Publicidad

'Spider-Man: Miles Morales': una aventura arácnida digna de su estupendo predecesor, pero que no explota las posibilidades de PS5

'Spider-Man: Miles Morales': una aventura arácnida digna de su estupendo predecesor, pero que no explota las posibilidades de PS5
32 comentarios

Desde el primer momento de juego, queda clara la naturaleza derivativa y continuista de 'Spider-Man: Miles Morales'. Aunque Sony lo ha querido vender como buque insignia de estos primeros pasos de Playstation 5, y es el principal juego exclusivo de la consola ahora mismo, sus orígenes están claros no ya como secuela en Playstation 4, sino como juego originariamente menor, un poco de puente entre el primer 'Spider-Man' y una secuela hecha y derecha.

El juego también ha venido acompañado de polémica al no incluir la actualización del primer 'Spider-Man' para Playstation 5, algo a lo que no estaba obligada Sony pero que sin duda habría sido un gesto generoso. Posiblemente, también, habría devaluado la imagen de este 'Miles Morales', dejando en evidencia su condición de secuela incapaz de volar sola sin el acompañamiento de su hermana mayor. Pero... ¿qué hay de cierto en todo ello? ¿Soporta Miles Morales la fama que le precede?

'Miles Morales': Nueva York en invierno

Si jugaste al primer 'Spider-Man', sabes jugar a 'Miles Morales'. Porque el juego es, mecánicamente, una réplica en todos los aspectos: el balanceo entre los edificios, el sistema de combate (mismas técnicas para golpear, esquivar, moverse y activar distintos gadgets) y la distribución de misiones principales y secundarias. Solo algunas novedades, como la aparición de unos contundentes poderes eléctricos que obligan a aprender unas cuantas combinaciones de botones, y una app móvil que gestiona las misiones secundarias, obligarán a gestionar algunos recursos nuevos.

Miles2

En general, todos los elementos del juego han sido refinados, y casi siempre para bien: el balanceo se siente algo más preciso, el combate está más equilibrado y la idea de la app es extraordinaria. Cualquier avance para gestionar misiones en un sandbox es bienvenido, y aquí se consigue que las misiones secundarias se disparen sin necesidad de salir de la pantalla principal de juego, lo que supone un alivio de tiempo y esfuerzo considerable.

Las condiciones de secuela hinchada para llegar a toda prisa al lanzamiento de Playstation 5 son las que hacen que algunos aspectos del conjunto se vean deslucidos. Por ejemplo, el árbol de habilidades, reducido aquí a la mitad. O el mismo argumento del juego: en esta ocasión, nos centramos en Miles Morales como único Spider-Man de Nueva York cuando Peter Parker se va de vacaciones. Morales se tendrá que enfrentar a un poderoso grupo que está desarrollando una nueva fuente de energía, con un cabecilla claramente inspirado en Elon Musk; también tenemos un violento grupo revolucionario enfrentado a ellos; y la inevitable y elevadísima dosis de violencia común en las calles de la urbe.

Miles43

Todo ello son derivaciones no muy trabajadas de grupos de enemigos ya presentes en el primer 'Spider-Man'. Es obvio que se necesitan distintas facciones enfrentadas para generar misiones (e inventar múltiples tareas de búsqueda y rastreo de objetos en la ciudad) y así hacer avanzar la trama, pero el grupo paramilitar el borde de lo legal, los terroristas-que-no-lo-son-del-tdo y las dosis de atracos callejeros que convierten Nueva York casi en zona de guerra ya estaban presentes, con apenas variantes, en el primer juego.

Lo que sí es cierto es que el personaje de Miles Morales y su entorno son tan atractivos como el Peter Parker del primer 'Spider-Man' y sus secundarios, o incluso más. Además, se ha prescindido de esas cargantes misiones consistentes en hacer horas extras como técnico de la policía para colocar antenas de vigilancia de la población. Y como no podía ser de otro modo con un personaje como Morales, hay algún momento espinoso en el guión, acerca de la relación de los afroamericanos con la policía que no se esquiva y lanza algunas preguntas sin respuesta al aire. Bien por la valentía de Insomniac.

Miles4

Pero... ¿qué aporta la versión de Playstation 5?

Las mejoras técnicas son minúsculas. Como hemos especificado en nuestro análisis de la consola, se llega a plantear una opción en el menú en la que se invita al jugador a elegir entre rendimiento y exhibicionismo gráfico. Las diferencias existen pero, de momento, son prácticamente inapreciables, mucho más en un juego no especialmente exigente en lo visual. Pero sí, los caramelos visuales de Playstation están aquí: 60 fps o ray-tracing, entre otras cosas que dan un definitivo lavado de cara al juego original.

Porque visualmente no hay demasiada diferencia entre esos 30 y 60 frames de los dos modos, pero sí brilla un poco más (y ahí sí que Spider-Man: Miles Morales se alza como un juego genuinamente de nueva generación) con la pasmosa nitidez visual y la brillante tonalidad de los gráficos, y también en los efectos de reflejos que abundan en una ciudad llena de charcos y rascacielos. No deja de ser un lacito de exhibición para un juego al que se le podía haber exigido más en otros aspectos, pero lo cierto es que como carta de presentación de la consola, cumple más que de sobra.

Pero donde realmente se nota la potencia de PS5 es en los tiempos de carga. Arrancar el juego es prácticamente instantáneo: diez segundos desde el menú principal de la consola, ya te estás balanceando por las calles. El regreso al juego después de morir es casi inmediato, y también lo son los viajes rápidos de una punta a otra del mapa: se acabaron las plomizas pantallas de carga en el metro. De hecho, Miles Morales en el metro es el menú principal, porque ya no hace falta en ningún otro punto del juego.

A lo que no se le ha sacado excesivo partido es a las capacidades del mando. Hay vibración para todos los gustos, por supuesto, y cada leve movimiento en pantalla tiene su repercusión en el DualSense, pero la cosa no va mucho más allá de ahí, y los gatillos con resistencia programable apenas tienen uso. Otro testimonio de los orígenes claramente de PS4 del juego.

Un par de garbeos por el mapa de 'Miles Morales' te harán darte cuenta que estás solo ante la misma Nueva York con skin de nieve. Del mismo modo, las mecánicas clonadas siguen funcionando, pero piden a gritos algo de renovación. Si eres fan disfrutarás con la nueva historia y los nuevos trajes (sensacional el de la película de animación), pero posiblemente Playstation 5 merecía algo más diferenciador para despegar. En cualquier caso, no deja de ser un buen émulo del 'Spider-Man' de PS4... y quizás un anuncio de la importancia que Sony le da a lo que sin duda será una nueva era de juegos exclusivos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios