Compartir
Publicidad
Publicidad
Nest, análisis: ¿cómo de "inteligente" es este termostato inteligente?
Análisis

Nest, análisis: ¿cómo de "inteligente" es este termostato inteligente?

Publicidad
Publicidad

Una de las opciones más interesantes para ahorrar en la factura eléctrica y de gas es usar un termostato inteligente. De esta manera, podrás gestionar automáticamente la calefacción y agua caliente de casa manteniendo el nivel de confort que quieras sin malgastar energía.

Hemos estado probando el de Nest durante un mes y os vamos a contar nuestra experiencia desde el montaje hasta el uso diario. Os adelantamos que aprende de nuestros hábitos, se adapta a los cambios de temperatura que realizamos diariamente, y que incluso calienta nuestro hogar antes de que lleguemos a él. Ahora bien, ¿merece la pena?

¿Qué es el Termostato Nest y para qué sirve?

Nest es un termostato inteligente de Google que reúne dos características muy interesantes: diseño y eficiencia. La compañía de Mountain View adquirió la compañia en 2014 para que le diera soporte en el ámbito domótico. Aunque siguen funcionando como compañías independientes, ahora forma parte de Google.

Este gadget domótico se integra con tu sistema de caldera y cuenta con un sistema de conexión inalámbrica que te permitirá controlar la temperatura de tu casa desde el smartphone, tanto si estás en casa como si no, o bien desde su bonito dial.

Además de lo anterior, Nest emplea un sistema de aprendizaje en la nube mediante el cual - tras cierto tiempo de uso- puede predecir el tiempo que tarda en calentar tu casa o cómo es la pérdida de temperatura gradual según la contrucción y temperatura exterior de tu domicilio.

Con este conocimiento, promete mantener tu casa con la temperatura que desees minimizando el uso de tu caldera y esto, en definitiva, se traduce en ahorro económico al gastar menos energía.

Nest

Antes de lanzarte a comprar un termostato inteligente deberás tener en cuenta algunas consideraciones. Este tipo de termostatos inteligentes funcionan con sistemas de calefacción individual e incluso algunos, como el de Nest, controlando el agua caliente de tu instalación si la caldera lo permite.

Ahora bien, ¿funcionará con la tuya o con tu calentador? La compañía promete compatibilidad con calderas mixtas, calderas solo para calefacción y de sistema, y depósitos de agua caliente, sistemas de suelo radiante, y hasta bombas de calor de fuente de aire y geotérmicas. Es compatible, también, con calderas de condensación con el estándar OpenTherm.

Instalación física de Google Nest en casa

Nest Heat Link

Vamos a ver qué encontramos en la caja de Nest una vez lo compramos. Aquí tenemos el termostato Nest propiamente dicho, con un diseño circular, y una pequeña caja de conexiones que Nest llama Heat Link y que sirve como interfaz entre el termostato propiamente dicho y la caldera.

Ambos deben conectarse entre sí para que el sistema funcione y dicha conexión se puede realizar de manera inalámbrica o bien con un par de cables. Las opciones de instalación básicas recomiendan la inalámbrica, colocalndo el Heat link cerca de la caldera y el termostato en la zona de la casa que quieras usar como referencia de temperatura, o sustituyendo tu anterior termostato.

Nest 3 Heat Link de Nest abierto antes de anclarlo a la pared

A la hora de instalarlo nos encontramos con que cada casa tiene una configuración distinta, algo que depende en gran medida del sistema de caldera. Nest pone a disposición del usuario una red de instaladores oficiales para que te desentiendas una vez adquieras el termostato. La compañía nos confirmó que ese servicio tendría un coste recomendado de 90 euros. Nosotros hemos preferido instalarlo por nuestros medios y mostraros la experiencia, pero esto es algo que sólo recomendamos a quienes estén familiarizados con este tipo de instalaciones.

En el kit que Nest nos ha cedido para las pruebas teníamos el soporte de sobremesa del termostato que está a la venta aparte como compra adicional. Nos ha parecido la mejor opción para instalar Nest ya que, de esta manera, contamos con un termostato portátil que podemos llevar a la habitación que queramos que sirva de referencia para la temperatura.

En nuestro caso, henos ubicado el Heat Link en el lugar donde teníamos el termostato antiguo, pues es ahí donde se encuentran los cables que vienen de la caldera y no necesitamos hacer más agujeros en la pared para sujetarlo. En cada casa esta conexión será distinta, dependiendo de la caldera. Nosotros tenemos simplemente dos cables, circuito abierto/cerrado.

Nest 1

Existen otras, en las que las conexiones suponen un mayor número de cables, que permiten controlar también la temperatura del circuito de agua caliente de los grifos, por ejemplo.

Antes de ponernos a tocarlos, recomendamos apagar la caldera y cortar la luz de casa. Vamos a trabajar con cables por los que circulan 220 voltios y no queremos que haya ningún problema. El termostato funciona a 5 voltios y en el pack viene un adaptador de corriente y un cable USB para ello. El Heat Link trabaja a 220V, por lo que tendremos que acercar un par de cables desde una toma de corriente.

En la tapa del Heat Link tenemos una "chuleta" en forma de pegatina que nos indica la simbología típica de control usada por los fabricantes de calderas. Nest ofrece una guía de instalación rápida en papel, y una guía completa en PDF que podrás consultar en Internet.

En nuestro caso, la instalación nos ha llevado menos de 15 minutos, con la conexión de los cuatro cables en el Heat Link (dos de alimentación y dos de caldera). Eso sí: cada caldera tiene un sistema de control propio y que es recomendable consultar su manual para realizar correctamente estas conexiones. El Heat Link tiene numerosos puertos para ofrecer flexibilidad y poder adaptarse a distintas configuraciones.

La instalación física de Nest Thermostat nos ha tomado menos de 20 minutos

Una vez conectados los cables, cerramos la tapa del Heat Link, damos la luz en casa y encendemos la caldera.

Nest A 1

Tras este paso y la conexión del termostato en el soporte de sobremesa vía microUSB, se encenderá su pantalla para que podamos empezar la configuración del software desde el propio Nest.

Nest 9

Configuración del termostato, un sencillo paso a paso

¿Cómo es el termostato Nest? Estamos ante un dispositivo de cuidado diseño: redondo, neutro y muy moderno. En concreto tiene unas dimensiones, una vez montado, de 8,4 centímetros de diámetro y 3,2 centímetros de altura; que le confieren un peso total de 244 gramos.

Nest

Tiene un acabado redondo con un aro de acero inoxidable cepillado y en el frontal una pantalla circular LCD en color de 24 bits, de 5,3 centímetros de diámetro y resolución 480 x 480 px (229 PPP). Al margen del sensor de temperatura, tiene otros para la humedad, detección de movimiento (cercano y lejano) y luz ambiental.

Cuando conectamos el termostato a la corriente eléctrica se enciende la pantalla, empieza a cargar la batería interna y nos muestra un asistente para la configuración paso a paso. ¿Cómo se navega por estos menús? Ese aro de acero cepillado sirve a modo de ruleta y puedes pulsar la pantalla para aceptar las distintas opciones.

Nest 13

Los pasos comienzan por escoger la conexión Wi-Fi, conexión con el Heat Link así como también con elegir tu localización para hacer uso de la información del tiempo de tu zona y prever cuánto tardará en calentar la estacia hasta llegar a la temperatura deseada.

Nest 14

Una vez recorridos todos los pasos, nos encontramos con una prueba de funcionamiento. Si todo va bien, finalizamos la instalación y veremos por defecto la temperatura deseada y la ambiente.

Nest 17

En nuestro caso no hubo ningún problema y funcionó la calefacción correctamente.

El modo de pantalla es configurable y es interesante destacar que el termostato Nest detecta la presencia en la habitación. Es entonces cuando enciende la pantalla durante un tiempo predeterminado.

Podremos elegir entre mostrar la temperatura ambiente o la deseada, un reloj digital o analógico, y la previsión meteorológica.

Nest A 2

Termostato Nest en funcionamiento, ¿cómo de inteligente es?

Un termostato tradicional permite cambiar la temperatura deseada de la habitación y sirve como un interruptor que apaga la calefacción al alcanzar dicha temperatura y la vuelve a encender cuando baja en cierta medida. Los hay más avanzados que permiten realizar programaciones de temperatura según el día.

Nest puede funcionar de cualquiera de esas maneras y además, aprender de nuestros hábitos para crear una programación personalizada. El propio sistema será capaz de reconocer cuáles son nuestras preferencias de confort en casa. Es decir, si a determinadas horas del día prefieres unos grados más o unos menos -tras modificarlos inicialmente tú - se adaptará creando y modificando el programa automáticamente a tu medida si lo considera un hábito.

Nest es capaz de analizar los cambios de temperatura que hacemos habitualmente y genera automáticamente un horario de calefacción acorde a nuestro gusto

Aparte de esto también es capaz de comprender cómo son los ciclos de calentamiento y enfriamiento de la casa tras unos días de uso. De esta forma puede prever cuándo empezar a calentar la misma cuando estás llegando.

Nest 16

¿Quieres más temperatura? Tienes una opción básica siempre disponible, incluso si se pierde la conectividad Wi-Fi o entre el termostato Nest y el Heat Link:

En el centro del Heat Link hay un botón que sirve de interruptor manual de encendido y apagado. En cambio, el uso habitual será girar a la derecha la ruleta de Nest y cambiar la temperatura, fácil e intuitivo, sin duda.

El termostato tiene una temperatura que fija el usuario y una temperatura más baja (ECO), el modo al que pasará cuando no detecte presencia en casa con sus sensores.

Podrás cambiar la temperatura del termostato desde su dial, la app móvil o un navegador web

Y por último tenemos, cómo no, aplicación móvil para iOS y Android. Para utilizarla debes registrarte en la plataforma e introducir un código que te ofrece el termostato para enlazar tu cuenta con tu Nest. Esta ofrece la posibilidad de ajustar la temperatura y trabaja con los sensores del termostato para determinar la ubicación del usuario. De esta manera cuando no estás en casa y no se detecta presencia en la habitación, se apaga la calefacción, haciendo que ahorremos.

App Nest Aplicación NEST para Android

De hecho, su uso es completamente automático y eso hace que nos olvidemos de apagar y encender el termostato cada vez que salgamos y entremos en casa, algo que en la mayoría de ocasiones acabas obviando a no ser que salgas por un largo periodo de tiempo.

Lo más interesante del ecosistema Nest de Google es que, además de servir como termostato, existe un ecosistema de productos compatibles con la plataforma Nest: Philips Hue o electrodomésticos Whirlpool que pueden utilizar esta plataforma para controlar el encendido o apagado de los dispositivos.

Ecosistema Nest, termostato y cámaras de seguridad

El termostato Nest ha llegado a España acompañado de dos cámaras de seguridad, una para interiores y otra para exteriores. Estas cámaras son capaces de capturar contenidos FullHD y audio.

Nest C 1 Así puedes ver la cámara indoor Nest - en la misma aplicación

La diferencia entre ambas es principalmente la resistencia al agua y la potencia del altavoz integrado, sí, altavoz. Ya que desde la propia aplicación Nest podrás mandar mensajes de voz en tiempo real que se reproducirán desde la cámara. Es una funcionalidad curiosa a la par que útil para los que tenemos mascota.

El modelo de cámara outdoor es resistente al agua y, según nos comentó la compañía en la presentación, su altavoz es ligeramente más potente que la versión indoor, aunque eso sí, también es un poco más aparatosa.

Original

Las cámaras no graban contenido en local sino que se valen de los servidores Nest. La compañía hace gala de algoritmos que permiten reconocer cuándo hay actividad bien sea durante el día o durante la noche gracias a LEDs infrarrojos.

En nuestro caso el funcionamiento es bastante acertado con reconocimiento incluso de personas. Sin embargo, sí que nos ha dado algún falso positivo cuando se enciende y apaga la luz del acuario, por ejemplo.

Cámara Nest

Nest ofrece notificaciones cada vez que esas cámaras detectan cualquier actividad, habrá fotos y pequeños vídeos destacados que estarán disponibles para su descarga. A continuación dejamos un vídeo en el que reconoce a Meu.

Para proteger la privacidad del usuario y evitar avisos constantes mientras estás en casa, se puede configurar un modo en el que, aprovechando el sistema de sensores y/o la ubicación del móvil configurado en la app Nest, se pueden encender y apagar las cámaras cuando salgas y entres a casa.

Probando Nest durante un mes, ¿merece la pena?

Nuestra experiencia ha sido positiva utilizando el termostato en la configuración que comentamos anteriormente. No hemos tenido pérdidas de señal Wi-Fi, ni tampoco entre el termostato propiamente dicho y el Heat Link.

Tras unos días controlando la temperatura del termostato a nuestro gusto, Nest desarrolló un calendario de temperaturas de manera automática, como promete, y realmente se adapta a nuestras necesidades.

El ahorro en calefacción es posible y, en nuestro caso, una realidad. Por el simple hecho de pasar al modo ECO automáticamente cuando salimos de casa unido al control inteligente de temperatura. Así se mantiene el confort deseado se consigue una gran optimización y se minimiza el número de horas de funcionamiento de la misma.

Consumo en horas de calefacción encendida

Nos ha gustado un apartado que no hemos visto en otros termostatos inteligentes y que tiene en cuenta a familias. El termostato detecta que hay gente en casa de manera cruzada, es decir, no sólo mediante los móviles que asocies a tu cuenta Nest y su geoposicionamiento.

En el caso de Nest tenemos sensores de presencia, un punto diferencial frente a la competencia, y no deja de calentar si hay alguien en casa, aunque tú estés fuera de ella con el móvil asociado a la cuenta del termostato.

Nest hace uso de la geolocalización móvil y su sensor de presencia para apagar la calefacción cuando no hay nadie en casa

El sistema de termostato Nest llega a un mercado compitiendo con otras alternativas como tadoº, Netatmo o bien el sistema integrado Wattio, diseñado en España. Nest ofrece unas funcionalidades muy similares a los anteriores y donde realmente destaca es en la plataforma que le rodea así como en su sistema de sensores, como hemos dicho anteriormente.



Responder a la pregunta de si merece o no la pena es complicado y vamos a intentar cubrir todos los casos posibles:

  • Si en tu casa tienes un sistema de calefacción con un termostato tradicional que tienes que subir y bajar manualmente o simplemente no tienes termostato y tienes que encender la opción de calefacción en la caldera, sí merece la pena. Vas a ahorrar dinero y ganar en comodidad.

  • Si tienes un termostato programable el ahorro será menor, pero habrá ahorro en horas de calefacción y ganarás el tener que apagar y encender el termostato cuando salgas de casa que es donde realmente se verá el ahorro.

  • Si vienes de un sistema con termostato inteligente el tema se complica más. Las funciones están muy a la par y a no ser que quieras tener un sistema de cámaras y todo centralizado, el cambio de termostato no te ofrecerá diferencias tan notables en consumo o comodidad.

Un termostato inteligente es una compra que se acaba pagando sola y te hacen ahorrar dinero a la larga, es decir, si bien el desembolso inicial puede parecer elevado, 249 euros en el caso de Nest, es cuestión de meses sacar rentabilidad a esta inversión.

Con un termostato tradicional del que tenemos que estar pendientes para no usar tanta calefacción y eso acaba repercutiendo en la factura. La diferencia en consumo en nuestro caso de uso particular - utilizábamos un termostato programable- se ha notado en horas de caldera funcionando: nuestra programación incluía algún caso de 5 - 6 horas al día y con Nest hemos bajado a 3 - 4 horas como máximo en días fríos y en menos de 1 hora estos días más primaverales.

Nest B 2

Hay que comentar que para conseguir estos datos configuramos un horario de calefacción equivalente al que teníamos en el termostato antiguo y la sensación de confort ha sido similar en ambos casos.

Nest es un termostato con un diseño cuidado y un funcionamiento que, tras un periodo de aprendizaje, es completamente automático. Está claro que en países como Reino Unido, Alemania o países nórdicos se sacará mayor partido de él ya que, al fin y al cabo, pasan más meses con la calefacción encendida que en España. Aún así es simple cuestión de tiempo que salga a cuenta.

El termostato ha sido cedido para la prueba por parte de NEST. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos