Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Es realmente imprescindible un lector de DVD?

¿Es realmente imprescindible un lector de DVD?
Guardar
41 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estaba yo pensando que ya llevo un par de ordenadores que compro sin disquetera. Es algo lógico: esas unidades de almacenamiento pasaron a mejor vida y ahora ya se utilizan alternativas mucho mejores y más rápidas, como los CDs, DVDs y memorias USB.

A su vez, tenemos que reconocer que los CDs están, poco a poco, desapareciendo: las grabadoras exclusivas de esos formatos ya no se venden y han sido sustituidas por grabadoras multiformato, CD y DVD. ¿Y qué es del DVD?.

El DVD es un formato nacido a principios de los años 90 de la mano de las más grandes compañías de la electrónica de consumo. Hoy en día el más utilizado es el DVD 'simple', de 4.7 GB, aunque existen otros como el de doble capa que a pesar de tener una mayor capacidad no ha tenido el éxito que se esperaba de él.

¿Cuál será el futuro?. Podríamos adelantar que el DVD ya está comenzando a morir, aunque la frase suene algo drástica: los nuevos formatos, el Blu-Ray y el HD-DVD, ya empiezan a bajar sus precios de venta al público y compiten entre sí, aunque parece que Blu-Ray está algo por delante de su competidor.

Torre de CDs
Por otro lado, un formato no óptico: las memorias USB, con capacidades superiores a los CDs aunque en la gran mayoría de los casos, inferiores a las de un DVD normal. Sin embargo, el crecimiento de las capacidades de estos dispositivos en los últimos años puede garantizarnos que, en un período de unos 3-4 años, las memorias USB más vendidas tendrán una capacidad superior a la de un DVD.

Sin embargo, las memorias USB tienen problemas frente a otros dispositivos de almacenamiento: son más caras y están preparadas para ser duplicadas y regrabadas multitud de veces, lo cual a su vez puede ser una ventaja junto con lo pequeñas y fáciles que son de transportar. Son utilizadas por empresas privadas para enviar información a sus clientes, sobretodo catálogos y muestras, y es posible que haya que tenerlas en cuenta.

¿Y todo este rollo por qué?. Muy simple: hace algo menos de un año que me compré un portátil y esta mañana ha sido el primer día que he utilizado un DVD en él, mientras que prácticamente todos los días utilizo una memoria USB de 2 GB que me compré pocos días más tarde. Ésto me plantea el por qué los fabricantes integran lectores/grabadores de DVD, dispositivos de grandes dimensiones (comparadas con el tamaño de un portátil, en mi caso de 13.3 pulgadas) y que si no existieran nuestros ordenadores serían mucho más pequeños y ligeros.

¿Hasta qué punto es necesario uno de estos lectores de discos ópticos?. Desde mi punto de vista, dentro de unos años serán totalmente prescindibles, aunque también hay que reconocer que a día de hoy muchos no pueden vivir sin ellos. ¿Cuántos años?. Eso ya... no se puede predecir.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos