Nadella promete toda una revolución para Windows: la próxima será "una de las actualizaciones más importantes de la década"

Nadella promete toda una revolución para Windows: la próxima será "una de las actualizaciones más importantes de la década"
76 comentarios

Satya Nadella reveló ayer cómo en Microsoft están trabajando duro en lo que él calificó como "la próxima generación de Windows". La afirmación es sorprendente, sobre todo viniendo de quien viene.

El CEO de Microsoft no es precisamente famoso por vendernos grandes promesas y expectativas, pero ayer comentó cómo la próxima gran actualización del sistema operativo "será una de las más importantes de la pasada década".

Nadella vendiénonos hype, eso sí que es novedad

La conferencia Build 2021 orientada a desarrolladores apenas dedicó tiempo a hablar de Windows, pero como indican en Windows Central Nadella sí tuvo unas breves palabras que desde luego aprovechó muy bien para crear expectación con respecto a lo que podría ser una de las mayores actualizaciones de Windows en los últimos diez años.

Eso, desde luego, es mucho decir: hace una década aún estábamos inmersos en Windows 7, que se lanzó en 2009. Windows 8 aparecería en agosto de 2012 con aquel claro foco a la interfaz táctil, pero el cambio importante llegaría en julio de 2015, cuando se lanzó Windows 10, versión que nos ha acompañado durante los últimos seis años.

Ha habido desde luego actualizaciones que han ido ofreciendo mejoras, parches y cambios importantes en el sistema operativo —como la llegada del WSL y la sorprendente integración de Linux—, pero lo cierto es que el Windows 10 de hoy se percibe básicamente como el Windows 10 del lanzamiento original.

Nadella parecía no obstante convencido de la relevancia de lo que está por venir. Habló de cómo Windows 10 sigue siendo usado por 1.300 millones de personas, y cómo es una herramienta importante para los desarrolladores:

"Pronto compartiremos una de las actualizaciones más importantes de Windows de la pasada década para habilitar una oportunidad económica aún mayor para desarrolladores y creadores. He estado usándola durante los últimos meses, y estoy increíblemente entusiasmado por la próxima generación de Windows".
"La promesa que te hacemos es esta: crearemos más oportunidades para todos los desarrolladores actuales de Windows y le daremos la bienvenida a cualquier creador que busque la plataforma más nueva, innovadora y abierta para desarrollar, distribuir y monetizar aplicaciones. Esperamos compartir más detalles muy pronto".

Ese mensaje es desde luego llamativo por varios motivos. El primero, como decíamos, por venir de quien viene. El segundo, por que habla de Windows en general (y no de Windows 10 en particular) y en tercero, porque habla de esas oportunidades para desarrolladores tanto a la hora de crear sus aplicaciones como de monetizarlas. ¿A qué apunta eso?

Cambio de look y nueva tienda de aplicaciones como principales argumentos

Puede que Microsoft tenga guardadas desde luego algunas sorpresas. En los últimos meses hemos visto cómo Microsoft efectivamente está trabajando en la actualización Sun Valley (21H2), una iniciativa que tiene como objetivo un cambio de look sensible para Windows 10.

Sunvalley1

De hecho en Microsoft pretenden que Windows 10 rejuvenezca con esa serie de cambios que afectarán por ejemplo a los iconos del sistema pero también al formato de las ventanas (con bordes más redondeados), menús flotantes o a una barra de tareas algo más simplificada.

Estamos pues ante cambios relevantes en la interfaz de usuario que podrían darle ese aspecto "más fresco" al sistema operativo. Funcionalmente no debería cambiar gran cosa, pero además de ese cambio de aspecto podríamos estar a las puertas de otro quizás más importante.

Se trata del teórico cambio de la tienda de aplicaciones Microsoft Store, que nunca ha conseguido convertirse en referencia para usuarios ni para desarrolladores.

Tienda

La nueva tienda de aplicaciones, dicen, no solo mejorará su diseño y usabilidad (que ya de por sí son un problema por la mala organización y presentación de su catálogo), sino que sobre todo planteará muchas ventajas para desarrolladores, que tendrán más libertad para distribuir sus aplicaciones y monetizarlas.

De hecho se espera que Microsoft permita que los desarrolladores puedan utilizar sus propias pasarelas de pago para compras in-app, algo que supondría toda una revolución y que se aleja del modelo que por ejemplo ha llevado a Apple y su App Store a los tribunales.

Ese sería sin duda un cambio especialmente relevante para el futuro de Windows, que podría así atraer a todos esos desarrolladores que ahora prefieren mantener sus propios canales de distribución haciendo más compleja la gestión de actualizaciones y suscripciones, por ejemplo.

Temas
Inicio