Publicidad

'Call of Duty Mobile', lo hemos probado: el homenaje perfecto a la saga y sus 12 años de tiros online

'Call of Duty Mobile', lo hemos probado: el homenaje perfecto a la saga y sus 12 años de tiros online
20 comentarios

Publicidad

Publicidad

He perdido la cuenta de la cantidad de veces que he intentado meter el hocico en ‘Call of Duty Online’. El juego, una versión de su multijugador para el mercado chino, era algo así como una celebración de la saga que recogía los mejores mapas y armas. Un lavado de cara en forma de homenaje que, lamentablemente, no estaba disponible en Occidente. Hasta hoy.

‘Call of Duty Mobile’ llega a iOS y Android para trasladar ese mismo espíritu a la pantalla del móvil. Un free to play que promete multijugador, Battle Royale y zombies -estos aún no disponibles- en lo que sin duda es un regalo para los que nos hemos mantenido pegados a la saga durante todos estos años.

Unos controles táctiles que funcionan mucho mejor de lo esperado

Pese al entusiasmo, la difícil tarea de enfrentarme a algo que llevo toda la vida jugando con un mando y ahora es una** pantalla táctil**. Los esfuerzos por parte de la industria en ese sentido han sido enormes, sí, pero la falta de feedback y precisión que sí aportan unos botones y un par de joysticks -ni qué decir un teclado y un ratón- me dan más miedo que cualquier otra cosa.

Cod3

Pero eh, cualquier excusa es buena para evangelizarte, y sorprendentemente ‘Call of Duty Mobile’ adapta el control de una forma que, pese a no ser la ideal, sí resulta bastante cómoda. Así lo demuestra la primera partida en Nuketown, donde sin comerlo ni beberlo me ventilo al resto del equipo continuamente sin caer ni una sola vez. Increíble.

Tras ello la realidad golpea con toda la dureza posible y me quedo con cara de estúpido al comprobar que estaba jugando contra bots, pero con el subidón que supone haber vivido una partida tan épica, me lanzo al multijugador real con la esperanza de que, como mínimo, pueda hacerlo la mitad de la mitad de bien.

Cabe destacar que ser fan de la saga no me convierte ni mucho menos en un jugador top. De hecho me veo como un jugador regular tirando a malo, de los de conseguir partidas épicas y luego fracasar en la siguiente estrepitosamente. De esos que cantan aquello de "hay lag en Call of Duty", de los que nunca se ve completamente a gusto con la misma arma y de los que se obligó a jugar con quickscope -una infalible técnica que permite disparar un francotirador casi sin apuntar- después de sufrir la práctica en innumerables ocasiones.

Duty4

Y con ese perfil me planto en el clásico Duelo por equipos, el cinco contra cinco de toda la vida al que también se suman Buscar y destruir, Dominio y un modo sólo con francotiradores. Pese a haber nueve mapas en el total, todos míticos escenarios con un diseño impecable como Raid, Hijacked o Standoff, la suerte quiere que vuelva a medirme en Nuketown. Esta vez on jugadores reales.

Rememorando partidas épicas

Y arraso. Y lo hago hasta el punto de doblar las rachas de bajas que vienen por defecto (UAV, Dron cazador y Predator). No me lo podía creer. Barro a los equipos contrarios en partidas que me devuelven a otros mapas de los que guardo un recuerdo especial y me sigo riendo de lo surrealista que me resulta aparecer como MVP al final de cada partida.

Llegados a ese punto ‘Call of Duty Mobile’ ya me tiene ganado por completo. Me veo jugando a esto de forma recurrente y, escasos segundos después, vuelve a mí otro recuerdo. Esta vez uno bastante más áspero. Lo suficiente para reirme, otra vez, y entender que el homenaje funciona a todos los niveles. También en lo que respecta a problemas de servidores.

Duty5

La partida se cae una vez, y otra, y otra, obligándome a darme por vencido y, con algo más de calma, empezar a trastear entre las opciones del juego. Cajas de botín, pase de temporada, desafíos, niveles para las armas, niveles para el personaje, cofres con contenido del multijugador y otros enfocados al Battle Royale. La crème de la crème de lo free to play.

Por suerte, más allá de los cupones en forma de experiencia para las armas que suponen poder conseguir un silenciador o una mira láser con premura, todo lo demás es puramente estético. A base de camuflajes y pijotadas, el juego saca su lado más vanidoso pero deja completamente aislado lo relativo al progreso a la hora de conseguir armas subiendo de nivel. Es, como podrían serlo otros como ‘PUBG’ o ‘Fortnite’, un juego en el que los micropagos no molestan lo más mínimo.

Consciente de lo petados que deben estar los servidores el día del lanzamiento, dejo a un lado el multijugador para probar otra de las novedades, el Battle Royale heredado de ‘Black Ops 4’. Sin ser yo tampoco muy ducho en la práctica, me veo ganando la primera partida y decido que mi suerte, de haber sido eso lo que ha detonado mi rendimiento, se ha acabado por hoy.

Cod4

Un fantástico homenaje en formato free to play

Con la intención de volver a él cuando el tráfico se asiente un poco -probablemente algo que tardará dos o tres días en materializarse-, dejo aparcado ‘Call of Duty Mobile’ con bastante más entusiasmo del que me invitó a probarlo. El juego es sólido, variado y tiene todo lo necesario para convertirse en un auténtico bombazo.

Que el sistema de progreso sea algo prácticamente calcado de lo que ha catapultado a la saga a la fama es un plus. Que el sistema de clases y su jugabilidad también se mantengan intactos es, teniendo en cuenta las idas y venidas que ha pegado últimamente la franquicia, todo un acierto.

Está el lado free to play que, pese a prescindible, a veces se pone algo pesado en forma de mensajes y formas estrafalarias de ensuciar la interfaz. Pero nada de eso hace de él un juego menos recomendable.

Cod2

Más aún teniendo en cuenta que pronto llegarán novedades en forma de más mapas, la inclusión del siempre recomendable modo zombi y una actualización que permitirá jugar con pad en vez de lidiar con los controles táctiles. El futuro de la propuesta no podría pintar más apetecible.

No esperaba yo reconocer que ‘Call of Duty Mobile’ me iba a dejar un buen sabor de boca, pero se nota que detrás hay la intención de crear un digno competidor en el panorama de shooters para móviles. Si algo podía acabar dándole la vuelta a la tortilla era acudir a esa versión china de ‘Call of Duty’ que tantos años llevábamos esperando.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir