Compartir
Publicidad
Lenovo Yoga Book C930, análisis: vivir con un dispositivo del futuro es excitante pero también agotador
Análisis

Lenovo Yoga Book C930, análisis: vivir con un dispositivo del futuro es excitante pero también agotador

Publicidad
Publicidad

Nota de Xataka

Ni convertibles ni tablets hipervitaminados. El dispositivo más rompedor del mercado en el campo de los ordenadores sigue siendo el Lenovo Yoga Book. Y la nueva versión de 2019 llega a los escaparates con mejoras tanto a nivel interno como en la manera en que interactuamos con él.

Aquí tienes el análisis en español del Lenovo Yoga Book C930.

Ficha técnica del Lenovo Yoga Book C930

Pese a su peculiar apariencia, el Lenovo Yoga Book C930 es todo un ordenador portátil completo a nivel de especificaciones. Con la actualización del 2019 llega un procesador Core i5 para darle el empuje que permita un trabajo de oficina y creativo básico sin problema alguno.

Lenovo Yoga Book C930 Características
Pantalla Principal: LCD IPS de 10,8 pulgadas QHD (2.560 x 1.600 puntos) multitáctil
Secundaria: Tinta electrónica de 10,8 pulgadas Full HD (1.920 x 1.080 puntos) multitáctil
Procesador Intel Core i5-7Y54 (7ª generación) con GPU Intel HD Graphics 615
Memoria RAM 4 GB de RAM
Memoria principal SSD 256 GB
Cámara web 2 Megapíxeles
Sonido Altavoces estéreo con Dolby Atmos
Batería 4.650 mAh / 35,8 Wh
Sistema Operativo Windows 10 Home
CONECTIVIDAD 2 x USB 3.1 Tipo C
WiFi 802.11ac (también disponible versión con conectividad LTE) y Bluetooth
Extras Lápiz digital Wacom Active Pen con 4.096 niveles de presión y sensor de huellas dactilares
Dimensiones 179 x 260 x 9,9 mm
Peso 775 g
Precio 1099 euros

La ausencia de teclado “físico” es sin duda su rasgo más característico y lo que marca el devenir de este dispositivo. Una idea nada descabellada para un dispositivo que ha escogido el camino de adaptarse al uso, entendiendo que para muchos usuarios, ello implique escribir de forma continuada cada vez menos. Veamos qué tal ha sido nuestra experiencia.

Ligero como una libreta

Sin novedades grandes a nivel de diseño en la nueva versión del Yoga Book, estamos otra vez ante un equipo que parece mentira que sea un ordenador completo con Windows 10. Al abrir la caja uno se queda con la sensación de que falta algo. Que es una broma. Que aquello no puede ser un portátil completo.

Yoga Book Review General

El Lenovo Yoga Book C930 es muy ligero (menos de 800 gramos) y extremadamente delgado (1 cm). Estas cifras le ayudan claramente a su manejo como tablet pero también nos invita a llevarlo a todos lados y sacar partido de algunas de las ideas de uso para las que ha sido creado. Y en muchas de ellas la ligereza y comodidad de uso incluso con una sola mano es clave.

Sin embargo, esa extrema delgadez se ha dejado por el camino el puerto de auriculares, los puertos que no sean USB-C así como las salidas de vídeo tipo HDMI o DP. Tampoco hay adaptadores incluidos el la caja para solventarlo.

Lector De Huellas

Como elementos de conectividad solo disponemos de dos puertos USB-C, en ambos casos habilitados para la carga del equipo, incluyendo en los dos un indicador LED. Son sin duda detalles que marcan el carácter de un equipo muy peculiar y donde el añadido del lector de huellas es práctico.

El acabado del Lenovo Yoga Book C930 acompaña el nivel de dimensiones del equipo. Se ha usado aluminio mate sin nada de elementos extra más allá del lago de Lenovo colocado en una esquina de manera muy discreta.

Lenovo Yoga Book General Diseno

Los otros elementos físicos del diseño están en los dos laterales. A la derecha contamos con los botones de encendido y control de volumen, mientras que para la izquierda queda la ranura para la tarjeta SIM en el caso de la versióncon conectividad LTE, que es la que nosotros hemos probado en Xataka.

Sí que contamos en ambos lados con altavoces, los cuales no alcanzan una potencia considerable pero ofrecen una calidad bastante buena. Cuentan además con tecnología Dolby Atmos.

En el diseño tenemos como elemento clave la bisagra. Lenovo ya nos había demostrado con sus Yoga clásicos que ahora mismo es el fabricante que mejor sistema ofrece en los convertibles. Y en este Yoga Book lo borda.

La bisagra permite una inclinación de la pantalla en literalmente cualquier ángulo, de 0 a 360 grados.

Detalle Bisahra Uno de los elementos identificativos del Yoga Book es su bisagra

Un detalle que Lenovo debe revisar es el modo de apertura del Yoga Book. Situado sobre una mesa es prácticamente imposible de abrir. A primera vista.

El motivo es que no hay muesca ni ayuda física para la apertura más allá de coger el dispositivo con ambas manos y separar las "hojas" como si abriéramos un libro.

Ese inconveniente, varias veces al día si usas de manera intensiva el equipo, acaba por desesperarte. Pero no ha sido una omisión voluntaria.

Lenovo ha rizado el rizo con la apertura del Yoga Book. A veces no hay por qué irse a lo complicado para algo que ya estaba solucionado

Lenovo ha sustituido esa muesca por un sistema de doble toque sobre la carcasa que libera la parte superior tras un par de segundos. Es muy original, curioso pero menos efectivo que la muesca. No todos los doble toques acaban por abrir la carcasa a la primera.

Pero no es la única manera diferente de abrir la carcasa. La segunda es muy similar y este tiempo usando el equipo la he preferido a la anterior. Un toque sostenido un segundo en el control de volumen también activa el mismo sistema. Y en este caso no hay error posible.

Pantalla principal pequeña pero de máxima calidad

Por mucho que nos guste el aspecto físico y diseño del Lenovo Yoga Book C930, lo más interesante está en el interior. Concretamente en la doble pantalla que se muestra al abrir el equipo.

Si por fuera no es suficiente para llamar la atención, con solo abrir el Yoga Book ya tendrás las miradas de todos alrededor encima

Empecemos por la principal. Se trata de un panel IPS de 10.8 pulgadas. Uno podría pensar que con estas dimensiones no se podía hacer nada más, pero vistos los marcos, había margen de mejora para arañar al menos hasta las 12 pulgadas.

Lenovo Yoga Book Review Detalle

La buena noticia es que la calidad de la misma es muy alta y ofrece una resolución de 2560x1600 píxeles. El panel tiene un brillo alto, casi 350 nits, y ofrece una reproducción de color excelente y vibrante.

Este panel principal es táctil, con buena respuesta tanto a los toques como a los gestos que podemos hacer sobre ella.

Pantalla de tinta electrónica: su poder y la vez debilidad

Con el Yoga Book hicimos una prueba inicial con algunos conocidos y compañeros de trabajo. Que lo abrieran ellos al tiempo que nos fijábamos en su rostro.

La mayoría de reacciones fueron de asombro y mucha curiosidad. No es para menos. Donde uno espera encontrar un teclado en realidad aparece la imagen de un teclado.

Teclado Cerca

Y esta característica única del Lenovo Yoga Book es precisamente su punto más débil. Cuando hacemos uso del teclado virtual estamos tecleando sobre una pantalla, en este caso de tinta electrónica.

Para mejorar esa extraña sensación de teclear sobre algo virtual, Lenovo incluye triple respuesta configurable. Tenemos reacción visual, sonora y háptica. La que más conviene gestionar es la sonora, pues para entornos silenciosos puede acabar molestando más que el sonido de las teclas reales.

Teclado Detalle Para tratar de acercarse a la sensación de escribir en un teclado real, Lenovo incluye respuesta háptica, sonora y también visual, pues la tecla que pulsamos simula realizar un recorrido respecto a las demás

Con práctica uno puede conseguir algo de velocidad de escritura, pero es algo cansado por lo poco natural de la actividad. Y nunca conseguiremos que se convierta en un teclado similar a los físicos, por muy malos que estos sean en algunos casos.

El tamaño de las teclas es bastante grande, no se cometen apenas errores y el touchpad está integrado en el teclado pero podemos hacerlo aparecer y desaparecer para no perder espacio para las teclas.

Hola Xatakeros En el modo de bloc de notas podemos tanto dibujar como tomar notas o realizar capturas de pantalla del panel principal con un solo botón para incluirlo en nuestras creaciones

La pantalla de tinta electrónica que hace las veces de teclado admite otros usos. El más destacado es el de bloc de notas. Lenovo incluye con su Yoga Book su propio stylus, con más de 4000 niveles de presión y cuerpo que podemos dejar acoplado de manera magnética a la carcasa, aunque al meterlo en una bolsa es fácil que acabe soltándose. Funciona con una pila AAA, nada de recarga de otro tipo.

El lápiz de Lenovo puede ser usado tanto en la pantalla principal como en la de tinta electrónica. Dependiendo de qué uso vayas a darle podrás usar una u otra. Pese a ser un panel de tinta electrónica, la experiencia dibujando y tomando notas en la pantalla secundaria nos ha gustado, sobre todo si mantenemos en la principal algún contenido de consulta.

Al usar el lápiz sobre la pantalla de tinta electrónica, el tacto es algo diferente a hacerlo en la superior. Y el refresco del panel es algo desesperante en ocasiones

En la aplicación de notas podemos escoger diferentes plantillas, realizar capturas del panel superior para incluirlo en nuestras creaciones, así como redimensionarlas con el lápiz, aunque en general no es nada intuitivo descubrir qué podemos hacer con el lápiz y qué con los dedos. Como en muchos otros aspectos de uso del Lenovo Yoga Book C930, se aprende bastante con ensayo-error.

Modo Tableta

Del rol del Lenovo Yoga Book como dispositivo para tomar apuntes me quedo con lo fácil que es trasladar a Windows 10 lo que vayamos generando en el panel de abajo. Basta un botón para realizar un copiado que luego podemos pegar en la pantalla superior e incorporarlo a la aplicación que deseemos.

Las opciones y usos asociadas a la pantalla de tinta electrónica se gestionan desde un menú en la propia pantalla. Como cualquier panel con esta tecnología, la respuesta no es inmediata y eso, en un equipo actual, resulta bastante extraño.

Pantalla Configuracion

El último uso “estandarizado” del panel de tinta electrónica es el habitual y al que estamos más que acostumbrados: lector de libros electrónicos.

Por ahora solo admite archivos PDF, pero la experiencia está a años luz de la que tenemos en un tablet clásico pudiendo tomar notas e interactuar de manera más fluida y potente. La solución me parece un añadido que no aporta apenas nada sobre manejar PDF con apps de anotación con muchas más posibilidades.

Su única ventaja, incluso cuando llegue el soporte para ePub, solo la tiene en la experiencia de lectura sobre tinta electrónica, tanto por la fatiga visual como por la autonomía y visibilidad con luz solar intensa.

Modo Lector La función de libro electrónico solo funciona por ahora con PDF y apenas hay opciones para tomar notas en ellos

Potencia y autonomía de ultrabook

El interior del Lenovo Yoga Book C930 responde perfectamente al más adecuado para las tareas para las que ha sido ideado. La base la conforma el procesador Core i5-7Y54 con 4 GB de memoria DDR3. Puede parecer una configuración muy básica pero en realidad supone un salto asombroso respecto a la combinación de la generación pasada.

El rendimiento del Lenovo Yoga Book C930 es más que correcto salvo que comparemos directamente con un ultrabook del mismo precio

Con esta combinación no podemos esperar grandes desempeños en cualquier tarea pero si un comportamiento correcto en la mayoría de las tareas no especializadas. Navegación web, reproducción de vídeo, ofimática y hasta algo de creación multimedia está bien resuelto en este Lenovo Yoga Book C930, aunque por su grosor tan reducido, el calentamiento es apreciable pronto, aunque no excesivo.

En las pruebas con software hemos obtenido 33 fps y 241 cb con CineBench R15. En PCMark 8 las cifras nos dejaron medias de 3115 y 2245 en los test Work y Home respectivamente. A nivel gráfico la prueba Fire Strike de 3Dmark se quedó en 753 puntos. A todas luces muy inferior en rendimiento a uno de sus teóricos competidores, el Surface Pro 6.

Yoga Book Con Caja 2

¿Y en temas de batería? Aquí el Lenovo Yoga Book C930 cumple bien para su tamaño y capacidad de batería. En la prueba habitual de Xataka, con brillo a la mitad, conectividad WiFi y tareas que mezclan mucha navegación web, algo de multimedia y ofimática, nuestra media de horas de uso se situó en 6,5 horas justas.

Si estábamos en exterior y había que subir el brillo de la pantalla, la media bajaba enseguida y nos podíamos quedar con unas 4 horas de uso efectivo del Yoga Book.

El equipo se carga con un adaptador USB-C cuyo punto fuerte es su tamaño, el mismo que el de un smartphone (27W), pero que justo por ello, tarda más de 2,5 horas en realizar la carga completa.

Lenovo Yoga Book C930, la opinión y nota de Xataka

Con un solvente catálogo de portátiles clásicos y convertibles, Lenovo se permite un año más poner en el mercado el dispositivo portátil más diferente. Y no es el único dispositivo atrevido de la marca. Ahí tenemos el tablet con proyector integrado.

El nuevo Lenovo Yoga Book C930 mejora sus prestaciones a nivel de rendimiento, la principal pega del modelo del año pasado. Pese a ello queda en evidencia si comparamos su ficha técnica con la de otros convertibles de precio similar.

Ése es su principal tara. Los más de 1000 euros de su etiqueta le pesan como no hace en absoluto su diseño, acabado o calidad de la pantalla. Sacarle partido dependerá de lo que seamos capaces de aprovechar su pantalla de tinta electrónica. Y no es nada sencillo.

8,3

Diseño9,75
Pantalla 9,25
Rendimiento8
Teclado/trackpad6
Software8,25
Autonomía8,5

A favor

  • Gran acabado y un diseño increíble para llevar de un lado a otro
  • Rendimiento correcto y buena autonomía
  • El atrevimiento por ofrecer algo diferente en el mercado

En contra

  • No es un equipo para usar el teclado por largos periodos ni con velocidad
  • Precio alto si solo miramos la ficha técnica y el mercado de rivales
  • Una pantalla de tinta electrónica pide ya función completa de libro electrónico y algo más de exclusividad en el software

El ordenador ha sido cedido para la prueba por parte de Lenovo. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio