Esta compañía de patinetes eléctricos reduce la velocidad o incluso llega a detener a distancia a los usuarios que conduzcan de manera temeraria

Esta compañía de patinetes eléctricos reduce la velocidad o incluso llega a detener a distancia a los usuarios que conduzcan de manera temeraria
48 comentarios

La convivencia de los patinetes eléctricos con el resto de transeúntes no siempre es fácil. Sobre todo cuando el conductor del patinete no lleva suficiente cuidado y circula por donde no es debido. Vivimos en sociedad y parece inevitable que siempre haya quien conduce de manera temeraria, poniendo en peligro al resto.

Con la intención de reducir la peligrosidad de estos conductores que se salen de la norma, la compañía de patinetes compartidos Link y su spin-off del MIT 'Superpedestrian' ha presentado su "sistema de defensa peatonal". Un sistema que rastrea los patinetes, envía avisos a los conductores temerarios y es incluso capaz de reducir la velocidad o llegar a detener el vehículo. De forma totalmente remota.

¿Es realmente necesario?

Link Patinete

La idea puede encajarnos desde la vertiente de la seguridad, pero particularmente nos genera muchas dudas desde un lado de la privacidad y el uso personal del vehículo. ¿Os imagináis que los fabricantes de coches hicieron algo equivalente? Vivimos en la era de los vehículos y dispositivos conectados, pero sin duda llama la atención que una compañía se insmicuya en el uso de su producto de manera tan directa.

¿Cómo lo justifican? "Hay muchas formas de responder a esa pregunta, pero creo que una respuesta realmente perspicaz es que los e-scooters están compartiendo espacio con otros usuarios de la carretera de formas realmente únicas", contesta Paul White, director de relaciones públicas de Superpedestrian.

Según explican, el uso de este sistema y el control de la velocidad del vehículo se realiza de forma muy rara y será previamente justificada con abundantes evidencias de que se ha utilizado el patinete de forma temeraria.

Al tratarse de una compañía de patinetes compartidos, cabe pensar que se ha priorizado más en la seguridad de que no se haga un mal uso del servicio más que en la propia privacidad y libertad de los usuarios.

El sistema de Link se añadirá a sus patinetes compartidos en 48 ciudades de los Estados Unidos y Europa, donde la compañía opera tras la compra de Navmatic.

Mediante análisis de datos y tecnología de rastreo, el sistema de Link puede identificar conductas de conducción insegura, por ejemplo conducción en sentido contrario, por la acera, con virajes bruscos o frenadas rápidas. En un primer momento, en estas acciones se iluminan algunas luces y se emiten sonidos de aviso. También se envían alertas a través de la aplicación del teléfono o por SMS. En caso de ser suficientemente peligroso, "se reduce la velocidad y detendremos el scooter", apunta White.

Según explica el responsable, el sistema se basa en una gran base de datos de mapas para "intentar comprender cuando se va por la acera o por qué se vuelve por una calle u otra", explicando que en ciertos casos estos usuarios pueden estar conduciendo de forma extraña para evitar zonas peligrosas o por algún otro motivo. "Ahí es cuando comenzamos a alertar al ciclista. Y luego, si vemos un patrón repetido, es cuando intervendríamos y censuraríamos al conductor de alguna manera, o controlaríamos el patinete en tiempo real si se trata de un evento de pedaleo en la acera o en sentido contrario", concluye.

Un sistema para intentar mejorar la seguridad de sus servicios de manera proactiva e intentar reducir accidentes, pero con la complejidad de añadir un control a distancia que genera muchas dudas.

Vía | Fast Company

Temas
Inicio