Compartir
Publicidad

"Fuchsia no es Linux": Google da nuevos detalles de su próximo SO y su microkernel Zircon

"Fuchsia no es Linux": Google da nuevos detalles de su próximo SO y su microkernel Zircon
64 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Google lleva casi dos años desarrollando un nuevo sistema operativo. Se llama Fuchsia, y aunque ya hemos visto algunos mockups y sabido que está empezando a ser probado en los Pixelbook, todavía es prácticamente un gran desconocido. Pero parece que algo está empezando a cambiar, y Google ha creado una nueva web llamada The Book en la que está empezando a subir documentación relativa a su nuevo sistema.

Esta documentación todavía está incompleta, aunque ya nos permite conocer algunos primeros detalles de lo que tienen en mente. El primero lo dejan perfectamente claro en el archivo Readme de introducción, y es que Fuchsia NO es Linux, sino un sistema operativo completamente nuevo al que definen como "modular basado en capacidades".

Esta puntualización confirma algo que llevaba tiempo rumoreándose, pero es más importante de lo que parece. Ten en cuenta que tanto Android como Chrome OS utilizan el Kernel de Linux, por lo que abandonarlo para hacer uno nuevo es un giro de 180 grados en la filosofía de Google. Habrá que cómo acaba reaccionando la comunidad de desarrolladores a este cambio.

Los primeros datos que muestra la documentación

Fuchsia Is Not Linux

Casi toda la documentación que ya hay subida se centra en explicar que Fuchsia utilizará su propio núcleo que está siendo desarrollado desde cero llamado. Se llamará Zircon Kernel, aunque en realidad es un microkernel que sólo contará con los controladores principales proporciona los controladores principales y la implementación de las librerías de C (libc).

Con esto podemos hacernos una idea de que Fuchsia se parecerá más a un sistema UNIX que a uno Linux al tener sus propias librerías y componentes desarrollados desde cero. Eso sí, eso no evitará que vaya a tener compatibilidad con POSIX y los drivers Vulkan, lo que le permitirá ofrecer diferentes físicas, sombras volumétricas y diferentes efectos de luces y colores.

La documentación también desvela que el micro-kenel ejecutará los archivos de sistema dentro del espacio del usuario, y que ni estarán enlazados ni se cargarán en el Kernel. A efectos prácticos, esto ayudará a que las actualizaciones del sistema sean más rápidas, sencillas y no requieran de reiniciar el dispositivo para aplicar los cambios al no necesitar compilar el Kernel. O por lo menos eso es lo que explica Google.

Y poco más podemos saber. La documentación todavía está incompleta, e irá siendo actualizada poco a poco. Pero lo que queda claro es que Google está empezando a pisar el acelerador, y que su gran proyecto secreto parece que está empezando a mostrarse. Lo que parece difícil es que su lanzamiento esté cerca, aunque no perdemos la esperanza de que por fin nos muestren algo durante este año.

Hasta entonces tocará seguir especulando y bebiendo la información que nos den a cuentagotas. No hay que olvidar que se lleva tiempo diciendo que Fuchsia OS podría ser el potencial reemplazo para Android y Chrome OS, aunque hasta que eso llegue, si es que acaba pasando, todavía quedan meses de desarrollo y años de pruebas en los primeros dispositivos que lo implementen.

En Xataka | Google ya está probando Fuchsia OS en los Pixelbook, ¿lo veremos por fin en 2018?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos