Compartir
Publicidad

La Xbox 360 cumple 10 años: estos son sus 23 juegos imprescindibles

La Xbox 360 cumple 10 años: estos son sus 23 juegos imprescindibles
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Diez años. Se dice pronto, pero la Xbox 360 lleva ya una década en el mercado. Aprovechando que la retrocompatibilidad de Xbox 360 y Xbox One ya está entre nosotros, hemos elegido 23 títulos de la generación anterior de Xbox que no te puedes perder, tanto retrocompatibles como no retrocompatibles. De hecho, por ahora la mayoría de nuestros seleccionados no lo son... por ahora.

Nos hemos centrado en los juegos físicos obviando los indies digitales, no porque en ese campo no se puedan encontrar verdaderos juegazos, sino por el potencial que mantienen los triples A y la posibilidad de cruzarnos con una secuela de muchos de ellos en los próximos meses. Hay que ir entrenando los pulgares para cuando lleguen los hermanos mayores de estos 23 imprescindibles de Xbox 360.

Banjo Kazooie: Nuts & Bolts

Se dice de él que es la cara más pobre de una saga muy querida y, qué queréis que os diga, yo lo recuerdo con muchísimo cariño. Aquí el plataformeo se unía con un modo edición en el que debías construir vehículos para conseguir superar los distintos retos que se avecinaban.

La creación de coches, motos y hasta camiones con escalera para alcanzar zonas complicadas es toda una delicia y, gracias a que sus gráficos son más cartoon que realistas, hay que reconocer que ha aguantado bastante bien.

Es uno de los juegos retrocompatible de la lista, así que si lo tenéis por casa podéis volver a echarle un tiento. La otra opción, si no conseguís una copia de Xbox 360, está en el pack de Rare Replay de Xbox One, con casi todos los juegos de la compañía.

Bayonetta

En VidaExtra lo acabamos marcando como uno de los mejores juegos de los últimos años, y debo reconocer que en parte fue por la tabarra que he dado siempre con este juego. Lo considero uno de los mejores hack'n slash que he jugado nunca, con una jugabilidad a kilómetros de lo que podríamos encontrar, por ejemplo, en un God of War.

Encontrar una copia antigua puede ser complicado porque se ha convertido en un juego de culto y el hecho de no estar entre los juegos retrocompatibles de Xbox One, al menos por ahora, es un palo para todos sus fans. Puede que el hecho de haber visto cómo su segunda parte se convertía en exclusivo de Wii U tenga bastante que ver.

Bioshock

La segunda y la tercera entrega tienen su tirón, claro, pero sería de locos hablar de esta fantástica franquicia y no ceñirnos al primero al hablar de sus imprescindibles. El viaje a Rapture se quedó grabado en nuestra memoria y debería ser obligatorio que lo haga también en la tuya.

Un FPS en el que lo importante es la historia (quién nos lo iba a decir hace una década) pero que tiene suficientes cartas bajo la manga para hacer de la experiencia algo inolvidable. No está entre los retrocompatibles iniciales de Xbox One, pero esperamos que no tarde mucho en llegar. Aquí el factor "edición remasterizada" puede tener mucho que ver.

Borderlands 2

Demasiadas risas y genialidades en un juego en el que hasta los DLC son imprescindibles. Por suerte el lanzamiento de Borderlands: Una Colección muy Guapa incluye los dos últimos títulos lanzados con todos sus descargables, pero el primero de ellos ha conseguido pasar el filtro de la retrocompatibilidad de Xbox One.

Si lo tuyo son los juegos casi infinitos con un centenar de armas que encontrar, no lo dudes ni un momento, estás ante uno de los shooters más divertidos de la pasada generación y un juego absolutamente recomendable para los que quieren disfrutar en cooperativo.

Burnout Paradise

Burnout Paradise es un juego de coches de otra época, una en la que EA decidió tirar la casa por la ventana y combatir el odio hacia los DLC ofreciendo contenido gratuito acompañado de novedades de pago. Es por ello que, sumando esa premisa a su formidable jugabilidad, se ha convertido en uno de los títulos de conducción más queridos.

Esquivar el tráfico de Paradise City al ritmo de Guns n' Roses fue una auténtica delicia y aún a día de hoy está considerado como uno de los arcades de conducción más recomendables de entre los muchos juegos de este estilo que hay en el mercado. Lástima que el futuro de Criterion no haya vuelto a acercarse a esta saga.

Si quieres jugarlo tendrás que tirar de Xbox 360 o Steam, porque jugarlo en Xbox One, al menos a día de hoy, no entra en los planes de la retrocompatibilidad de la consola. Esperemos que sea uno de los primeros en llegar, porque sería una pena que los que no lo jugaron en su momento se lo pierdan.

Call of Duty: Modern Warfare 2

La saga de los niños rata tiene esa fama por razones obvias, pero que el desprecio a esta franquicia no nos impida reconocer lo evidente, que Call of Duty consiguió darle la vuelta al género de los FPS y el multijugador PvP convirtiéndose en el ejemplo a seguir.

Conseguir algo así no es nada fácil, y hacerlo arrastrando a millones de jugadores de una entrega a otra con críticas cayendo por todos lados, menos aún. Pasar de él supone dejar atrás uno de los FPS más divertidos y exigentes de los últimos años, así que sería un error no verlo pronto en una lista de retrocompatibles que no incluye ningún juego de la franquicia.

Crackdown

Sorprende que, teniendo la tercera entrega a la vuelta de la esquina para Xbox One, ni el primer ni el segundo Crackdown estén entre los retrocompatibles de la consola de Microsoft. Bueno, tampoco nos engañemos, el hecho de que estuviese el segundo nos daría bastante igual.

Se trata de una entrega muy menor respecto a lo conseguido por su antecesor, un juego que mezclaba la idea de controlar a un policía con superpoderes con múltiples vías para encarar los enfrentamientos contra las bandas rivales que poblaban la ciudad. A ver si alguien se pone las pilas y podemos volver a disfrutarlo en One, porque por ahora toca ceñirse a la versión de 360.

Dark Souls 2

Un clásico contemporáneo sólo al alcance de quienes lo tuviesen en Xbox 360 o hayan conseguido una edición de Dark Souls II: Scholar of the First Sin para Xbox One. Una pena que la opción de encontrarlo como retrocompatible no esté aún entre los planes de los de Redmond, porque eso obliga a pasar por caja con la nueva edición si queremos disfrutarlo en la nueva generación.

Tocará rezar para que, coincidiendo con el lanzamiento de su tercera parte, Microsoft arregle la situación y podamos volver a disfrutar de los espadazos a cámara lenta de nuestros enemigos y el mensaje de "estás muerto" en pantalla. Eso sí, si aún no lo tenéis, compradlo junto a un paquete de tila, porque os va a poner la tensión por las nubes.

Fable 2

Puede que al final la idea de que un roble diese frutos y de ellos creciesen otros robles se le quedase demasiado grande a esta saga, pero es innegable que, detrás de todas las idas de olla de Molyneux, hay un gran genio deseando hacer realidad sus sueños.

Fable 2 es, personalmente, el juego que más me encandiló de la saga, así que el hecho de ser retrocompatible me obliga a punta de pistola a incluirlo en esta lista. A ver si con los fans que nazcan por el camino el juego vuelve a resurgir en su vena más clásica y no desde el punto del género MOBA como parece que lo hará su próxima entrega.

Fallout 3

La cuarta entrega está en boca de todos por razones obvias, y es que no hay ni una sola razón para no darle una oportunidad. Tener Fallout 3 al alcance de la mano como uno de los retrocompatibles de Xbox One es una excusa más que razonable para acercarnos a la compra de Fallout 4, así que si aún no lo tienes por casa plantéate esa ventaja adicional de la consola de Microsoft.

Lógicamente los años no pasan en balde en este tipo de juegos, pero aquí lo que importa es otra cosa, principalmente por la jugabilidad y el festival de tiros y decisiones morales que ofrece la tercera entrega de la saga. No hay mejor sitio para perderse que el Yermo.

Forza

Otro de los que sorprende al no asomar el hocico en la lista de retrocompatibles de Xbox One es la saga Forza que, ni en su vertiente de Forza Motorsport ni en el tirón de su cara más arcade con Forza Horizon, ha conseguido pasar el corte. Raro viniendo de Microsoft, pero entendible si quieren mantener las ventas de Forza Motorsport 6.

Pese a ello conseguirlo para Xbox 360 no debería ser muy complicado rebuscando entre la segunda mano o incluso en estanterías con solera, así que acercarse a Forza Motorsport 4 y a Forza Horizon debería estar sí o sí entre tus planes si tienes cierta predilección por los juegos de conducción.

Gears of War 2

Otra saga con muchos títulos en su haber pero uno que, al menos personalmente, marcó una gran diferencia. Gracias al lanzamiento de la edición remasterizada de la primera entrega, acceder al resto de los juegos de la saga ya está disponible mediante la opción de retrocompatibilidad.

Me quedo con el segundo porque, a nivel de acción y modo online, es el que más alegrías me ofreció en su día, pero cualquiera de los títulos de la trilogía es una buenísima opción para recordar cómo era la lucha contra los Locust.

GTA V

Ni está entre los retrocompatibles de Xbox One ni, francamente, se le espera. El trillón de unidades que vendió en la pasada generación y lo conseguido en su reedición para la nueva son la prueba del potencial de una saga que hace mucho que dejó atrás las polémicas de prostitutas y asesinatos en masa.

Toca tirar de Xbox 360 o, en su defecto, dar el salto a la edición para Xbox One, que además de una considerable mejora gráfica, tiene también interesantes novedades como un modo FPS en el que disfrutar aún más de todos los detalles de su inmenso mapeado.

Halo 3

Siempre será el Halo por excelencia, no porque la historia de los primeros no fuese suficiente para engancharme, sino porque la jugabilidad vivida en esta tercera entrega consiguió que me explotase la cabeza.

Que esté en el mercado La Colección del Jefe Maestro con todos los juegos incluidos pone un poco cuesta arriba su aparición en la lista de retrocompatibles, así que tocará tener paciencia o poner muchas velas si queremos volver a disfrutarlo sin tener que pasar por caja.

Mass Effect

La odisea galáctica de EA es el ejemplo perfecto sobre cómo encarar una remasterización. Se sabe que la trilogía acabará llegando tarde o temprano a Xbox One, aunque sea para calmar un poco los ánimos respecto al lanzamiento de la siguiente entrega de la saga, pero eso no ha impedido que el primer juego de la franquicia ya esté en la lista de los retrocompatibles de 360.

Decisiones, aventuras y un hogar cuyas vidas penden de un hilo que nos obligará a explorar la galaxia en busca de recursos mientras intentamos adivinar qué destino le espera a la raza humana dependiendo de nuestros movimientos en el tablero de la guerra que se avecina.

Mirror’s Edge

Juegazo, desde el borde hasta el orificio central del disco. Lástima que las malas ventas cosechadas en su día no hayan puesto más fácil su retorno, pero ahora Mirror's Edge vuelve a la carga con un revitalización de la franquicia y, gracias a ello, disfrutar de la primera entrega en Xbox One es mucho más fácil.

Es otro de los títulos retrocompatibles de la lista, así que conseguirlo por ahí por cuatro duros y disfrutarlo en One para empezar a entrenar (muy recomendable teniendo en cuenta lo cómodos que nos hemos vuelto con los controles y lo complicado que es el juego) es una acción totalmente imprescindible.

Portal

No creo que nadie en todo el mundo se haya atrevido a echar pestes de Portal o su secuela. Aún recuerdo la primera vez que lo jugué y cómo me dejó el culo torcido con su tramo final, así que lo único que haré aquí, para evitar spoilers, es decir que estamos ante un juego de puzles en el que una pistola de portales será la herramienta que usaremos para avanzar.

Lástima que no estén entre los retrocompatibles, eso obliga a tirar de Xbox 360 o PC para poderlo jugar y, para qué nos vamos a engañar, no es lo que más ilusión nos hace del mundo. Esperemos que pronto cambien de opinión.

Red Dead Redemption

Otro de los juegos que obliga a tirarse de los pelos por no aparecer en la lista de retrocompatibles es la historia del Salvaje Oeste de Rockstar, un juego soberbio en el que su final nos dejó a todos con una lágrima colgando de la mejilla, no por lo trágico que podía ser (que también) sino porque el juego llegaba a su fin y con él una de las mejores experiencias de la pasada generación.

Id preparando las horcas y las antorchas porque si en la nueva lista de juegos retrocompatibles no aparece, en Redmond se puede liar una bastante loca. Esperemos no tener que llegar a las manos, Microsoft.

Skyrim

Otro pozo de horas en el que caer sin remedio es el de Skyrim, pero no tener a mano la opción de la retrocompatibilidad es un palazo que ni siquiera Fallout 4 puede evitar. Suerte que las rebajas de Steam siempre nos ponen bastante fácil el acercarnos a él, pero no tenerlo en Xbox One y tener que tirar de nuestras Xbox 360 cargadas de polvo no está entre lo que desearíamos con más fervor.

The Elder Scroll V: Skyrim sí tiene su ración de RPG para One en su edición online, pero los varapalos que se ha ido llevando por el camino dejan más que claro que tampoco es un juego para todo el mundo y, sobre todo, no está a la altura de lo que la saga marcó con su quinta entrega.

South Park: The Stick of Truth

Por su estilo visual, gráficos planos 2D la mar de resultones y muy fieles a lo que sería un juego sobre la serie, South Park: The Stick of Truth sólo puede ir a mejor cuando metemos el disco de Xbox 360 en Xbox One para disfrutar su anunciada retrocompatibilidad.

Si sois fans de la serie vais a encontrar multitud de referencias a sus capítulos que os harán sacar más de una carcajada, y si nunca os habéis acercado a ella, vivirla en modo RPG puede ser vuestro trampolín para convertiros en adictos a las locuras de este pueblo de Colorado.

Vanquish

Ni tenemos secuela ni tenemos la opción de jugarlo en Xbox One como retrocompatible, así que llegados a este punto lo único que podemos hacer es abrirnos las venas. En serio, Vanquish es a los juegos de tiros lo que Bayonetta es a los de guantazos, una joya eterna que todo fanático de la acción que se precie ya debería haber probado.

Lástima que toque tirar de Xbox 360 para hacerlo, pero confiamos en que el clamor popular y los juegos de segunda mano en eBay y similares os ayude a poder probarlo a los que aún no lo habéis hecho. Platinum Games pasará a convertirse en vuestro estudio de desarrollo favorito a partir de ese momento.

Viva Piñata

Otra de las locuras con las que Microsoft empezó su andadura en Xbox 360 y que, aún no sabemos muy bien por qué, se perdió en el olvido. Una auténtica pena, porque Viva Piñata es un juego tan simpático como recomendable, ya sea en solitario o en compañía de los más pequeños de la casa.

Gracias a Rare Replay podéis encontrarlo como uno de los poco más de 100 juegos retrocompatibles que hay a día de hoy en Xbox One, así que dade una oportunidad y comprobaréis a qué viene tanto amor por piñatas que no se pueden apalear.

XCOM: Enemy Unknown

Cerramos con otro clasicazo que muy pronto verá una nueva edición. El lado malo tiene dos caminos, que esa entrega que estamos esperando por ahora sólo está anunciada para PC y que, para más INRI, el primer XCOM no es retrocompatible.

Hacedlo como queráis, pero dedicadle vuestro tiempo porque es imposible que no salgáis igual de encantados que acabamos todos cuando nos acercamos a este juego de acción táctico y gestión de bases. Hasta ha conseguido que sus mecánicas se trasladen a un juego de tablero igual de recomendable, así que cientos de personas no pueden estar equivocadas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos