Apple no quiere ni oír hablar del streaming de videojuegos o de aplicaciones como Final Cut Pro

Apple no quiere ni oír hablar del streaming de videojuegos o de aplicaciones como Final Cut Pro
81 comentarios

Aún no pegaba mucho el sol en Cupertino cuando Craig Federighi se puso a responder el correo de John Stauffer, un directivo de Apple que le había propuesto una idea curiosa. Según él, una ideaza: la de crear una plataforma de streaming desde la que poder emitir juegos de Windows a sus Macs pero también aplicaciones de Apple, como Final Cut Pro, a otras plataformas.

Federighi le respondió con un contundente "no", y puso de manifiesto que su foco seguía siendo el de apostar por chips cada vez más potentes para sus smartphones y también parecía hablar de la transición a los chips M1 ya entonces al mencionar el nombre en clave del proyecto "Olive". Esa postura parece inamovible cuatro años después, y nos preguntamos si Apple aprovechará la oportunidad que brindan los M1 y sus sucesores de cara al gaming en sus Mac.

Final Cut Pro corriendo en tu navegador, ese era el sueño

Ese correo formaba parte de los documentos que quedaron expuestos en el juicio de Apple contra Epic de las últimas semanas. Hay muchos datos reveladores que han salido a la luz gracias a ese juicio, pero ahora conocemos este otro que muestra la postura de Apple en cuanto al streaming de juegos y aplicaciones.

Mailapple

Stauffer proponía la adquisición de LiquidSky, una empresa que en aquel entonces planteaba un rival de GeForce Now y de PlayStation Now. Acabaron despareciendo, pero para ese directivo la adquisición podría "representar el mayor ecosistema de aplicaciones del mundo".

La idea era ir más allá de lo que ofrecen ahora Stadia o xCloud: se podrían emitir por streaming videojuegos de Windows (incluso títulos AAA) a los Mac y así dotarles de esa capacidad, pero además para Stauffer esa plataforma también permitiría que para usar Final Cut Pro (por ejemplo) no hiciera falta un Mac, sino tan solo un navegador.

La idea es llamativa, pero Federighi dejaba claro que eso representaría "un cambio masivo en la forma en la que ofrecemos computación a nuestros clientes". Para él esa estrategia tenía sentido para sus competidores "pero poco sentido para Apple, dada nuestra fuerza a la hora de proporcionar alto rendimiento en computación local".

¿Veremos un Mac para gamers?

La postura de Federighi desde luego parece ser consistente con lo que en años posteriores se ha ido mostrando en Apple en el terreno del gaming y del hardware.

A la empresa de Cupertino le va estupendamente con los videojuegos móviles, pero los Mac siguen siendo los grandes olvidados de un segmento que es un filón para sus competidores pero que curiosamente en Apple parecen no tener en cuenta.

De hecho Apple le ha puesto las cosas muy difíciles a Stadia y xCloud, y solo Amazon Luna logró lanzarse con éxito  en dispositivos iOS gracias a un "atajo". Microsoft ofrece ya una beta que sigue esa misma estrategia para xCloud, y eso debería hacer factible que los usuarios de macOS puedan también aprovechar estas plataformas.

Si hacemos caso de aquel mail de Federighi y esas ideas se mantienen (algo bastante probable), en Apple no darán un soporte abierto a dicha opción, y la pregunta es qué pasará con el gaming en los Macs ahora que ha llegado la transición a los chips M1.

Estos chips cuentan con GPUs bastante decentes que permiten disfrutar de juegos no demasiado exigentes, pero es que ya se habla de los futuros chips M1X o M2 —si es que esos son sus nombres finales— que en lugar de GPUs con 8 núcleos pasarán a tener 16 núcleos.

Y eso como poco, porque hace meses ya se hablaba de futuros chips con hasta 128 núcleos, algo que ofrecería una potencia gráfica realmente espectacular.

Esa potencia gráfica apoyaría el argumento de Federigui de la "computación local" (nada de streaming), y quizás plantearía un impulso del gaming en los Mac. Aún así la ambición de Apple en este terreno parece nula, y puede que esa potencia gráfica simplemente esté destinada al ámbito creativo.

Las posibilidades parecen desde luego casi infinitas para esta nueva familia de chips e incluso para proyectos como el que nos habla de las futuras gafas de realidad virtual/aumentada. Otra cosa es que Apple quiera o no aprovecharlas.

Temas
Inicio