Compartir
Publicidad

Eyelander quiere ayudar a los niños con deficiencia visual a tener una vida independiente

Eyelander quiere ayudar a los niños con deficiencia visual a tener una vida independiente
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un grupo de neurocientíficos, en colaboración con diseñadores de videojuegos, de la universidad de Lincoln, en Reino Unido, están desarrollando un videojuego para ayudar a los niños con problemas visuales y que éstos tengan una vida más independiente. Un entrenamiento que se hace mientras están jugando por lo que el factor lúdico es importante de cara a fomentar el aprendizaje.

El objetivo pasa por crear una herramienta orientada a quienes tienen lesiones cerebrales y no tanto daño en los ojos. Es decir, se busca mejorar la visión funcional que tienen los más pequeños, la que se usa todos los días para acciones cotidianas como cruzar un paso de cebra, usar un móvil o encontrar un libro en la estantería.

La diversión para motivar el entrenamiento

Quienes sufren de deficiencia visual debido a las lesiones en el cerebro se traduce en la dificultad para convertir los mensajes que captan los ojos y envían a nuestra materia gris. No se hace una comunicación correcta y el campo visual es más reducido. Pueden ver, poco, pero tienen muchos problemas para realizar tareas que el resto hacemos de forma natural y con poco margen de error.

El fruto de este equipo de neurocientíficos y diseñadores de videojuegos es Eyelander. Un título que combina el trabajo de los tests de deficiencia visual con fórmulas para crear experiencias divertidas y que vayan más allá de las típicas pruebas donde solo aparecen formas en blanco y negro.

El juego se compone de doce niveles y propone retos como mover personajes por la pantalla o localizar un objeto que está girado entre otros muchos que están mirando en la otra dirección. Cuenta con varios niveles de dificultad que se ajustan al grado de visibilidad que tiene cada paciente.

Los ensayos clínicos comenzarán dentro de poco con un grupo de personas con edades comprendidas desde los 8 a los 25 años. Según uno de los investigadores detrás de este proyecto esperan que el hecho de que sea un juego y tenga un entrenamiento ameno ayude a mejorar ligeramente su visión funcional.

Vía | ScienceDaily

Foto | Flickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio