La odisea de ver contenidos de vídeo desde el navegador web de mi Smart TV
Televisores

La odisea de ver contenidos de vídeo desde el navegador web de mi Smart TV

Hay vida más allá de Netflix, HBO, Disney+, Amazon Prime Video, Apple TV+ y los demás servicios de streaming de series y películas con los que los usuarios compartimos nuestras horas de ocio. Las plataformas de streaming y los servicios de vídeo alternativos, sean o no de pago, a menudo nos proponen contenidos que no podemos encontrar en las gigantescas plataformas que he mencionado en este párrafo, por lo que es interesante tenerlos en el radar.

Para acceder a algunas de estas propuestas alternativas y sortear el bloqueo geográfico que imponen es necesario utilizar una VPN (red privada virtual), pero, afortunadamente, con un ordenador es bastante sencillo hacerlo. De hecho, desde cualquier navegador actualizado para Windows o macOS deberíamos poder acceder sin problema a servicios tan atractivos como Crunchyroll (especializado en anime y manga), IndieFlix (una opción estupenda para los fans del cine independiente) o Arrow (destaca por su colección de clásicos de culto), entre muchas otras opciones.

Sin embargo, si preferimos disfrutar los contenidos de estos servicios directamente en nuestro televisor, el panorama se complica. La mayor parte de los Smart TV nos propone apps específicas que nos permiten reproducir los contenidos de las grandes plataformas, como Netflix, Disney+ o Amazon Prime Video, sin ninguna dificultad y garantizándonos una experiencia bastante satisfactoria. Y todo ello a pesar de que las apps de algunos servicios tienen margen de mejora (sí, HBO, te miramos a ti).

La zona de confort de los Smart TV se difumina cuando no nos proponen la app que buscamos y nos vemos obligados a recurrir a su navegador

Pero si lo que queremos es reproducir en nuestra tele los contenidos de una plataforma de streaming o un servicio de vídeo alternativo, y no tenemos una app específica, es probable que nos demos de bruces con algún problema que quizá nos lo ponga difícil y nos obligue a buscar una forma alternativa de entregar a nuestro televisor esos contenidos (en la última sección de este artículo repasaremos algunas de las opciones que tenemos a nuestro alcance).

La herramienta con la que cuentan nuestros Smart TV para ayudarnos a acceder a estos servicios es su navegador web, y, desafortunadamente, está lejos de poner en nuestras manos la flexibilidad que nos proponen los mejores navegadores para Windows y macOS. Y es una lástima, sobre todo si tenemos presente que las revisiones actuales de Android/Google TV, Tizen OS y webOS, que son los sistemas operativos para televisores más comunes, nos proponen una experiencia global estupenda. Desafortunadamente, las prestaciones de sus navegadores a menudo representan un borrón que puede empañar la experiencia de los usuarios. Esto es, precisamente, lo que hemos puesto a prueba.

A la hora de la verdad el navegador reclama todo el protagonismo

Estamos a punto de lanzarnos a una auténtica aventura. Como vamos a comprobar, la casuística con la que podemos encontrarnos cuando intentamos acceder a servicios de vídeo y plataformas de streaming alternativos utilizando el navegador de un televisor es muy diversa, por lo que es imposible recogerla al completo en un artículo. Lo que sí podemos hacer es compartir con vosotros nuestra experiencia durante las pruebas y sintetizar los principales errores con los que nos hemos dado de bruces.

De hecho, hemos involucrado en este test a varios editores de Xataka que tienen televisores con una antigüedad no superior a los cuatro años con el propósito de abarcar todo el terreno a nuestro alcance. Y, sobre todo, con la intención de comprobar qué experiencia nos proponen los navegadores que incorporan algunas de las principales marcas en sus televisores. Como esperábamos, y como estáis a punto de comprobar, hemos tropezado con algunos problemas que ponen de manifiesto la necesidad de que los fabricantes de televisores, sin excepción, cuiden más las prestaciones de los navegadores que nos proponen.

La primera barrera con la que algunos usuarios se encontrarán es la necesidad de acceder a los servicios alternativos que imponen un bloqueo geográfico usando una VPN

La primera barrera con la que algunos usuarios se encontrarán es la necesidad de acceder a los servicios alternativos que imponen un bloqueo geográfico, y que, por tanto, solo están disponibles en algunas regiones del planeta, utilizado una VPN. Los televisores que incorporan Android TV o Google TV nos permiten instalar varias aplicaciones con las que es posible hacerlo, como NordVPN o Surfshark, entre otras opciones. En las demás teles también se puede conseguir, aunque puede ser un poco más complicado dependiendo del sistema operativo que incorpore nuestro televisor.

Una vez que hemos salvado este primer escollo (afortunadamente no todos los servicios alternativos interesantes imponen un bloqueo regional), y después de comprobar que el servicio de vídeo que queremos utilizar no está disponible a través de una app para nuestro televisor, toca iniciar el navegador de la tele y cruzar los dedos. Los servicios de vídeo más populares, como YouTube o Vimeo, suelen funcionar correctamente en la mayor parte de los navegadores para televisores.

En la siguiente fotografía podemos ver un vídeo de Vimeo reproduciéndose correctamente en el navegador para Tizen OS que incorpora el actual televisor insignia de Samsung, el modelo Neo QLED QN900A 8K.

Samsung1

Sin embargo, cuando accedemos a través del navegador de este mismo televisor de Samsung a un servicio de vídeo menos popular, como Veoh, empiezan los problemas. El vídeo se reproduce y se puede escuchar el sonido, pero no se ven las imágenes. La versión del navegador de Tizen que incorpora esta tele es la 4.1.03230. No obstante, este mismo problema nos lo hemos encontrado también en otros servicios de vídeo y en otros televisores que incorporan un sistema operativo diferente, como vamos a ver a continuación.

Samsung2
Este televisor es el modelo Neo QLED QN900A 8K de Samsung con Tizen OS.

En un televisor LG OLED 55CX6LA con webOS 03.23.35 y en un 55XE90 de Sony con Android TV 8.0 sucede exactamente lo mismo que en el televisor de Samsung con Tizen: podemos escuchar el sonido, pero no se ven las imágenes. Sin embargo, en un giro no del todo inesperado, en un televisor OLED 854 de Philips con Android TV 9.0 este servicio de vídeo funcionó correctamente y nos dejó disfrutar tanto las imágenes como el sonido.

Lg
Este televisor es el modelo OLED 55CX6LA de LG con webOS 03.23.35.

En la siguiente fotografía podemos ver que el televisor de Philips con Android TV 9.0 que hemos utilizado en nuestras pruebas sí ha conseguido reproducir correctamente tanto el sonido como las imágenes de los vídeos de Veoh. El navegador que incorpora este modelo lo ha desarrollado Vewd, y, aunque se siente cómodo con un servicio de vídeo que se lo ha hecho pasar mal a los navegadores de los televisores de Samsung, LG y Sony que hemos podido utilizar en nuestras pruebas, no ha salido airoso cuando lo hemos utilizado para acceder a una plataforma de streaming que ha resultado ser especialmente pejiguera, como vamos a ver en la siguiente fotografía.

Philips1
Este televisor es el modelo OLED 854 de Philips con Android TV 9.0.

Uno de los errores que devuelven con más frecuencia los navegadores de los televisores, independientemente de su marca, es un fallo de conexión provocado por la ausencia de un certificado SSL válido (nuestros compañeros de Genbeta explican en este artículo qué es este objeto con todo lujo de detalles).

En ocasiones podemos resolverlo simplemente borrando la caché del navegador, pero en las pruebas que hemos hecho este procedimiento no ha funcionado, lo que parece reflejar que algunos navegadores para Smart TV tienen problemas para validar los certificados.

Este error nos lo hemos encontrado en los cuatro televisores que hemos utilizado en las pruebas al intentar acceder al servicio Panda Streaming. Si nos ceñimos a sus contenidos esta plataforma no tiene demasiado interés, pero la hemos incluido en este artículo para reflejar las dificultades que tienen la mayor parte de los navegadores para acceder a algunos servicios.

Philips2
Este televisor es el modelo OLED 854 de Philips con Android TV 9.0.

Nuestra experiencia hasta aquí en general ha sido poco satisfactoria, pero, curiosamente, hemos dado con un navegador que ha conseguido acceder con éxito a la mayor parte de los servicios de vídeo y las plataformas de streaming que hemos probado, incluidas Veoh y Panda Streaming, que, como acabamos de ver, son especialmente quisquillosas.

Este navegador se llama Puffin Web Browser, y está disponible en la tienda de aplicaciones de Google. Gracias a él el televisor 55XE90 de Sony ha tenido éxito allí donde su navegador por defecto ha fracasado debido a que Puffin lleva a cabo el renderizado de las páginas web en la nube, y no de forma local en el propio televisor. Esta estrategia, eso sí, provoca que la dirección IP que ven los servicios a los que accedemos sea la del servidor que lleva a cabo el renderizado en la nube, por lo que algunos lo identifican como un servidor proxy.

Sony2
Este televisor es el modelo 55XE90 de Sony con Android TV 8.0.

Una experiencia agridulce: el navegador de los Smart TV tiene mucho margen de mejora

Durante los últimos tres años los fabricantes de televisores han hecho un esfuerzo considerable para refinar sus sistemas operativos y ofrecernos una experiencia más satisfactoria. Tizen OS y webOS, los que utilizan Samsung y LG respectivamente en sus teles, han mejorado, pero el que más ha evolucionado, en nuestra opinión, es Android TV, que a partir de la revisión 9.0 nos ofrece un rendimiento sensiblemente más alto y una experiencia global más convincente.

Desafortunadamente, los navegadores integrados en los televisores no han mejorado al mismo ritmo al que lo han hecho sus sistemas operativos. Aún están lejos de ofrecernos una velocidad de renderizado equiparable a la que nos proponen los mejores navegadores no solo para ordenadores, sino también para smartphones.

Podríamos pensar que en parte el responsable es el hardware del televisor, pero los modelos de las gamas alta y prémium incorporan procesadores similares a los que utilizan los móviles de gama media, lo que descarga de esta responsabilidad al hardware y se la transfiere al propio navegador.

El rendimiento del navegador de los Smart TV con las plataformas de 'streaming' de vídeo es impredecible

Además, como hemos visto a lo largo de este artículo, la reproducción del contenido de algunas plataformas de streaming alternativas que carecen de una app específica se les atraganta a los televisores. Ninguno de los cuatro modelos que hemos utilizado en nuestras pruebas nos ha dejado totalmente satisfechos en este contexto. Y es una lástima.

En algunas ocasiones el origen del problema reside en la ausencia de un certificado SSL válido necesario para establecer la conexión, y en otras en la forma en que el navegador afronta el renderizado de las páginas HTML5, o, incluso, en su incompatibilidad con Silverlight, la alternativa de Microsoft a Adobe Flex o JavaFX, entre otras tecnologías de desarrollo de aplicaciones web.

En cualquier caso, las pruebas que hemos realizado nos han enseñado que en este terreno no podemos generalizar. Como hemos visto, algunos servicios funcionan bien en un televisor y mal en otro, e, incluso, pueden rendir correctamente en un navegador y fallar en otro instalado en el mismo televisor.

Cabe la posibilidad de que una actualización del firmware consiga resolver la mayor parte de estos problemas, pero, de acuerdo con nuestra experiencia, el resultado que obtendremos hoy si intentamos acceder a un abanico amplio de plataformas de streaming utilizando el navegador de nuestro televisor es impredecible. Y es un problema. Confiemos en que los fabricantes de televisores se pongan las pilas y en el futuro nos entreguen unos navegadores más cuidados.

Otras formas de ver estos contenidos sin pasar por el navegador de la tele

Afortunadamente, si nuestro televisor no tiene una app específica que nos permita acceder a los contenidos del servicio de vídeo o la plataforma de streaming que nos interesa, y el navegador no funciona bien con ella, no tenemos por qué resignarnos y rendirnos. La forma más sencilla de resolver este desafío pasa por recurrir a un dispositivo externo que nos permita acceder a los contenidos y entregárselos a nuestro televisor.

La forma más sencilla de resolver este desafío pasa por recurrir a un dispositivo externo que nos permita acceder a los contenidos y entregárselos a nuestro televisor

Algunos set-top-boxes y consolas de videojuegos de sobremesa pueden cumplir este rol a la perfección, aunque los navegadores que incorporan tampoco suelen tener un rendimiento equiparable al de los mejores navegadores para Windows y macOS. Por esta razón, la solución más eficaz pasa, sencillamente, por conectar nuestro ordenador directamente al televisor utilizando la salida HDMI que incorporan la mayor parte de los equipos de sobremesa y los portátiles.

Cuando lo que necesitamos es acceder a servicios relativamente minoritarios, o, sencillamente, a plataformas con bloqueo regional que, además, carecen de una app específica para nuestro televisor, apostar por utilizar un ordenador como equipo de reproducción es la forma más eficaz, y también la más sencilla, de resolver este pequeño reto. Al menos hasta que los fabricantes de televisores se apliquen y nos entreguen un navegador que realmente esté a la altura de las expectativas que tenemos los usuarios.

Temas
Inicio