevar los pantalones mejor puestos que muchos de los caballeros del Norte y capaz de vender hielo a un esquimal.



Esta es una de las tramas que, a pesar de haber tomado un camino diferente en la serie, nos ha llevado al mismo punto, sobre todo porque parece ser una de las líneas argumentales imprescindibles para el desenlace de la ficción televisiva.

En Xataka | 'Juego de Tronos' y Los Siete Reinos: de ser un fan de una serie a crear algo sobre ella en Internet

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio