Compartir
Publicidad
Publicidad
OnePlus 3, análisis: un portento Android por 399 euros, sin invitaciones
Análisis

OnePlus 3, análisis: un portento Android por 399 euros, sin invitaciones

Publicidad
Publicidad

Si dejamos a un lado al pequeñín X, con el nuevo teléfono nos encontramos ante la tercera generación de teléfonos OnePlus. Parece que fue ayer pero ya han pasado tres años que pude realizarles una entrevista y probé su primer producto, un teléfono bastante osado. La filosofía se ha mantenido en el tiempo: ofrecer muchas especificaciones de máximo nivel - no todas -, ajustando el precio al máximo. En la parte negativa, las complicaciones para hacerse con uno por su sistema de venta basado en invitaciones.

Muchos de vosotros seréis usuarios de los teléfonos anteriores, y los que habéis seguido a la marca en más de un OnePlus sabréis que siempre ha habido una evolución hacia un mejor producto, tanto en software, como en acabados, también en componentes. Con el OnePlus 3 subimos un escalón más, para colocarse en una posición que reclamará la atención de más público, y es que creo que gustará a más gente al adaptarse mejor a lo que el mercado demanda: más compacto, mejores materiales.

Tres teléfonos más tarde creo que se puede decir que están más cerca de crear el teléfono sin compromisos: pierde realmente en muy pocos apartados por ofrecernos un buen precio. Tampoco es un regalo, y también hay puntos en los que puede mejorar

Me gustaría en esta ocasión plantear un análisis algo más abierto y vivo que en anteriores ocasiones, ya que llevo con él una semana y hay muchas cosas por descubrir o llevar al límite, como el uso continuado del dispositivo en unas condiciones más normales que las de un análisis, o enfrentarse a nuevas situaciones con la cámara.

Por esto espero ir actualizando apartados conforme vaya llegando a mayores conclusiones, y de paso adaptarme a lo que vosotros queráis conocer. No dudéis en preguntar lo que consideréis. Os dejo con nuestro análisis en vídeo:

OnePlus 3, análisis en vídeo

OnePlus 3, un portento Android

Si hablamos de especificaciones técnicas puras y duras, el teléfono es un portento y no tiene envidia de ninguno competidor que le pongamos por delante. Lo más llamativo es que tenemos 6GB de RAM junto al Snapdraogn 820.

Podemos hacer un repaso rápido por las principales características y únicamente la resolución de pantalla está un paso por detrás de los teléfonos más 'gordos' del mercado, al quedarse en Full HD. El resto asusta:

OnePlus 3, características técnicas
Dimensiones físicas 152,7 x 74,7 x 7,35 mm (158 gramos)
Pantalla Optic AMOLED 5,5 pulgadas
Resolución 1.920 x 1.080 (401 ppp)
Procesador Qualcomm Snapdragon 820 - Cuatro núcleos Kryo, GPU Adreno 530
RAM 6GB LPDDR4

Memoria 64GB UFS 2.0

Versión software Android 6.0.1 - Oxygen OS
Conectividad LTE Cat 6, Bluetooth 4.2, Wi‑Fi 802.11ac
Cámaras 16 megapíxeles con enfoque por detección de fase y estabilización óptica. Cámara frontal de 8 megapíxeles
Otros Sensor de huellas dactilares, Carga rápida DASH
Batería 3.000 mAh
Precio 399 euros

El OnePlus metálico, elegante y de una pieza

Foto 2

Ninguno de los cuatro teléfonos de OnePlus ha dejado de lado materiales y diseño, pero tampoco eran la referencia en sus segmentos - exceptuando el X, que está al mejor nivel -. Ahora podemos decir que estamos ante el terminal más bonito que han hecho en su corta carrera, también el que está mejor construido.

A muchos de vosotros no os gusta la palabra Premium, pero es justo lo que es este OnePlus 3, el paso que le faltaba para denominarse ‘flagship killer’ y todo un ejemplo para la competencia. Está confeccionado con aluminio anodizado, utilizado en la industria espacial, y está creado de una pieza: se coge una placa y se trabaja hasta llegar a lo que se considera el cuerpo unibody (no se pegan capas).

Tiene aspectos que no lo hacen ser perfecto, como por ejemplo su nula resistencia a diferentes condiciones. En este punto Samsung pone la zanahoria demasiado alta para los perseguidores, mezclando diseño, materiales y resistencia en un mismo paquete.

Otro punto en el que muchos pueden atacarlo es el de su parecido con otros teléfonos, como los HTC One, incluso Samsung en lo que respecta a la zona de la cámara. Es cierto que hay cierto parecido, y HTC llegó antes, pero en manos descubrimos que el OnePlus 3 tiene bastante personalidad, además de tener cosas que enseñarles a los taiwaneses, como la delgadez conseguida en este teléfono metálico.

Foto 3
Un teléfono de aluminio que nos recordará a otros, pero su calidad de construcción y diseño están al máximo nivel. Atención al peso y delgadez, poca competencia aquí: 7,35 milímetros

¿Qué tal en la mano? Pues gracias al diseño redondeado de trasera y bordes, y unas cotas más compactas, el OnePlus 3 es un teléfono muy ergonómico, al nivel de los mejores, y mucho mejor que el OnePlus 2, que pesaba bastante más y era más contundente en líneas. Las dimensiones completas son muy buenas para un teléfono de 5,5 pulgadas: 152,7 x 74,7 x 7,35 milímetros, y pesa 158 gramos.

Terminamos comentando que hay dos variantes, la plateada que tenemos nosotros para el análisis, bautizada como Graphite - es la que está disponible en el lanzamiento -, y una que llegará más adelante y apuesta por el dorado (Soft Gold). Si tuviera que elegir, me quedo con el que tenemos, muy elegante y atractivo.

Alert Slider

Dándole una vuelta al teléfono vemos que el módulo de la cámara está bastante expuesto, se ve que no había espacio en un cuerpo tan delgado. Los botones metálicos funcionan muy bien y se ha cambiado la posición del volumen a la izquierda, dejando solo al botón de encendido. Es un movimiento que parece trivial, pero nos ayuda a no confundirlos cuando no miramos.

Foto 4

Y sí, el Alert Slider es algo que llegó para quedarse en OnePlus. ¿Qué es? Pues un botón que tiene tres posiciones y nos permite configurar físicamente tres perfiles de funcionamiento, acordes con las notificaciones Android a resaltar: todas, prioridad, o ninguna. Recuerda un poco a lo que llevan los iPhones, pero más completo, realmente útil cuando te acostumbras.

Terminamos con el sensor de huellas, que está colocado bajo la pantalla - yo lo prefiero ahí -, y es de generoso tamaño comparado con otras soluciones - el acabado es cerámico -. Funciona realmente bien, en 0,2 segundos nos ha reconocido y yo ya me he acostumbrado a desbloquear el teléfono así (lo uso más que el doble toque).

Las carcasas ponen la personalización

A mi el teléfono me gusta tal y como viene, pero entiendo que un punto de personalización siempre es bueno, y también aporta cierta resistencia al conjunto. En este caso la carcasa no forma parte del teléfono, como ocurría con OnePlus 2 - era la tapa trasera -, sino que es un suplemento para la trasera, de la misma forma que en OnePlus X.

Carcasas

En el caso de colores que son muy diferentes al teléfono - especialmente con maderas claras -, no me gusta como quedan las partes que sobresalen en el frontal del teléfono. No aportan peso al conjunto y en algunos casos nos dan un mejor agarre.

Y llegó la pantalla AMOLED

Para mi era más importante cambiar hacia AMOLED, que subir a resoluciones exageradas, que ya se van haciendo normales en la gama alta de teléfonos. Muy contento con esta decisión, y es que el panel empleado tiene mucha calidad en todos los parámetros habituales. Ellos bautizan al panel como Optic AMOLED, y espero en breve conocer quién es el que es el proveedor (la marca no me lo dice, pero es Samsung).

La pantalla conserva el mismo tamaño y resolución que modelos anteriores, es decir, 5,5 pulgadas y Full HD (1.920x1.080 píxeles), lo que nos lleva a una densidad de píxeles de 401 ppp. El formato panorámico, las dimensiones, y la vivacidad del tipo de panel, hacen que estemos ante un teléfono ideal para juegos - le viene bien esa resolución - o consumir contenidos multimedia, sin ser un monstruo en la mano.

Terminando con detalles relacionados con diseño decir que la curvatura también está presente en el frontal gracias al uso de tecnología 2.5D en el borde del cristal, o lo que es lo mismo, que los mismos terminan con un atractivo redondeado. El marco también es bastante pequeño con 0,75 milímetros.

Foto Pantalla
Materiales, carga rápida, y pantalla son los tres principales cambios del teléfono, además de la actualización del hardware interno. AMOLED pesa mucho en esa lista, bienvenido sea

Soy un enamorado de los paneles AMOLED, sabiéndole dar su posición a los mejores paneles IPS que hay en el mercado, pero este que han elegido para el OnePlus 3 se ve realmente bien, con unos niveles de brillo muy buenos y un colorido desbordante. El teléfono se ve decentemente en exteriores, para ello han colocado una capa con doble polarización. Y sí, a veces presenta los contenidos de una forma menos realista, pero a mi me resulta bastante atractivo y bien calibrado.

¿Estamos protegidos? Sobre el papel diríamos que sí, y es que el cristal está tratado con Gorilla Glass 4, además de venir con un protector preinstalado. En mi experiencia no puedo decir que esa resistencia se cumpla, en un par de días ya he tenido algunas marcas, por haber quitado el protector, así que recomiendo aguantarlo.

6GB de RAM para el Snapdragon 820

Este apartado siempre ha sido el más importante en los diferentes Oneplus, en cada generación han querido ir demostrando que tenían acceso al mejor chipset del momento, siempre desarrollado por la gente de Qualcomm. Este año le toca al Snapdragon 820.

Foto 6

El conocido procesador de cuatro núcleos (Kryo, 2x 2,2 GHz, 2x 1,6 GHz) es de 64bits, y cuenta con toda la última tecnología en conectividad. No hay mucho más que decir, es la mejor opción que podíamos encontrar en un teléfono de gama alta este 2016, y si lo emparejamos con una pantalla Full HD y un software sin florituras, no podemos esperar otra cosa que un funcionamiento ejemplar.

Lo más llamativo, sin duda, lo encontramos en la memoria RAM que asciende hasta los 6GB, en una única configuración para nuestro mercado. Esa memoria no es solo grande, también es rápida, de tipo LPDDR4. ¿Una locura? No lo creo, su 'primo' Vivo X5 fue el primero en estrenar esta capacidad, y cada vez nos parecerá más normal en la gama alta. Al margen de que optimen mejor o peor su uso, tener más es sinónimo de poder hacer más cosas a la vez, ejecutar aplicaciones mucho más exigentes, y dar una vida más larga al teléfono.

La memoria interna también es fija, solo hay una opción con 64GB, que nos parece un tamaño ideal. Interesante decir que es de tipo Universal Flash Storage (UFS 2.0), tres veces más rápida que soluciones que utilizan el más común eMMC5.1.


¿En qué se traduce toda esta artillería? Pues en funcionamiento ejemplar en el sistema, en juegos, con la cámara, etc. Si le hacemos caso a la empresa china, es teléfono es un 35% más rápido en labores de proceso que el OnePlus 2, y un 40% más potente en temas gráficos - la culpa la tiene la nueva gráfica, Adreno 530 -. Todo ello siendo más eficiente, menos glotón.

Conector reversible y NFC

Pasando a la conectividad, también salimos bien parados en la renovación, y es que no falta de nada: es un teléfono Dual SIM (tipo dual standby), no se han olvidado del soporte NFC - no estaba en OP2 -, y conecta a redes LTE a 300Mbps (Cat 6). Comentar que el bootloader está desbloqueado de fábrica.

Nos paramos un momento a conocer algo más sobre ese conector USB-C que hay en la parte inferior, algo que se había estrenado en el OnePlus 2. Nos encanta que sea así - también los cables rojos que mete la marca -, pero no nos gusta tanto que lleve la versión USB 2.0. Según OnePlus hay una justificación: es el que se ha podido implementar junto al nuevo sistema de carga rápida.

Sensor

El emplazamiento del altavoz es justo abajo, al lado del conector USB-C. No me parece que sea un punto a destacar, ni suena con potencia, ni es el que mejor se escucha. Tenemos un par de micrófonos para realizar la cancelación de sonido. Con el paquete de compra no vienen auriculares, dicho queda.

La carga rápida y fresca se llama DASH

No es el teléfono con mayor batería del mercado, en su clase, pero creemos que está muy bien conservar los 3.000 mAh del modelo anterior con un diseño mucho más delgado. Para el que tenga curiosidad, la batería no se puede sacar, y ni siquiera la podemos ver ya que está incluida dentro del nuevo cuerpo unibody.

En resumidas cuentas mantenemos e incluso mejoramos autonomía con OnePlus 2, pasando una jornada sin cargar sin demasiado problema. Pero la novedad realmente importante está en la carga rápida, que la lleva al mejor nivel del mercado, y entendemos que esto tiene que ver con el sistema VOOC de Oppo.

Aquí el sistema de carga rápida se llama DASH Charge y consigue ponernos el móvil al 60% de capacidad con solo enchufarlo media hora a la corriente. Parece una tontería, pero la carga rápida cambia los hábitos de carga de la gente, acostumbrándonos a realizar el proceso más veces durante el día: diez minutos de carga aquí es un buen empujón para la autonomía.

Foto Cargador

Estos teléfonos están diseñados para que en un uso medio lleguen a un día completo de uso, así los intentan equilibrar, en lugar de intentar llegar más lejos como hacen algunos teléfonos que se salen de la norma: Mate 8. OnePlus 3 puede estar más de 7 horas con el brillo puesto en nivel medio mientras reproduce un vídeo 2K.

En un espacio más reducido tenemos la misma capacidad de batería y añaden un nuevo sistema de carga rápida: Dash Charge, más rápido y menos calentamientos gracias a que el cargador disipa

Es interesante conocer las entrañas del sistema, y es que gran parte del procedimiento de carga ocurre en el cargador, intentan dejar al teléfono lo más libre posible en esta operación, y de esta forma evitar calentamientos. OnePlus presume de que podemos jugar y ver películas a pleno rendimiento mientras se está cargando, ya que el teléfono no presenta un calor superior en la operación, y el hardware no cambia su modo de funcionamiento por ello. En la práctica podemos asegurar que se cumple.

Es más seguro por esto, tanto teléfono como cargador cuentan con mecanismos para regular la temperatura y conseguir cargas estables sin meter muchos voltios - prefieren meter más amperaje, 4A -: siempre se mantiene por debajo de los 5 voltios, cuando la competencia suele subir la tensión mucho, algo que no es tan positivo para el conjunto.

16 megapíxeles por cortesía de Sony

Todos los teléfonos que he probado de esta marca han tenido cámaras bastante decentes, sobre todo desde el punto de vista hardware, pero suelen presentar inconsistencias que bien tendrían que ver con un software menos depurado - afortunadamente mejoran con actualizaciones -. Aquí hay mucho camino por recorrer por parte de los especialistas en imagen, y es complicado avanzar o acercarse a los más grandes, que tienen departamentos gigantes solo para esto: Samsung, Apple, LG.

Foto Camara

Dicho esto, es bueno conocer los ingredientes con los que partimos en esta tercera generación: el sensor principal es un Sony IMX 298 (1/2,8”), sus 16 megapíxeles son bastante conocidos en nuestras pruebas ya que es el que monta un Huawei Mate 8, o un Xiaomi Mi5. Sobre el papel, de notable alto.

A mi me parece mejor opción que el sensor de Omnivision del año pasado, ya que Sony ofrece una solución más sólida en todas las circunstancias. En este caso viene bastante bien armada en especificaciones: estabilización en la óptica que se complementa con un sistema digital, enfoque por detección de fase que la hace ser bastante rápida - 0,2 segundos -, o grabación de vídeo en formato 4K.

La lente asociada a la cámara trasera tiene una apertura máxima f/2,0. Para el que se esté preguntando si esa cámara está protegida, decir que no cuenta ningún tipo de material especial - algunos eligen zafiro, otros Gorilla Glass - para soportar el mal trato que solemos darle, así que mucho cuidado con ella, ya que está bastante expuesta.

Muestras
Muestras2

Muy buena calidad de imagen en casi todas las situaciones, incluso cuando se marcha la luz - el estabilizador ayuda -. Nos gusta cómo trabaja el macro, y agradecemos modos automáticos como el del HDR, pero a veces nos distorsiona las imágenes. En las tomas hay bastante definición, aunque se tiende a subexponer.

Hablar de especificaciones y conclusiones sobre su calidad real tiene poco sentido si no aportamos muestras de lo que se puede hacer. A continuación tenéis algunos ejemplos en los modos habituales de uso:

Un RAW muy aprovechable

Nos gusta poder grabar las imágenes en formato RAW, aquí hay mucho margen de mejora si sabemos trabajarlas en software de edición, y no hablo de ordenador, alguna de las muestras que comparto están tratadas directamente en el teléfono, con Snapdseed (las reconoce como DNG). A continuación un ejemplo de jpg y DNG tratado (derecha):

Dng

Interfaz

La interfaz no puede ser más sencilla, heredada de la que encontramos en OnePlus 2: con gestos verticales cambiamos a los diferentes modos que tiene la cámara. Dentro de cada uno de ellos hay muy pocas opciones, lo justo para funcionar.

Tenemos dos formas de utilizar la cámara, o bien nos vamos a un modo manual bastante completo en el que nos dejan jugar con balance de blancos, ISO, enfoque, o velocidad. O bien nos dejamos llevar por la inteligencia del sistema en algo que han bautizado como Smart Capture.

Smart Capture propone que HDR entre de forma automática y nos salva muchas tomas contrastadas. También presenta un sistema llamado Dynamic De-noise, que compara diferentes tomas de la misma foto, y las une en un proceso posterior a la toma, para reducir ruido. Si necesitamos más definición y claridad en una toma concreta, podemos usar HD Mode, pero no siempre es la mejor opción.

Fininterfaz

¿Qué tal en vídeo?

En el vídeo no hay grandes novedades en cuanto a formatos, sí en calidad percibida en los diferentes modos, especialmente en 4K. También es importante ver como el hardware se traga mucho mejor todo este tipo de contenidos, no le cuesta demasiado gestionarlos.

No encontramos una incidencia positiva de la estabilización de la óptica, tampoco la digital. Está bien, mejora algo el movimiento brusco de cámara, pero no hace nada realmente especial, como podéis comprobar en alguna de las muestras:

  • Ejemplos de vídeos grabado en formato 4K a 30 imágenes por segundo. Os dejo con varios minutos en los que se recogen diferentes situaciones de luz y movimiento. La definición que capta el sensor es fantástica, no me parece que el estabilizador haga un trabajo muy bueno, y son perceptibles los ‘autoenfoques’ periódicos:



  • Ejemplo de vídeo grabado en cámara lenta. Muy aprovechable su calidad: 720p y 120 imágenes por segundo.
  • Por último tenemos un ejemplo de un vídeo tipo time-lapse que confecciona a partir de muchas fotografías tomadas en intervalos (el resultado es un vídeo 720p):

Cámara frontal

La cámara frontal del equipo es bastante potente, con un sensor Sony IMX179 de 8 megapíxeles. Cuenta con estabilización digital de la imagen y el enfoque es fijo, con una lente con apertura máxima f/2,0.

La cámara graba vídeo sin problemas en formato 1080p a 30 imágenes por segundo, lo que la convierte en una herramienta ideal para videoconferencias y selfies. Incluye un modo llamado “Smile Capture feature” que hace la foto automáticamente al reconocer una sonrisa.

Android mejor limpito: Oxygen OS

Esto es un teléfono Android, como todos los que hace OnePlus, pero en su camino hasta llegar aquí ha habido algún cambio importante que le ha sentado muy bien a los dos últimos teléfonos: Oxygen OS.

Dejar de trabajar con Cyanogen les vino bien, desde entonces han montado una personalización Android muy sencilla que no carga la interfaz, tampoco llena el equipo de aplicaciones redundantes o inútiles. En este caso tenemos la versión 6.0.1 de Android, que se lleva de maravilla con el hardware tan potente que lleva este OnePlus 3, y proporciona mecanismos eficaces para ahorrar energía: Doze.

Fininterfazso

Desde el punto de vista de lo estético, qué decir, todo en esta compañía está a muy buen nivel y el software no iba a ser menos. Compañías mucho más grandes como Huawei tienen unos diseños más feos, para mi gusto. Hay detalles que me gustan y que creo que podrían seguir otros fabricantes, y uno de ellos es el LED para notificaciones, algo que ayuda a enterarte qué está llegando al móvil sin encenderlo. En el OnePlus 3 es posible asignar colores según el tipo de notificación: batería, carga completa, aplicaciones concretas.

Otro elemento configurable es la barra de navegación Android, que podemos dejarla en la línea del sensor de huellas - utilizando el mismo como home -, o bien integrarla en la zona inferior de la pantalla.

El resto de cosas que OnePlus mete sobre Android ya los hemos conocido en los últimos teléfonos, como la pantalla Shelf, con los contactos y aplicaciones más recientes. Está ubicada como una pantalla de inicio más.

Os recordamos que este teléfono tiene el bootloader desbloqueado de serie, lo que te permite hacer root y cargar otros firmwares sin mayor impedimento. Sobre Oxygen OS os hemos hablado bastante en los anteriores análisis: OnePlus X y 2.

Fuera invitaciones

Final

El OnePlus 3 se pone a la venta el mismo día de la presentación, hoy, 14 de junio. Nos van a pedir por él 399 euros, que nos parece un precio bastante justo para lo que ofrece, pero también se enfrenta a una posición algo diferente de mercado, ya que con OnePlus 2 era más barato gracias a configuraciones inferiores.

No más invitaciones. Esto era un dolor de cabeza en modelos anteriores, ni uno se ha librado de críticas al adoptar este sistema, pero la empresa china se va haciendo poderosa y ahora tiene la posibilidad de crear unidades suficientes como para afrontar una salida al mercado de estas características.

La opinión de Xataka

Uno de los detalles más importantes, desde mi punto de vista, es que conserva el precio de la configuración más alta del OnePlus 2. Me explico, hay que pagar más para acceder a él, pero consideramos que 399 euros es un precio muy justo, más justificado que en el modelo anterior. No os voy a vender la moto, el teléfono no es perfecto, como hemos ido conociendo, pero sí podemos asegurar que si os pareció ‘OK’ un OnePlus 2, el nuevo merece mucho más la pena.

El teléfono ahora ofrece un acabado 'premium', una pantalla mejor, la mejor carga rápida y un Snapdragon 820 con 6GB de RAM. Ya entramos en el terreno de los gustos y las prioridades, está claro que hay propuestas diferentes, con módulos o mayor resistencia, que se diferencian de lo habitual. OnePlus no parece querer diferenciarse, quiere ofrecer lo máximo dentro de lo esperado, sin que nos duela en el bolsillo.

No tengo más que decir, cuando terminéis de leer nuestros argumentos y puntaciones , espero que no os marchéis sin dejar vuestra opinión, y preguntar lo que consideréis. Estoy abierto a cualquier pregunta y actualización.

8,9

Diseño9
Pantalla 9,25
Rendimiento9,5
Cámara8,75
Software8,25
Autonomía8,75

A favor

  • Snapdragon 820 con 6GB de RAM
  • Sistema de carga rápida Dash Charge
  • Diseño y calidad de materiales
  • Pantalla AMOLED
  • Led para notificaciones

En contra

  • La cámara no está muy protegida
  • Conector reversible que se vuelve a quedar en USB 2.0
  • Altavoces mediocres
  • No se puede ampliar la memoria

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de OnePlus. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

En la realización del vídeo tenemos a Pedro Santamaría.

Más información | OnePlus 3

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos