Compartir
Publicidad

Estos robots hacen flexiones hasta "sudar" y su estructura es un plagio muy fiel de la anatomía humana

Estos robots hacen flexiones hasta "sudar" y su estructura es un plagio muy fiel de la anatomía humana
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando hablamos del test del Valle Inquietante y vimos todos esos ejemplos de androides "tan humanos" que llegan a ser espeluznantes, uno de los aspectos que aún es muy delator en los robots es el movimiento. Pero esto es algo que no pasa desapercibido para los profesionales de la robótica y unos investigadores japoneses han creado un robot tan natural que "suda".

No se trata de un cíborg ni el objetivo era que se pudiese cansar tanto a un androide hasta llegar a esta excreción. Se trata de una aproximación algo distinta lograr el parecido al ser humano de los androides con el fin de conocernos mejor a nosotros mismos.

Sudando que es gerundio (o algo así)

Hace unas semanas veíamos precisamente un robot centrado en el movimiento humano, aunque además de la fluidez y precisión se buscaba una imitación a tiempo real. Era el caso del último modelo de T-HR3 de Toyota, el cual lograba un resultado bastante llamativo en cuanto a esa naturalidad de movimientos gracias a su sistema de articulaciones, servos y sensores.

El T-HR3 es un humanoide aunque no se buscaba igualar el cuerpo humano a nivel estructural, y ésa es la idea que ha movido al equipo de Yuki Asano, cuyo trabajo salía publicado en Science Robotics. Los investigadores explican que aún existen particularidades del aparato locomotor y el sistema nervioso humanos que no se conocen del todo bien, y que imitar robóticamente la anatomía humana con alto grado de fidelidad puede ser útil para acabar con esos interrogantes.

Aún existen particularidades del aparato locomotor y el sistema nervioso humanos que no se conocen del todo bien, y los investigadores creen que imitando robóticamente la anatomía humana con alto grado de fidelidad pueden resolverse esos interrogantes

Así, lo que han hecho es crear el robot intentando imitar la estructura musculoesquelética, el sistema nervioso e incluso lo sistemas de procesamiento de la información que hace el cerebro. De este modo, con los robots Kengoro y Kenshiro no sólo buscan esa copia fiel de los movimientos humanos, sino que la idea es que el movimiento sea natural por la fluidez y a nivel mecánico y estructural.

La imitación resultó más fiel de lo esperado cuando los robots "sudaron". No es de extrañar si en vez de los típicos saludos y movimiento sencillos los ponen a hacer flexiones y abdominales como muestran en TechCrunch, donde vemos que los robots se enfrentan a actividades tan exigentes (al menos para un puñado de mortales).

Este "sudor" robótico no es exactamente una expulsión de residuos como lo es en parte en la especie humana, sino que es consecuencia de la expulsión del agua que circula por los motores del robot y sirve para refrigerar los motores. No hay imitación de las glándulas sudoríparas (¿glanduloides?) tal cual como sí la hay de otras estructuras, pero si hay poros y en cierto modo actúa como el sudor humano.

Trabajando en crear al humanoide lo menos "-oide" posible

Lo que vemos en algunas de las imágenes del estudio es que en efecto hay una gran similitud entre la estructura de los robots del equipo de investigadores japoneses y la de los seres humanos. La columna vertebral tiene la curvatura natural que caracteriza a la del ser humano, vemos que tienen caja torácica con sus costillas e incluso las articulaciones distan de ser el complejo sistema que vimos en el caso de T-HR3 para ser un plagio de las humanas (incluso imitando el acetábulo del fémur).

Robot 02

No se han centrado (o no han llegado aún) a la piel, estructura que es la que en realidad debería contener estos poros que "sudan" y que supondría todo un reto si se quiere imitar de manera electrónica sobre todo a nivel sensitivo y de vascularización (los robots per se no tienen ninguna estructura que se asemeje al riego sanguíneo, quizás el suministro energético en cierto modo). Se hicieron con la idea de imitar a un adolescente de unos 13 años, pero sólo a nivel de músculos y hueso.

Pero en otros casos sí se ha hecho un gran trabajo con la imitación de este extenso órgano, concretamente en la cara, logrando que las expresiones sean bastante "naturales". Lo veíamos de hecho hace poco con Sophia, el primer robot de la historia en recibir la ciudadanía de Arabia Saudí (tras haber aceptado destruirnos a todos hace un tiempo).

Imágenes y toda la información | Science Robotics
En Xataka | Motobot vs Valentino Rossi: la máquina por sí sola está más cerca de ganar al ser humano sobre dos ruedas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos