Publicidad

Intel SSD 510 Series, análisis SATA3 (y II)

Intel SSD 510 Series, análisis SATA3 (y II)
15 comentarios

Publicidad

Publicidad

Tras la primera parte publicada ayer toca ir adelantando. Y, de hecho, terminando. Hoy os ofrecemos la segunda parte, los resultados de los benchmarks del Intel SSD 510 bajo SATA3.

El 510 es un SSD pensado precisamente para SATA3, y os sorprenderá ver que ciertos resultados son notablemente mejores. Junto con esta segunda parte del análisis también hemos añadido nuestras conclusiones en base a su uso.

Como siempre, podéis descubrir los resultados de este análisis del Intel SSD 510 a continuación:

Resumen del análisis del Intel SSD 510

Intel SSD 510 Series, benchmarks

Velocidad de lectura

Intel SSD 510 Series benchmarks

Velocidad de escritura

Intel SSD 510 Series benchmarks

Tiempo medio de respuesta

Intel SSD 510 Series benchmarks

Arranque y apagado del sistema operativo

Windows 7 Professional 64 bits Service Pack 1, instalación limpia.

Intel SSD 510 Series benchmarks

Análisis del Intel SSD 510: conclusiones

Con las dos partes del análisis ya publicadas es hora de sacar las conclusiones pertinentes.

La primera y más clara es que el rendimiento del Intel SSD 510 es muy bueno, y mejora muy notablemente al de prácticamente cualquier otra unidad de almacenamiento. Es necesario, no obstante, remarcar la diferencia entre las tasas de transferencia indicadas por el fabricante (450 y 210 MB/s en lectura y escritura, respectivamente para este modelo de 120 GB) y las reales según nuestras pruebas: en torno a un -20% en lectura pero manteniéndose en escritura.

Intel SSD 510

El rendimiento general del sistema es excelente. El inicio del equipo (contando desde que se aprieta el botón hasta que se muestra el escritorio de Windows) tarda sólo 32 segundos, lo cual ha de considerarse como muy rápido. Los que tengáis un disco duro tradicional podéis hacer esta prueba en casa, y seguramente os tarde en torno al minuto de duración. Nótese que la ejecución de esta prueba es desde cero, es decir, con el sistema operativo recién instalado y únicamente los drivers de la tarjeta gráfica instalados (en este caso una AMD 6970).

La segunda gran conclusión es la diferencia entre SATA2 y SATA3, refiriéndonos principalmente a la lectura: +35% a favor de SATA3, que es una diferencia más que sustancial. En escritura las cosas están parecidas, sólo un +7%. Evidentemente es necesario recomendar el uso del Intel SSD 510 bajo SATA3. La unidad nos costará lo mismo, y como veis podremos sacarle mucho más partido.

Intel SSD 510

Por último, comentar el precio: la unidad que hemos probado se sitúa en torno a los 260 euros, un precio algo elevado respecto de los productos de la competencia. Los modelos SATA3 de características parecidas a las del Intel SSD 510 – si no mejores – rondan los 200 euros, lo cual es una diferencia bastante amplia.

Intel SSD 510 Series de 120 GB ha sido cedido para la prueba por parte de Intel. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Más información | Intel.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir