Compartir
Publicidad

En Japón hay una cafetería atendida por robots que no sustituyen a los humanos, ya que son operados por personas discapacitadas

En Japón hay una cafetería atendida por robots que no sustituyen a los humanos, ya que son operados por personas discapacitadas
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hemos hablado mucho de la creciente participación de los robots en diversos puestos de trabajo, lo que provocará que en un futuro disminuyan las posibilidades de empleo para los humanos. Ante esto, Japón está demostrando que esto no es del todo cierto, ya que aseguran que humanos y robots pueden trabajar en conjunto, e incluso la participación de los robots traería la posibilidad de que personas con alguna discapacidad puedan volver a la vida laboral.

Ahora mismo en Japón están probando el concepto de una cafetería que precisamente busca impulsar a que las personas discapacitadas puedan trabajar desde casa, interactuar con otras personas y ser productivos. Todo esto por medio de robots controlados de forma remota.

9 dólares por hora sin salir de casa

Esta cafetería está ubicada en Minato Ward, Tokio, y se trata de una prueba piloto que busca analizar el desempeño de personas discapacitadas usando un robot de forma remota para atender a los clientes. Aquí se revisará tanto el comportamiento de los clientes, como el tiempo de respuesta del servicio.

En total son cinco robots OriHime-D los que se han puesto en operación, los cuales han sido fabricados por la empresa japonesa Ory Laboratory. La idea original de estos robots era que sirvieran de apoyo en los hogares de personas con discapacidad, por lo que cuentan con una interfaz preparada para ser operada a través de una tablet sólo con el movimiento de los ojos.

Las personas, quienes padecen alguna enfermedad que limita sus movimientos, como lesiones de la médula espinal o enfermedades neurodegenerativas progresivas como la esclerosis lateral amiotrófica, pueden usar el robot para observar todo a su alrededor, charlar con los clientes y transportar objetos.

Cada una de estas personas percibe un salario de 9 dólares por hora, y con ello se busca crear una mayor independencia en personas que no pueden salir de sus hogares a buscar un empleo.

Cada robot mide 1,20 metros y pesa unos 20 kilogramos, cuentan con cámara y altavoz, además de sensores para evitar obstáculos. Toda la información se trasmite en tiempo real a la tablet de la persona a través de internet, quien al final decide cada movimiento y acción que tendrá cada robot.

En este proyecto colaboran, además de Ory, Fundación Nippon y ANA Holdings Inc., y el objetivo es abrir al menos una cafetería con este sistema en 2020, que estaría lista para atender a los millones de turistas que llegarán al país durante los próximos Juegos Olímpicos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio