Compartir
Publicidad

Quark es la plataforma de Intel para entrar en una nueva era de la tecnología

Quark es la plataforma de Intel para entrar en una nueva era de la tecnología
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La gran novedad que Intel nos ha preparado en el IDF 2013 que estos días se está celebrando en San Francisco tiene nombre propio: Quark. No nos referimos al concepto físico si no a la nueva plataforma SoC de Intel con la que buscan llevar un pequeño procesador en todo aparato propenso a ello.

Con esto no nos referimos a smartphones o tablets, y por supuesto tampoco a ordenadores. Con Quark Intel quiere ir un paso más allá y utilizarlo en relojes, pulseras o gafas, por citar algunos elementos que están muy de moda últimamente. Productos donde ARM es líder y en los que Intel quiere ganar la parte de mercado que, como uno de los fabricantes históricamente más importantes, le corresponde.

Convertir en tecnología lo que ahora no es

Quark se presenta oficialmente como un SoC de escasa potencia, muy pequeño y con un consumo energético extraordinariamente bajo, si bien no indican datos concretos. La propuesta de Intel pasa por llevar Quark a un mercado de productos que empieza ahora a definirse, y que para ellos gozará de gran importancia en las próximas décadas. La explicación oficial define muy bien qué es exactamente lo que buscan:

Intel Quark
"Los smartphones y las tabletas no son el estadio final de este sector", ha asegurado [Brian Krzanich, actual CEO de Intel]. "La próxima ola de la informática aún está por definir. Los sistemas integrados en prendas, nuevos y sofisticados sensores y la robótica son solo algunas de estas posibles aplicaciones." Como ejemplo de cómo Intel continuará valiéndose de su posición de líder en procesos de producción y arquitecturas para adentrarse en regímenes de consumo energético más reducidos, Krzanich ha presentado la familia de procesadores Intel Quark. Estos nuevos productos de consumo más reducido extenderán la influencia de Intel a sectores en expansión, yendo desde el llamado "Internet de las cosas" para aplicaciones industriales, hasta sistemas integrados en prendas. Intel Quark ha sido diseñado para usos en los que un consumo y un tamaño más reducidos resultan prioritarios frente a un mayor rendimiento.

Un mercado por explorar, aunque en este grupo podemos añadir algunos productos de reciente presencia en el mercado o que próximamente estarán disponibles. Hablamos de relojes inteligentes (conceptos mucho más sencillos que Samsung Galaxy Gear), pulseras para monitorizar nuestra actividad (Jawbone Up) o gafas (Google Glass) por mencionar algunos productos reales o en proceso de serlo pronto. El límite, como ocurre en este tipo de tecnologías, lo pondrá nuestra imaginación.

Quark es un proyecto a medio plazo

Y es que la transición a ese Internet de las cosas (concepto que, por cierto, no es la primera vez que leemos) no será inmediata. Poco a poco se van añadiendo nuevos conceptos de productos, limitados por la capacidad de las pocas empresas que disponen de los recursos necesarios para empezar de cero un producto de esta índole.

Intel Quark

Intel fabrica sus chips, pero no suele meter la cabeza en cuáles serán los productos finales. Por contra, sí propone conceptos que luego podrán tener en cuenta los fabricantes finales. Uno de ellos es la pequeña circuitería flexible y con forma redondeada que veis en la imagen de aquí arriba, y que tiene todo el aspecto de un reloj. Por supuesto debemos tener en cuenta que el desarrollo continúa y al fin y al cabo estamos hablando de prototipos, con lo que los productos finales serán más pequeños y estéticamente más atractivos.

Intel no da fechas concretas de lanzamiento de Quark, aunque sí afirman que a finales de 2013 empezarán a producir las primeras placas base con Quark para enviárselas a los fabricantes y que estos jueguen con ellas, inicialmente dirigidas a los sectores industrial, energético y de transportes. Teniendo en cuenta estos plazos, Quark podría tener sus primeros usos comerciales ya para finales de 2014 o 2015, aunque esto dependerá del ritmo que quieran utilizar los fabricantes interesados.

El aspecto de esta tecnología es muy interesante, aunque también hay que tener en cuenta que Quark no será la única opción en el mercado. Productos como ARM Cortex-M o Cortex-R llevan años trabajándose, y aunque desconocidos tienen su cierto uso. Por ello, el poder de Intel para influir en conceptos innovadores será buena parte de la clave del éxito de Quark.

Más información | Intel

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio