Compartir
Publicidad
Publicidad

Dell Studio 15, videoanálisis

Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Entre la gran cantidad de ordenadores portátiles que hay en el mercado, el Dell Studio 15 me pareció un interesante producto el día de su lanzamiento, a principio del verano.

Y me parece interesante debido a que es un portátil con gráfica no integrada por un precio que empieza en los los 529 euros para el modelo más básico, y que puede personalizarse a medida de cada usuario, como viene siendo costumbre en Dell.

Llevo ya unas cuantas semanas probando este Dell Studio 15, y la verdad es que aunque mi prioridad era ver qué tal funcionaba en el apartado gráfico, en general me han dejado un buen sabor de boca. Os dejo con un análisis algo más en profundidad a continuación.

Para empezar, algo que todos los fabricantes deberían hacer y que, por el contrario, muy pocos permiten: la personalización del equipo.

El Dell Studio 15 más básico monta un procesador Core 2 Duo T3200 2.0 GHz., con 15.4 pulgadas de pantalla con resolución de 1.280×800 píxeles. En cuanto a memorias, 2 GB de RAM DDR2 y 160 GB de disco duro, más que suficientes para el usuario normal. La gráfica es una ATi HD Radeon 3450, y no sólo en el equipo base sino en toda la gama, exceptuando en el modelo más alto que monta una 3650.

Descripción

Dell Studio 15

El equipo que nosotros hemos probado tiene las siguientes características:

  • Procesador
  • 2 GB de memoria RAM DDR2.
  • Tarjeta gráfica ATi HD Radeon 3450 de 256 MB de memoria; resolución de la pantalla de 1.440×900 píxeles (es un extra).
  • 150 GB de disco duro.
  • Webcam integrada de 2 megapíxeles.
  • Lector de Blu-Ray.
  • Lector de huellas dactilares integrado.
  • Lector de tarjetas flash.
  • Toma HDMI.

El cuanto al diseño, Dell ha elegido para el Studio 15 la posibilidad de elegir entre una gama de siete colores diferentes por los que hay que pagar un extra, 39 o 69 euros dependiendo de la elección, nada barato.

Una vez abierto el portátil, lo que más llama la atención son los controles táctiles que están situados por encima de las teclas de función. Dichos controles se utilizan como accesos directos a varias funciones multimedia del equipo, y se iluminan según se tocan. Tal y como comento en el vídeo, es una lástima que no tengan una luz tenue y fija para saber dónde están y cuales son exactamente, ya que a oscuras no se pueden distinguir bien.

Por lo demás, el teclado se comporta de forma correcta y no hay ningún problema. Sin embargo, el trackpad es bastante pequeño y en muchas ocasiones se hace bastante incómodo. Los botones que simulan ser los clicks del ratón tampoco me han terminado de convencer, y sin duda este es uno de los aspectos más flojos de este Studio 15.

La pantalla es clara y nítida, aunque en nuestro caso la resolución (1.440×900 píxeles) no es la que viene predeterminada en el equipo, sino que es un extra que hay que pagar a mayores 90 euros. La resolución base es de 1.280×800 píxeles.

Pero lo más interesante del equipo es la salida HDMI, mediante la que puede utilizarse el Studio 15 como mediacenter, conectándolo a una televisión de alta definición para poder ver contenido multimedia. Es una de las opciones más baratas en cuanto a portátiles con toma HDMI, y su funcionamiento se basa en el uso del Windows Media Center, integrado bajo Windows Vista y que aporta una interfaz muy secilla de usar y con la que gestionar nuestra biblioteca multimedia.

Nuestro equipo incluye también un lector de huellas dactilares, cuyo uso a día de hoy en más bien nulo. En el equipo viene instalado un programa que permite utilizar nuestras huellas dactilares como sistema de autentificación en determinadas páginas web o aplicaciones, incluyendo en el propio sistema operativo. Es muy sencillo de usar y permite, por ejemplo, entrar en el sistema sin necesidad de escribir contraseñas, más que deslizando un dedo (se puede decidir cuál, o cuáles) por el lector. Es un extra, 40 euros.

Rendimiento del Dell Studio 15

Hemos sometido al Dell Studio 15 a unos benchmarks bastantes básicos, cuyos resultados son los siguientes:

  • SuperPI:

Dell Studio 15 en SuperPI

  • 3D Mark 06: Configuración del benchmark con todos los valores predeterminados (resolución 1280×800 píxeles, AA 0x). Resultado: 1822 puntos

Dell Studio 15 en 3DMark06

Conclusiones

Dell Studio 15

El Dell Studio 15 se trata de un muy interesante ordenador portátil si lo que buscas es, además de las tareas típicas, la posibilidad de utilizarlo como librería de contenidos multimedia para la televisión. Gracias al HDMI, que es sin duda su gran baza, podrás conectarlo a tu televisión HD y disfrutar en ella de cualquier película que tengas en el disco de tu portátil o en un disco duro externo, entre otros sistemas de almacenamiento.

El rendimiento del equipo es bastante decente, mueve Windows Vista bastante con soltura y la gran mayoría de videojuegos funcionan sin mayores dificultades.

El precio es bastante ajustado, aunque en el momento en el que intentas personalizar algunos componentes el presupuesto general se eleva enormemente. Por poner algunos ejemplos, el precio del color de la carcasa o la resolución hacen que no merezcan la pena esos cambios, aunque al menos desde Dell nos dan la posibilidad de elegir más o menos lo que queramos y ajustarnos nuestro propio equipo. Desgraciadamente no existe la opción Linux, sino únicamente sistemas Windows Vista.

En Xataka | Dell.

Más información | Dell

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos