Cómo usar tu viejo router como repetidor para mejorar tu WiFi

Cómo usar tu viejo router como repetidor para mejorar tu WiFi
Sin comentarios

Vamos a explicarte cómo usar tu viejo router como repetidor para mejorar tu WiFi, una opción con la que puedes reciclarlo para darte más conexión en zonas con poca cobertura. La parte positiva de esto, es que será un router completo el que estés utilizando, por lo que además de ampliar la red WiFi también podrás utilizar sus salidas Ethernet para conectar otros dispositivos.

La parte negativa es que es una alternativa que va a requerir en primer lugar enviarle la señal de red a este router viejo, por lo que puede que no te evite tener que comprar un dispositivo para ello. Además, si es un router viejo es muy posible que no sea capaz de darte toda la conexión que tienes contratada. Además, si no tiene directamente una opción para configurarlo como repetidor, puede que no merezca la pena la complicación.

Primero, tienes que conectar tu viejo router a tu red

Conectar

Tu viejo router necesita acceder a tu conexión para poder ampliarla, y para eso primero vas a tener que conectarlo a la red de tu casa. Este será el primer paso, conectar tu viejo router a tu red doméstica, algo para lo que puedes utilizar dispositivos para ampliar la red como PLCs, repetidores WiFi o dispositivos de red Mesh.

Sin embargo, estas opciones ya actúan para mejorar tu cobertura WiFi en casa, por lo que quizá ni siquiera necesites usar tu viejo router a no ser que necesites sus salidas Ethernet. De hecho, estos dispositivos los tendrás que conectar al router viejo que quieras utilizar por Ethernet, y debes prestar atención porque algunos modelos, por ejemplo de redes Mesh, pueden no tener salidas Ethernet.

Lo ideal sería que tu casa tuviera un cableado con tomas de Ethernet en otras habitaciones, de forma que puedas conectar a uno el router principal de tu casa para enviar la señal a otro en otra parte del hogar. Algunas viviendas nuevas pueden tenerlo, pero no todas, por lo que esta es una opción que solo puede ser viable en el caso de que tengas esta infraestructura de obra.

Hay otro método más barato pero menos estético, y es el de comprar un cable Ethernet largo, conectarlo al router principal, y llevar el otro extremo a la parte de la casa donde quieras colocar el viejo para hacer de repetidor. En este caso, tendrás que lidiar por cables por el suelo, una solución algo rudimentaria pero mucho más económica.

Ahora, configura el router

Una vez hayas conectado tu router a la red principal, tienes que entrar en su configuración. Para eso, conecta un ordenador al router y, en el navegador, escribe la dirección 192.168.1.1 o 192.168.0.1. Una de ellas te llevará a la configuración, donde tienes que escribir la contraseña de administrador del router. Esta contraseña suele venir pegada con una pegatina en la parte posterior.

Dentro de la configuración, todo va a depender de las opciones de tu router. En el mejor de los casos, encontrarás una opción para configurarlo en modo Repetidor, y solo tendrás que activarlo y decirle la red cercana a la que conectarte y de la que hacer de repetidor. Pero lamentablemente, esta es una opción que no está disponible en todos los modelos.

Si este modo no está disponible, entonces tendrás que buscar soluciones más avanzadas en el caso de que sean posible para cambiar la IP original del router viejo para que no haya conflictos con el nuevo, y reenviar sus peticiones DHCP a la IP del router principal, que normalmente es 192.168.1.1.

Estos son unos pasos que dependen bastante de cada router. Por lo general, deberías poder entrar en la configuración LAN del router, y una vez dentro, activar el reenvío de las peticiones al servidor DHCP o DHCP Server Relay. Al hacerlo, tendrás que poner la IP del router principal, que suele ser 192.168.1.1.

Temas
Inicio